arrow

El evangelio de las maravillas (1998)

5,8
328
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Los miembros de la congregación religiosa "Nueva Jerusalén" esperan la segunda venida de Cristo, de acuerdo con los dictados de sus líderes, papá Basilio y mamá Dorita. Al sentirse enferma y cansada, mamá Dorita cree encontrar en la joven Tomasa a la "elegida" para traer al mundo al nuevo hijo de Dios y convertirse en la cabeza espiritual de la comunidad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ México México
Título original:
El evangelio de las maravillas
Duración
112 min.
Guion
Paz Alicia Garciadiego
Música
David Mansfield
Fotografía
Guillermo Granillo
Productora
Coproducción México-España-Argentina; Producciones Amaranta / Instituto Mexicano de Cinematografía / Gardenia Producciones / Wanda Films / Fondo de Fomento a la Calidad Cinematográfica
Género
Drama Realismo mágico Sátira Comedia negra Sectas
4
Desfigurado pegote.
Acostumbrados a un Ripstein tan brillante como excesivo, rodeado de mórbidas y resbaladizas historias envueltas en atmósferas feístas, "El evangelio de las maravillas" (que también cabe encuadrarse en ese grupo, incluida su rimbombancia metafórica) aparece como una amorfa farsa, tan barroca como atropellada, que llega sin resuello a su tramo final, lo cual impide su alcance: ser una tan atroz como divertidamente buñuelesca fábula acerca de la Religión, en sentido amplio y casi entendida como secta chupoptera de neuronas y billetes, así como de los falsos profetas que la acompañan, teniendo a su vera a un rebaño de ilusos enchufados a una cutre superchería.
La película queda desfigurada y deshilachada, muy lejos de previos y posteriores trabajos de su director, un pegote de película en su brillante trayectoria, dónde dos veteranos como Paco Rabal (en un personaje que conecta con el que hiciese en "Nazarín") y Katy Jurado aparecen francamente despitados.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
Grotesco (o esperpento) hispanoamericano.
Dos cosas son muy fáciles: 1) Criticar a la sociedad en general, a los tiempos que corren, etc. 2) Reírse de ello produciendo una sátira alegórica. También es fácil ensartarse al ver esta película por el prestigio que tiene su director.

El asunto es el siguiente: ¿se corrige una sociedad, se enseña algo difundiendo el grotesco, lo absurdo, lo desprolijo, lo exagerado? Tal vez, hay quienes gozan con la crítica, no importa cuál sea su factura.

No me extraña que haya participado la Argentina en esta producción. La Argentina, patria del grotesco. No excluye el grotesco algunas ideas ingeniosas, algunas buenas actuaciones (un saludo a Carolina Papaleo). No excluye, claro está, lo humano. Por eso amamos y reproducimos al infinito nuestro querido grotesco.

He leído justificaciones sesudas de la película, de cada escena. Bien sabemos que con el lenguaje se puede justificar cualquier cosa, que se puede elogiar incluso el bodrio más perfecto.
[Leer más +]
5 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil