arrow

El diablo se lleva los muertos (1973)

Sinopsis
Lisa, una turista alemana de vacaciones en Toledo, se pierde en la ciudad. Por suerte, la recoge un matrimonio aristocrático que viaja en coche por el lugar y, accidentalmente, llegan a una misteriosa mansión de los alrededores. La propietaria es una anciana enloquecida, que vive en la única compañía de un irónico mayordomo y de un hijo que confunde a Lisa con su amante muerta. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Lisa e il diavolo (La casa dell'esorcismo)
Duración
92 min.
Guion
Roberto Natale, Giorgio Monlini, Mario Brava
Música
Carlo Savina
Fotografía
Cecilio Paniagua
Productora
Coproducción Italia-España-Alemania del Oeste; Euro America Produzioni Cinematografiche / Leone International / Roxy Film / Tecisa
Género
Terror Sobrenatural Drama psicológico
7
El Diablo en persona (7.5)
Una turista extranjera se pierde en la ciudad de Toledo y va a parar a una mansión cuyo mayordomo resultará ser el Diablo en persona.

Film de horror perteneciente a la última etapa de Mario Bava, un trabajo irregular pero henchido de la atmósfera irreal y el barroquismo escenográfico propios del maestro italiano.
Existe otra versión con insertos del productor, estrenada como "La casa del exorcismo".



"No hay nada peor que desenterrar el pasado."
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
¿Qué hizo el maestro Rodrigo para meterse en un lío como éste?
Sí, me refiero al gran compositor Joaquín Rodrigo, quien puso música a este despropósito incluyendo su famoso "Concierto de Aranjuez" en la banda sonora. Porque por lo demás, quitando un par de escenas y el poder entrever algo desnuda a una ya madurita pero atractiva Elke Sommer, "El diablo se lleva los muertos" es un fiasco como película de terror. No logra inquietar en ningún momento, el guión es un batiburrillo donde la historia no hay por donde cogerla ni con alfileres, los actores son variopintos y cada vez a peor (ahí tenemos a Espartaco Santoni y, en cuanto a la ciega, es que ni lo parece de mal que la interpreta). Ah, y por supuesto sale Telly Savalas con su característico chupachups a lo Kojak, para poner el punto humorístico.
No la suspendo porque hay engendros peores, aunque desde luego es olvidable, previsible e incluso pausada para su corta duración.
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil