arrow

Profundo carmesí (1996)

Profundo carmesí
Trailer
7,2
1.531
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
México, 1949. Coral Fabre, una enfermera de pacientes terminales que lucha por sacar adelante a sus dos hijos, sueña con la imagen del Charles Boyer. En el consultorio del corazón de una de las revistas que acostumbra a leer, encuentra un anuncio de un tal Nicolás Estrella que presume de su parecido con el popular actor francés y que se presenta como un "Caballero español en busca de relación sentimental". Coral decide escribirle... Basada en la historia real de la pareja de "corazones solitarios" Martha Beck y Raymond Fernandez, que en los años 40 cometieron una serie de asesinatos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ México México
Título original:
Profundo carmesí
Duración
112 min.
Guion
Paz Alicia Garciadiego
Música
David Mansfield
Fotografía
Guillermo Granillo
Productora
Coproducción México-España-Francia; Instituto Mexicano de Cinematografía / Ivania Films / MK2 Production / Wanda Films
Género
Thriller Drama Romance Asesinos en serie Basado en hechos reales Años 40
"De una ferocidad y crueldad inteligente y corrosiva"
[Diario El Mundo]
"Intensa historia de amor que desemboca en una vorágine criminal, road-movie basada en hechos reales"
[Cinemanía]
6
Bonnie & Clyde
Historia de personajes solitarios y obsesivos: una enfermera con dos hijos a cargo (Coral) y un seductor de viudas (Nicolás) se conocen y descubren que en sus debilidades y traumas radica su condición de almas gemelas. La película remarca el aspecto de inadaptados de los protagonistas (inseguros por su físico y situación: obesidad, alopecia, etc. Obsesiones de las que no pueden desembarazarse ni ante la muerte). Los diálogos inciden en la disociación de la realidad que experimentan ambos, entregándose el uno al otro como única forma de integrarse en un mundo que les rechaza.

La ambientación en los años 40, el vestuario y el color indican una mirada irónica hacia el melodrama, el género romántico y la moralidad al uso, al indagarse en la humanidad de la brutalidad y la supervivencia (sienten remordimientos, Nicolás emula clichés de los viejos seductores clásicos, etc). La película es una suerte de reinterpretación bizarra de hechos reales que tiene un antecedente directo en 'The honeymoon killers', aunque de tratamiento menos amateur (empleo de la música, breves travellings introductorios, etc.) y menos "serie B" pese a jugar con elementos poco convencionales como la fisicidad de la suciedad de las ropas, el sudor, los exteriores y una violencia que se gestiona hábilmente, sin redundancias visuales ni regodeos innecesarios, para consolidar un crescendo sabiamente administrado en la estructura del guion.

Destaca el uso del color. Se incide en el rojo que da título al film como leitmotiv estético y simbólico del sanguinario periplo de los protagonistas, y que no es tanto un road movie físico sino un viaje hacia el abismo de la soledad y el desengaño. Por ello el uso de una fotografía de tenebrismo mate cuya penumbra tiene puntos de dialéctico contraste con colores fuertes. Una tensión fotográfica que arrastra al espectador hacia la cueva de los interiores y el papel de las paredes. También reveladores son los parajes desolados de ese México desértico que colaboran para la sensación de que la sociedad es algo lejano, apenas existente. Ese divagar en busca de víctimas por las planicies mexicanas es una acertada insinuación del mundo disgregado, instintivo y mineral que rige la psique de los protagonistas.
[Leer más +]
25 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Soluciones con franqueza
Son muchas cintas que he tenido la oportunidad de apreciar de este director, desde mi punto de vista algunas con gran fortuna, otras no tanto. Profundo Carmesí la coloco como una de las bien hechas, ya que dinamismo para evitar el tedio presente en muchos momentos es nulo; actuaciones convincentes y de experiencia indudable de Daniel Giménez Cacho, Patricia Reyes Spíndola, Julieta Egurrola con quienes trabaja regularmente Ripstein, sin olvidar a la Paredes claro esta.

El retrato putrefacto del ser humano se puede ubicar directo en está historia, llena de desencanto, indignidad y bajeza; no existen limites, el negocio es redondo, la falta de cariño y compañía el gancho perfecto; sin escrúpulos Nicolás se deshace de aquellas mujeres a las cuales seduce y después roba. Nicolás el acomplejado galán que esconde su calvicie, el peor defecto que pudiese encontrar en si mismo. Mientras que Coral es una mujer sin dignidad, sin vergüenza e irresponsable; incapaz de tener amor propio y por tanto menos para sus hijos; egoísta por naturaleza.

Vuelve a reiterarse la habilidad del director para escoger al elenco idóneo de acuerdo a los requerimientos físicos y/o psicológicos de cada personaje, recordemos a Ernesto Laguardia como el hijo consentido de los Botero en Principio y Fin (México 1992) o a Angélica Chain de prostituta en Cadena Perpetua (México 1979) o mejor aun a Isabela Corona en aquella cinta titulada La tía Alejandra (México …) en la cual interpreta a una respetable anciana practicante de la brujería; ahora en Profundo Carmesí, la gorda de la Orozco llenaba perfectamente a está mujer de pensamiento retrograda y complejos de fealdad.

Ripstein y su mujer como ya lo han mencionado, llevan en su historial cinematográfico varios aciertos, esperemos que en su nueva película “El carnaval de Sodoma”, haya un regreso a la capacidad de dejarnos atónitos.
[Leer más +]
22 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil