arrow

Los libros de Próspero (1991)

6,4
582
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Entre 1599 y 1611, Próspero, ex duque de Milán, es desterrado con su hija Miranda a una isla muy alejada de Europa por su hermano Antonio y el aliado de éste, Alonso, actual Rey de Nápoles. Pero, cuando Miranda y el hijo de su principal adversario se enamoran, se le presenta la oportunidad de vengarse de todos sus enemigos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Prospero's Books
Duración
126 min.
Guion
Peter Greenaway (Obra: William Shakespeare)
Música
Michael Nyman
Fotografía
Sacha Vierny
Productora
Coproducción Reino Unido-Países Bajos (Holanda)-Francia-Italia;
Género
Drama Siglo XVII
Grupos  Novedad
Shakespeare: La tempestad
El singular Greenaway consiguió el favor de la crítica especializada con esta poco convencional reelaboración de "La Tempestad", de William Shakespeare.
[FilmAffinity]
"Esta no es una narración convencional, no necesita que tenga sentido (...) Es simplemente una obra de arte original, que Greenaway nos pide que aceptemos o rechacemos en sus propios términos. (...) Puntuación: ★★★ (sobre 4)."
[Chicago Sun-Times]
8
Otro cuadro del pintor Greenaway
La historia es conocida. Lo original, lo diferente es lo que hace una vez más Greenaway en la pantalla grande. Alguien que "pinta" un cuadro en cada escena. Un pintor del cine. Una estética que sólo a él le corresponde, casi diría inconfundible. Parece la más loca de sus películas. En realidad el uso del estilo barroco la hace difícil de seguir. Hay muchos espectadores que se aburrieron y se sintieron completamente defraudados. Yo no quería ver una versión de La Tempestad de W. Shakespeare, quería ver qué era capaz de hacer este genio estético con ella. Sí, es algo cansadora por momentos pero estéticamente es absolutamente bella para mi gusto. Prueben, aunque sea una vez, aunque sea para ver, como un director puede ser un impresionante artista plástico haciendo un film.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Apropiación indebida y culmen de los "ísimos".
A la luz (o vistos los propósitos de Greenaway: a la oscuridad y lo tétrico) de "La tempestad" de Shakespeare, hace el cineasta británico la que hasta la fecha -y es que sus delirios de imaginería no conocen parangón en el cine actual- es el culmen de su estilo cinematográfico: desprecio absoluto por un argumento sostenido y sostenible; supremacía de la imagen sobre el argumento, dotando a esa imagen de una superpoblación de objetos, apoyos y coartadas culturales, personajes y elementos accesorios, pero aquí claves, cinematográficos -los decorados, el color, la fotografía, la dirección artística, el montaje...-; valor de la puesta en escena, que resulta combinativa de fuentes, estilos y artes (teatro, cine, arquitectura, pintura...).
El resultado, aquí, no es solo ya una libérrima adaptación/apropiación indebida del original shakesperiano, sino un film barroquísimo, agobiante y desaforado, que cansa y se autorecrea en sus creencias. Es la culminación del excéntrico, totalitario y particularísimo -es un climax de los "ísimos"- concepto que del cine tiene Greenaway. El británico combina el arte de la imprenta, la Literatura, la Arquitectura, el Ballet, la Ópera, el Teatro... El problema es que de lo que menos hay en "Prospero´s book" es de cine. No sé si tan siquiera ésta es una película propiamente dicha, pero tampoco es una genialidad inclasificable, o un film alucinante o extraordinario, o una adaptación heterodoxa pero elogiable. Es, comprensiblemente, la película por la que puede ser odiado Greenaway, por la que sus muy numerosos críticos pueden sepultarle en su grandilocuente y autoral pedantería. Para mí, resulta un film -si así se le puede llamar- interesante -no sé si decirlo así tampoco-, que raras veces me fascina, que me supera y agobia, del que extraigo algún pasaje hermoso y en el que el actor shakesperiano John Gielgud parece recibir un autohomenaje del cineasta, pues no es solo el absoluto protagonista sino -otro capricho más- el doblador del resto de actores.
Un tipo odioso, este Greenaway, no es de extrañar.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil