arrow

Doctor Mordrid (1992)

Doctor Mordrid
Trailer
4,2
88
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Película no oficial del Doctor Extraño (Doctor Strange). Una mujer descubre que su vecino es en realidad una poderoso hechicero de la cuarta dimensión, que debe proteger al mundo de la devastación que ocurriría si tomase el control el Doctor Mordrid. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Doctor Mordrid: Master Of The Unknown
Duración
74 min.
Guion
C. Courtney Joyner, Charles Band
Música
Richard Band
Fotografía
Adolfo Bartoli
Productora
Full Moon Entertainment
Género
Fantástico Acción Thriller Superhéroes Cómic Marvel Comics
Grupos  Novedad
Doctor Extraño
5
El otro Doctor Extraño
Presunto hijo bastardo de la Marvel, cuentan que fue el resultado de las negociaciones para producir un filme sobre el Doctor Extraño, el mago por antonomasia de la Marvel, que no llegaron a buen término. Ante la negativa de la Editora, la productora de los Band, famosa en los 90 por sus filmes de serie B sobre fantasía y marcianos, lanzaron este Doctor Mordrid.

El film es muy de los años 80-90, con un héroe, el Mago, ayudado por una chica demasiado curiosa (que parece un clon de NIcole Kidman), una buddie-movie como vimos en "Warlock el brujo", "Starman" o "El experimento Filadelfia". El guión describe unas situaciones que recuerdan al cómic, aunque con leves diferencias; así Mordrid proviene de otra dimensión, de un no-mencionado multiverso, como protector de la Tierra frente a su némesis llamada Kabal; es supervisado por una especie de Anciano, aquí conocido como Monitor y emplea un amuleto que recuerda vagamente al Ojo de Agamotto; de vez en cuando viaja a otra dimensión a través de una puerta mágica y también emplea su yo astral; sin embargo vive en un piso con una cerradura con contraseña y tiene decenas de televisores con los que seguir las noticias que le puedan interesar. Así tenemos conceptos coincidentes con el personaje de Marvel, como la magia de otras dimensiones, los útiles mágicos o el yo astral, pero otros que no.

Respecto al argumento, bastante simple, y su desarrollo, recuerda poderosamente a las producciones fantásticas de serie B de los años 80-90, con policías tontos que no se creen nada y un villano que pretende acabar con el mundo. No obstante tiene el encanto de aquellas producciones, donde la fantasía siempre estaba relegada a la serie B. El filme es mucho más digno que aquellas mediocridades televisivas sobre Spider-man y La Masa, alias Hulk, con las que tanto degradaron a los personajes del mundo del comic. Los Band, especialistas en la serie B, siempre gustaron de emplear la fantasía y la magia en sus filmes. Por eso sorprende su torpeza en ocasiones con un clímax final bastante deficiente. No obstante, tenemos campos de fuerza y rayos en los combates mágicos. El actor, famoso por Re-animator, no está demasiado acertado en su recreación del personaje; su eterna cara de estreñido y transmitir una sensación de debilidad y frikismo, provoca en el espectador un cierto rechazo hacia el protagonista.

No olvidemos que es una serie B, con efectos justitos, incluso con stop-motions, por lo que no es comparable con filmes como el reciente de la Marvel sobre el Doctor Strange. Estamos hablado de un filme de los 90 y como tal tiene su gracia. Lamentablemente no dio lugar a secuelas como los Trancers, los Critters o los Ghoulies, aunque tenía potencial.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
El Doctor Extraño y la Junta Vecinal
Imagínate, por un segundo, que el hechicero supremo de la Tierra comparte inmueble con realquilados chismosos.
Trata de pensar, tan solo un segundo, en ese mismo hechicero, preso en la comisaría por perturbar la paz de la comunidad.
Y finalmente, un segundito nada más, piensa en la cara de los ejecutivos de Marvel cuando les presentan semejante despropósito como la primera adaptación "oficial" de su más acadabrante propiedad.

El resultado de todo aquello es 'Doctor Mordrid', una película que, sin vergüenza ninguna, mete hechizos, bichos stop-motion, sangre y realidades alternativas en un cóctel tan estúpido como indigesto.
Lo más gracioso sería imaginarse a la panda de maleantes del séptimo arte que comandaban esta cosa, ladrando órdenes del palo de: "coge a ese secundario soso para que sea el carismático protagonista, que sale barato"; "que el Doctor Mordrid se pase los primeros 40 minutos haciendo cosas raras en su casa, total son hechizos y el público va a alucinar"; "a esa tía me la pones en tetas"; "para el malo coged a un surfero mazado que no sepa ni pronunciar su nombre"; "meted policías ineptos, a la gente le molan los policías ineptos"...
Y así hasta llenar hora y poco más de metraje, plagada de efectos chuscosos, incoherencias a tuti y violaciones de ritmo, con un montaje carcelario.

No hay el más mínimo interés en dar algo de empaque a sus sosainas protagonistas, ni tampoco en respetar un cómic del que, como poco, podrían haber cogido buenas imágenes, en lugar de los abortos de difuminados y maquetas que se ven en todo momento.
Lo que prima es la "explotation" vulgar y sin sentido, sustentada en la sensación de que si algo es raro o vistoso debe salir en plano, mientras la coherencia se ahorca fuera del mismo.
Cuando sale la chica desnuda, te preguntas si estás viendo la versión porno: así de bajo está el nivel.

Hay niveles y niveles.
Y está la artesanía honesta de querer hacer un entretenimiento digno, y luego el caradurismo galopante de hacer caja a cualquier precio, utilizando un cómic mítico como servilleta.
Este caso es de los segundos, y ni siquiera de los mejores.
[Leer más +]
0 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil