arrow

Nadie huye eternamente (1968)

5,7
78
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Scobie Malone (Rod Taylor), un detective australiano, debe viajar a Londres para detener al Alto Comisario Sir James Quentin (Christopher Plummer), acusado de haber matado a su primera esposa. Sir Quentin admite el crimen, pero Malone sospecha que con esa confesión el caso no queda resuelto. Además, Malone, sin pretenderlo, se convierte en el guardaespaldas del diplomático, salvándolo de dos atentados. Entre los sospechosos se encuentran Sheila (lilli Palmer), la actual esposa del funcionario, su secretaria Lisa (Camilla Sparv), la fascinante señora Cholon (Daliah Lavi) e, incluso, el embajador norteamericano Townsend (Franchot Tone). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Nobody Runs Forever (The High Commissioner)
Duración
98 min.
Guion
Wilfred Greatorex (Novela: Jon Cleary)
Música
Georges Delerue
Fotografía
Ernest Steward
Productora
Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; The Rank Organisation
Género
Acción Thriller
6
Rod Taylor, el último galán.
El último porque no ocupó una posición clara de ventaja en la lista de actores famosos, siendo como fue un excepcional actor cuyo porte cuadraba en la pantalla perfectamente allí donde aparecía, con su pinta de tipo duro, compacto y peleón como un delantero del Everton, que sabía repartir y recibir igual que el mejor Charles Bronson; que lo mismo se presentaba como mercenario (Último tren a Katanga), que de trotamundos en la máquina del tiempo o de cazador de pájaros; o en películas policíacas y también en cómicas muy famosas. Siempre como un auténtico galán, irresistible para toda rubia que se pusiera por medio.
Estuvo a punto de protagonizar Marcado por el odio, pero al final el papel fue para Paul Newman.
En Nadie huye eternamente, un mediador político que está a punto de conseguir un tratado internacional económico, en Londres, para combatir la pobreza, es objetivo de varios atentados. Allí aparecerá Rod Taylor de policía con la misión de arrestarlo porque en Australia es sospechoso de un antiguo crimen.
La película es correcta, de imágenes vistosas, con las plantillas clásicas de los años 60. El ritmo decae en algunos momentos a pesar que el argumento daba para mucho más juego y posibilidades.
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Una entretenida película de acción
"Nadie huye eternamente" destaca por su reparto -entre el que destacan unas atractivas Camilla Sparv y Daliah Lavi, y, por qué no, una ya veterana Lilli Palmer- y por su conseguido uso del suspense, en el que Ralph Thomas (para el que este film no era el primer ejemplo de cine de espías de su filmografía) se revela como un buen seguidor de su compatriota Alfred Hitchcock. La trama, pese a estar totalmente situada dentro de la moda, tan de los años 60, de los agentes secretos y las intrigas internacionales, es quizá más sórdida y retorcida de lo habitual. Rod Taylor -actor australiano que, por una vez, hace de australiano- es el héroe, un héroe al que lo mismo le toca usar los puños como encajar más de un golpe, y la verdad es que borda ese tipo de papel, por su físico fornido, y porque es un gran actor.

El canadiense Christopher Plummer, que, frente a Taylor, plantea un gran contrapunto, compone un personaje que, pese a su bondad, resulta siempre ambiguo y misterioso. El desenlace es un tanto extraño, por abierto: es como si la habitual historia de amor entre hombre y mujer se cambiara por una progresiva historia de amistad entre dos hombres, en principio, enfrentados. Eso sí, el resultado general se resiente de un guión con puntos flacos: ¿cómo se puede entender que un alto comisionado australiano tenga tanto peso político como para que él solo trate de conseguir la paz entre Occidente y Oriente, o entre los países ricos y los países pobres?¿Quiénes hay detrás de la conspiración que trata de desbaratar sus planes? ¿Los chinos? ¿Los soviéticos? La parte política de la trama de este film no es muy convincente que digamos.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil