arrow

The Quiet Gun (1957)

Añadir a listas
Sinopsis
El mercenario Doug Sadler llega a una pequeña ciudad e inmediatamente provoca al sheriff local, Carl Brandon, atormentando a un ciudadano llamado Sampson. Brandon también es provocado por la visita del abogado de la ciudad, quien anuncia que el Ayuntamiento ha presentado cargos contra el ranchero Ralph Carpenter por violar la moral viviendo con una chica india. Brandon, quien está enamorado de la esposa de Carpenter, se da cuenta de que hay algo siniestro detrás de estos dos acontecimientos, pero no tiene éxito en la prevención de más calamidades. Finalmente debe plantar cara a todo su pueblo con el fin de protegerlo, y también a la ley que él representa. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Quiet Gun
Duración
77 min.
Guion
Eric Norden, Earle Lyon (Novela: Lauren Paine)
Música
Paul Dunlap
Fotografía
John J. Mescall (B&W)
Productora
Regal Films
Género
Western
7
Sobrio, duro, poco complaciente western
- Sampson, ¿querrías ser sheriff algún día?
- No, a menos que yo sea Ud. y Ud. yo".

Sobrio, duro, conciso y poco complaciente western de indudable serie B tirando un poquito a C en cuanto a presupuesto, pero interesante y muy entretenido.
No llega el metraje ni a los ochenta minutos, ni falta que le hace pues en sus escasos 78' narra perfectamente, de forma clara y concisa, una historia donde se ponen en solfa "valores" humanos como la ambición, la hipocresía, el falso moralismo "de las buenas gentes", y la cobardía y falta de valores sociales que se presumen en un pueblo civilizado que se adentra poco a poco en el Siglo XX y que ha dejado bastante atrás los inclementes y trágicos días en los que se forjaron Los Estados Unidos de Nortemérica (USA, EEUU).
El ritmo sostenido y el buen guión a cargo de Eric Norden y Earle Lyon, adaptando con precisión la novela de Lauren Paine, junto a las estimables interpretaciones, con un Forrest Tucker, siempre buen actor y aquí de protagonista (¡y haciendo de bueno!) y un Lee van Cleef de malo de nuevo, pero astuto, inteligente y de pocas palabras siempre al acecho y en guardia, consiguen que el interés de la historia vaya in-crescendo con escenas y situaciones inclementes dentro y fuera de cámara
El interés nunca decae, dejando tras la visión de la cinta un buen regusto a trabajo bien hecho.
A mi modo de ver, francamente recomendable este western, me temo que desconocido para la mayoría.
Muy estimable fotografía en blanco y negro a cargo de John Mescall, a toda pantalla y con el poco visto sistema "Regaliscope".

https://filmsencajatonta.blogspot.com.es
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil