arrow

Los caballos de Dios (2012)

Los caballos de Dios
Trailer
7,1
1.186
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Yachine tiene diez años y vive con su familia en Sidi Moumen, un poblado de chabolas de Casablanca. Su madre, Yemma, hace lo que puede por sacar adelante a la familia. Su padre se encuentra en un estado depresivo y de sus tres hermanos uno está en el ejército, otro es prácticamente autista y el tercero, que tiene trece años y se llama Hamid, es el cabecilla del barrio y el protector de Yachine. Cuando Hamid es encarcelado, Yachine se ocupa de varios trabajillos que le ayudan a escapar del marasmo provocado por la violencia, la miseria y la drogadicción que la rodean. Cuando Hamid sale de la cárcel se ha convertido en un islamista radical y convence a Yachine y a sus amigos para que se unan a sus ‘hermanos’. El líder espiritual del grupo, el imán Abou Zoubeir, se encarga de dirigir el prolongado entrenamiento físico y mental de los muchachos, antes de anunciarles que han sido elegidos para convertirse en mártires. Interpretación libre de los atentados terroristas que tuvieron lugar el 16 de mayo de 2003 en Casablanca. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Marruecos Marruecos
Título original:
Les chevaux de Dieu
Duración
113 min.
Estreno
3 de julio de 2015
Guion
Nabil Ayouch
Música
Malvina Meinier
Fotografía
Hichame Alaouié
Productora
Les films du nouveau monde
Género
Drama Terrorismo
8
Ahí están las huríes, pasad vosotros primero
Si no fuera por la existencia de Paradise Now (Hany Abu-Assad - Territorios Palestinos), estupenda película que en el 2005 obligó al lobby judío a movilizarse para que no fuera la ganadora del Óscar a la mejor película de habla no inglesa, esta realización del marroquí Nabil Ayouch, presentada el 25 de Octubre en la Seminci, sería la mejor que yo conozco sobre el tema de los mártires, para unos; terroristas, para otros; y víctimas de las sectas religiosas para el resto.

Cerca de Casablanca existe un gran poblado chabolista en el que entre calles de tierra, tejados de chapa y uralita y vertederos en cada barriada, juegan al fútbol y a perseguirse miles de niños que sueñan con paraísos, más allá del Estrecho, o con jugar en la selección de fútbol. Corren los días de la última década del siglo XX y las míseras circunstancias harán que algunos de los muchachos vayan pasando, orientados por los Hermanos Musulmanes, de las apetencias terrenales a las espirituales. En el horizonte están el 2003 y los atentados de la capital que para algunos resultarán ser muros infranqueables.

Nabil Ayouch hace un gran trabajo, porque al margen del excelente resultado final, su obra está plagada de elementos, cuasi pictóricos, que aportan gran riqueza al conjunto: la mujer pública, la madre, la homosexualidad, el alcohol, el gran atraso cultural e informativo (Yashin, "la Araña Negra", fue un afamado guardameta de la Unión Soviética que se retiró en 1971), el paisaje calcinado por la pobreza, la locura y la imbecilidad.....

Les chevaux de Dieu, según el Corán, son aquellos que están preparados y dispuestos para el sacrificio. Si vieran esta película los jóvenes musulmanes, cosa bastante improbable, ¿se preguntarían porqué los imanes y líderes religiosos no corren a inmolarse en lugar de mandar a muchachos de fácil manipulación al sacrificio?; después de todo ellos predican (igual que nuestros fundamentalistas católicos) que en el más allá se está mejor y no faltan huríes ni verdes praderas para triscar.

Escribo esto antes de conocer el resultado de esta 57 edición pero, por lo visto, ésta es una opción que cuenta con bastantes papeletas para recibir alguna Espiga.
[Leer más +]
30 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El destino de los jóvenes sin futuro
La película gira en torno a los atentados que tuvieron lugar en Casablanca en el año 2003 y que se cobraron la vida de varias personas en diferentes lugares de la ciudad, como la Casa de España o un cementerio judío.

La historia se inicia en el barrio de chabolas de Sidi Moumen, una enorme extensión de casas de mala muerte situadas en las afueras de la ciudad. Allí Yachine sueña con imitar al mejor portero de todos los tiempos, la “Araña Negra”, del que incluso toma su nombre. Cuando no juega en los campos de tierra pasa el tiempo con sus amigos y con su hermano Hamid, uno de los chulitos del barrio. Yachine y Hamid viven con su madre, con su padre (que está mentalmente incapacitado) y con su hermano mayor, que está siempre en su propio mundo pegado a una radio. En este ambiente deprimente y sin futuro, Yachine va creciendo y tendrá que enfrentarse al encarcelamiento de su hermano. Cuando Hamid sale de la cárcel vuelve a Sidi Moumen convertido en un islamista radical y, por circunstancias de la vida, arrastra con él a su hermano y a sus amigos.
La película va narrando el proceso de conversión de unos chicos de barrio sin aspiraciones y encerrados en un “bidonville” del que jamás han salido, en unos hombres dispuestos a inmolarse por la promesa de un paraíso.

Me ha parecido una película muy realista, con buenas interpretaciones y un final impresionante, aunque se sepa cómo va a acabar al estar basada en hechos reales. Era curioso ver cómo en numerosas ocasiones se veía una perspectiva aérea de los techos del barrio, como queriendo reflejar la pobreza y la falta de futuro del lugar. También se ve el contraste entre Sidi Moumen y otras zonas de la ciudad repleta de villas o de rascacielos porque aquí, como en otros muchos lugares, una de las cosas que más llaman la atención al aterrizar es el gran contraste entre la riqueza más apabullante y la más profunda pobreza, a veces conviviendo a tan solo unos metros de distancia.

En definitiva, "Los caballos de Dios" me ha parecido una muy buena película sobre el terrorismo y también me ha gustado por mostrar una visión profunda de una realidad muy problemática en Casablanca, la de los niños y jóvenes sin futuro que pueden llegar a tomar caminos muy equivocados en la búsqueda de un sentido a sus vidas.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil