arrow

Pal Joey (1957)

Pal Joey
Trailer
6,3
506
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Joey (Frank Sinatra), un cantante atractivo y mujeriego, consigue que la acaudalada viuda Vera Simpson (Rita Hayworth) financie el local nocturno que ha abierto en San Francisco. Vera y Joey parecen estar hechos el uno para el otro, pero la llegada de Linda English (Kim Novak), una encantadora jovencita, trastocará su plácida existencia. Basada en un musical de Broadway. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Pal Joey
Duración
111 min.
Guion
Dorothy Kingsley
Música
Morris Stoloff
Fotografía
Harold Lipstein
Productora
Columbia Pictures
Género
Musical
7
The Lady is a Tramp
Musical basado en un éxito de Broadway de los años 40, dirigido por George Sidney, especialita en películas de aventuras ("Scaramouche") y musicales ("Levando anclas"), y producido por Fred Kohlmar. Cuenta con una excelente banda sonora.

Narra las aventuras y peripecias sentimentales de Joey Evans (Frank Sinatra), mujeriego redomado, que llega a San Francisco tras ser expulsado de una localidad cercana donde había seducido a una menor, hija del alcalde. Dedicado a cantar en salas de fiestas nocturnas, consigue trabajo gracias a la ayuda de un antiguo amigo, al que debe dinero. Allí conoce a la corista Linda English (Kim Novak), que le deslumbra. En el mismo local conoce a una dama adinerada, Vera Simpson (Rita Hayworth), que ha acudido acompañada de unos amigos en una festiva ronda nocturna. Haciendo uso de su gran poder de seducción convence a Vera para que le financie una nueva sala de fiestas que desea instalar en una antigua mansión de la parte alta de la ciudad. Atrapado entre la gratitud a Vera y la admiración por Linda, Joey pronto se ve obligado a elegir. Una es pelirroja, tiene unos 40 años (como él), es sofisticada, caprichosa y rica, mientras la otra, muy distinta, es una muchacha rubia, de 20 y pocos años, espontánea, constante y pobre.

El director musical fue el experimentado Nelson Riddle. Son memorables las canciones, creadas por el tándem de lujo formado por Richard Rodgers (música) y Lorenz Hart (letra), como "Bewitched", "The Lady is a Tramp" y "My Funny Valentine". La música de continuidad, de estilo jazzístico, constituye una delicia para los oídos.

La interpretación de Sinatra, poco sobresaliente, le valió su segundo Glogo de Oro al mejor actor de un musical. La fotografía, la coreografía (de Hermes Pan) y los decorados son atractivos y están bien realizados. Cabe destacar la escena de Linda leyendo un periódico en una bañera rebosante de espuma blanca y la escena de la ducha de Vera tras una fantasiosa mampara circular y opaca, de algo más de metro y medio de altura.

Notable musical clásico, que contiene canciones inolvidables y cuenta con el atractivo de las interpretaciones de los tres protagonistas.
[Leer más +]
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Nada funciona bien, pero qué gusto da verlos juntos por única vez
Desde luego la banda sonora ayuda, y la idea principal, también, pero, claro, es tan difícil hacer confluir tres estilos tan dispares, dos mujeres de rompe y rasga y el flacucho más solicitado del mundo mundial en una película de interiores, casi puro teatro, que hay que conformarse con sus escasos pero confortables paseos por las gloriosas nubes del musical, aunque en verdad poco tiene este precioso de musical de Broadway exclusivo para divos: comedia dramática con canciones en las que ellos mismos se encuentran incómodos, encorsetados, con ganas de liberar esas venas locas que tantas veces exhibieron en otras ocasiones. Rita fue doblada en su espléndida canción, creo que inmerecidamente, Kim Novak creo que no, pues "dice" como estrella-no-cantable, y Sinatra, bueno, Sinatra es el portador inolvidable de My Funny Valentine.

Pero, bueno, el encuentro es grato y la banda sonora encantadora y las canciones espléndidas y él aún tan grande y ellas tan radiantes como dueñas aún de su destino; lejos está la caída en el Alzheimer de Rita y la paulatina desaparición del cine de Kim. Frankie, por su parte, no llegó a decaer nunca, pues aún engordado y con pérdida de voz se mantenía en la cima con un estilo sorprendente. Aprovecha a verles ahora, todavía jóvenes, portadores de un talento y una belleza excepcionales.
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil