arrow

Hombres, mujeres y niños (2014)

Hombres, mujeres y niños
Trailer
5,9
3.173
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Se trata de una historia que investiga el efecto de internet sobre un grupo de estudiantes de secundaria y también sobre sus padres. Muestra cómo este invento ha cambiado la forma de relacionarse de la gente. Pornografía, blogs y redes sociales serán al mismo tiempo válvula de escape y causa de conflicto dentro de la familia. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Men, Women and Children
Duración
116 min.
Estreno
12 de diciembre de 2014
Guion
Jason Reitman, Erin Cressida Wilson (Novela: Chad Kultgen)
Fotografía
Eric Steelberg
Productora
Paramount Pictures / Right of Way Films
Género
Drama Adolescencia Familia Historias cruzadas Internet / Informática
6
La insoportable pesadez del sexo: fastidio, obsesión, desorden, fascinación
Esta cinta contiene algunas buenas ideas y agudas descripciones sobre el impacto que tienen las nuevas tecnologías en el devenir – no siempre plácido, no siempre ordenado, no siempre satisfactorio – de las clases medias yanquis. Y por extensión, de todo el mundo occidental, obsesionado por estar conectados y por compartir hechos y anécdotas, pero soslayando responsabilidades, implicaciones, necesidades íntimas e impacto emocional. Es la confusión entre el medio tecnológico que facilita el contacto superficial con el apego vital e irrenunciable de todo ser humano en busca de afecto, apoyo, afinidad y protección. Subyace la consabida frase – que no por manida y repetida, deja de tener validez – de ¿por qué lo llaman sexo si en realidad quieren decir amor? O viceversa.

Además ofrece un agudo retrato de la obsesión amedrentadora por el control (policial o inquisitorial) sobre la propia descendencia, con el objeto de protegerles contra los peligros acechantes – reales o imaginarios – del mundo virtual: acosadores, abusadores, violadores o criminales que se esconden bajo pieles de cordero o personalidades falaces y manipuladoras. Como si uno pudiera asumir la carga de evitar todo peligro a los demás – aunque sean los propios hijos o hijas a quienes por definición creemos débiles, pedidos e indefensos – porque asumimos que son incapaces de protegerse por sí mismos o de reconocer el mal que les rodea. Como si nosotros tuviéramos todas las certezas o verdades y ellos todas las indefensiones o dudas.

Pese a su sólido guion, su buena descripción de caracteres y su sólida urdimbre dramática, quizás el mayor fallo sea que se toma demasiado en serio, casi bordeando el sermón moralista, demasiado consciente de la IMPORTANCIA de los temas y meandros que aborda y con difuminada capacidad de autocrítica o de relativizar la complejidad de las relaciones humanas y de su imprevisibilidad intrínseca. Es como si para el guionista hubiera una única evidencia y él es su máximo exponente y defensor. Deja poco espacio para que los personajes se desenvuelvan con libertad y resulta algo forzado y determinista su desarrollo. La voz en off – planteado como irónico comentario sobre el devenir de los incautos humanos – subraya el exceso de seriedad y sagacidad del conjunto.

En definitiva, se deja ver muy bien, es entretenida, amena, simpática y ocurrente, pero quizás no alcanza ni la calidad ni la relevancia que anhela y pretende. Casi lo logra, pero no llega.
[Leer más +]
32 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La vida virtual que nos espera
Sí, me ha gustado. Me ha hecho pensar, y aunque muchos la tachen de moralista y algo imparcial ha provocado en mí una sensación de desasosiego grande. Y eso me gusta. Esa sacudida emocional que te queda cuando lo que presencias te llega a tu interior y hace que tu cabeza no pare de girar en torno a una realidad completamente cercana y tangible. La realidad del cambio generacional que nos rodea y nos envuelve, esa sensación de que la vida evoluciona a nuestro alrededor y se están perdiendo –también ganando– ciertas realidades hasta la fecha impensables e inalcanzables. Y es que encuentro más cercana que nunca aquella escena de ‘Demolition man’ (1993) en la que llena ironía el personaje interpretado por una joven Sandra Bullock le pregunta al de Stallone si quiere hacer el amor, ante lo que el segundo no tarda en responder afirmativamente, para acto seguido y ante el estupor del fornido protagonista, colocarse una gafas virtuales y no rozarse un pelo del cuerpo. Lo último de Reitman me ha hecho recordar aquella divertida y chocante secuencia.

‘Hombres, mujeres y niños’ de Jason Reitman (‘Juno’ o ‘Up in the air’) me parece una mirada cínica y melancólica de un mundo en continua evolución en el que estamos cada vez más esclavizados de las redes sociales, internet y en general de nuestro yo virtual. Reitman presenta una historia llevada en parte a la exageración –no demasiado– en la que presenciamos un collage de vidas de diversas familias acomodadas norteamericanas y donde el nexo de unión es su relación entre ellos y las redes sociales. Escarba en cómo eso afecta a las relaciones interpersonales entre adultos y jóvenes, entre jóvenes solo o entre adultos incluso; y lo hace a través del sexo como fin indistinto e infalible. ¿Hasta que punto creemos conocer a las personas más cercanas? Reflexión.

La banda sonora es muy notable; fundamentalmente la versión que los Plantains han realizado del ‘I feel good’ de Donna Summer pero también Black Marble, Koreless y Four Tet conforman unos temas con sonidos electrónicos deliciosos que acompasan a la perfección con la frialdad de las relaciones virtuales que se nos cuentan, opciones que mezclan con el pop melódico clásico de Hall & Oates y su ‘She is gone’, más utilizado en situaciones adultas. Un enorme acierto. También es acertado su montaje y diseño en pantalla combinando las vidas cruzadas y visualizando los mensajes privados de los protagonistas en pantalla, aunque no es menos cierto que algunas historias toman relevancia frente a otras con un recorrido menor. El reparto lo conforman actores consolidados en su parte adulta: Adam Sandler, Jennifer Garner, Rosemarie DeWitt, Emma Thompson como narradora en su versión original, Judy Greer, Dean Norris o J.K. Norris; así como algunos jóvenes actores con futuro, tales como Ansel Elgort (‘Bajo la misma estrella’ o ‘Divergente’), Kaitlyn Dever ( ‘Las vidas de Grace’) o Timothée Chalamet (‘Interstellar’) o Elena Kampouris. ¿Hasta dónde creemos conocer a las personas más cercanas?

No todo son aciertos no obstante, las secuencias en el espacio aportan un aire pedante que podría haberse ahorrado, la fotografía de Eric Steelberg no me emociona y echo en falta de riesgo en su discurso final. No obstante no me desagrada el tono de nostalgia y conservadurismo hacia una vida menos informatizada, menos sintética y más real, a pesar de que como todos entendemos, la importancia de los avances tecnológicos es crucial en el desarrollo humano. Película que por su contenido y la crítica que incluye recomiendo su visionado, tanto para adolescentes como para adultos. No es el mejor Reitman, pero para mi gusto no anda muy lejos.

Lo mejor: Su planteamiento y crítica a las redes sociales. Su impacto en el espectador.
Lo peor: Algo partidista en el discurso.

Valoración:
Banda sonora: 8
Fotografía: 6
Interpretaciones: 7
Guion: 6,5
Dirección: 7
Satisfacción: 7,5
NOTA FINAL: 7

@hilodeseda - www.habladecine.com
[Leer más +]
20 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil