arrow

Descubriendo Nunca Jamás (2004)

Descubriendo Nunca Jamás
Trailer
7,2
49.453
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Historia basada en la vida de James Barrie, el autor de "Peter Pan". Ambientada en Londres, en 1904, muestra el proceso que dio lugar a la creación de Peter Pan: desde que a Barrie se le ocurrió la idea hasta el estreno de la obra en el teatro Duke de Nueva York, en una noche en la que no sólo cambió su vida, sino la de todos los que estaban con él. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Finding Neverland
Duración
101 min.
Guion
David Magee (Obra: Allan Knee)
Música
Jan A.P. Kaczmarek
Fotografía
Roberto Schaefer
Productora
Miramax / FilmColony / Keylight Entertainment Group. Distribuida por Miramax
Género
Drama Biográfico Literatura Teatro Años 1900 (circa)
10
LA BELLEZA DE LO INTANGIBLE
A veces, el cine consigue arrancar del interior de las personas un fragmento enterrado de la infancia perdida, de los sueños que quedaron en el camino hacia la vida adulta, y de la plenitud interior que sólo nos trasmite la belleza de lo intangible.
"Descubriendo Nunca Jamás" es un vehículo que defiende algo despreciado por mucha gente en estos tiempos que corren: el tremendo poder de la fantasía y la imaginación como medio de enriquecimiento personal, como elemento de apoyo a una pura y sana madurez intelectual. A través de los ojos del niño protagonista, asistimos al triunfo de lo inmaterial sobre lo mundano, de lo imaginado sobre lo vivido. Y aprendemos que la capacidad de soñar y creer en lo irreal también puede ayudarnos a evolucionar como personas, a sentirnos a gusto con nosotrso mismos. Al final, el mensaje queda claro en una de las escenas más bellas que nos ha deparado el cine de los últimos años: basta con "creer", sólo eso... "creer".
Lírica, divertida, contenida, poética y muy muy emocional (como hace falta que a veces sean las películas). Una absoluta obra de arte.
Atención al niño protagonista, no tiene desperdicio.
[Leer más +]
87 de 108 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El antídoto de la imaginación
La historia personal del dramaturgo escocés Sir James Barrie, autor de Peter Pan, dista de su obra infantil como el país de Nunca Jamás del planeta Tierra. Es que en la vida del autor de la maravillosa fábula se esconden datos de oscuras desdichas. Aunque esto apenas aparece sugerido en la película dirigida por Marc Foster, actualmente considerado uno de los mejores directores jóvenes de Hollywood.
El realizador, revisó cuidadosamente los datos biográficos y cruzó información con varios historiadores y descendientes para descartar los rumores de pedofilia, que como a Lewis Caroll, rodearon al autor por habladurías de su época que asociaron su desdicha matrimonial (las fuentes afirman que la relación con su esposa Mary Ansell nunca se consumó) y su apego a los niños Llewelyn-Davies, de quienes se hizo cargo cuando éstos quedaron huérfanos.
El filme solamente narra un período en la vida de Barrie, todo el proceso de inspiración para crear el inmortalizado clásico de la literatura infantil.
James Matthew Barrie escribió la obra basándose particularmente en uno de esos hermanitos, de nombre Peter, el más sensible y el más rebelde.
El filme comienza en 1903, en medio de un estreno teatral que no entusiasma al público, es decir en un momento de baja inspiración para el escritor y con una situación personal de enorme soledad.

Sin restarle méritos a la correcta ambientación histórica, particularmente en la recreación del teatro de época, la originaria pieza teatral cargada de indios, piratas, niños perdidos en un lugar mágico y simbólico llamado el País de Nunca Jamás, parece mucho más vetusta en su versión de principios de siglo que en la encantadora transposición de los estudios Disney en la década del cincuenta.

Distante de su natural instintividad, un Johnny Depp con acento británico compone con versatilidad un personaje introvertido, aislado del mundo adulto a través de la imaginación, a la que propone como un antídoto. Particularmente se remarca su asexualidad, algo confirmado
por quienes conocieron al dramaturgo, al que describen como un hombre "al que no le gustaba tocar ni ser tocado por otras personas". Foster también traslada esta ambigüedad a la representación teatral, donde Peter Pan está representado por una niña casi adolescente. La misteriosa y oscura vida de Barrie es enfocada con mirada respetuosa y prudente, sin desbordes emotivos, poniendo el acento en el rescate de la fantasía, tratando de evitar el melodrama y los sentimentalismos, para situarse en una línea desde la que se exige interpretaciones simples, emoción contenida y delicada simpleza en cuanto al estilo visual y los momentos en que irrumpe la fantasía. Al respecto el filme se permite solamente contados y dosificados efectos, como la sugerente escena de las puertas que separan los cuartos matrimoniales y por donde el protagonista accede a su propio mundo.
[Leer más +]
40 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil