arrow

Fenómenos (Serie de TV) (2012)

3,6
1.089
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2012). 13 episodios. Comedia ambientada en el día a día de un programa de radio sobre fenómenos paranormales. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Fenómenos (TV Series)
Duración
80 min.
Guion
Oriol Capel, David S. Olivas, Antonio Sánchez, Nacho G. Velilla
Productora
Producciones Aparte / Antena 3
Género
Serie de TV Comedia Radio Sobrenatural
1
5 minutos
5 minutos. Es lo que tardo en echar un cigarro dándole la enésima -y última- oportunidad a una serie de ¿humor? española. Lo justo para verificar que se siguen visitando los mismos lugares comunes e idénticas situaciones a las ya architransitadas; la misma dejadez de cara a elaborar algo mínimamente digno e interesante; los mismos nombre de siempre saturando la ficción televisiva, monopolizando la asunción de riesgos u otro tipo de humor; y, como no, la misma sensación de que los cerebros tras toda esta mierda son los mismos que tienen el intelecto en modo ahorro energético, para evitar un ictus en caso de arriesgar, innovar o, simplemente, hacer un correcto producto que sea competente en lo técnico y no le lleve a uno a apagar la tele.

Y la tele se apaga antes que el cigarro siquiera, solo que no sin antes recorrer todos los estados que en toda persona de bien produce la Ficción Nacional: ira, sangrado de córneas, pitar de oídos y, finalmente, prometer en alto el firme deseo de hacerse apátrida para no tener nada que ver con guionistas, productores y actores, las mismas caras y nombres de siempre. A cagar se marchen ya, hombre.

Aprendan -ya que son muy amigos de plagiar cosas tarde y mal, un clásico por estos lares- de las ficciones británicas. No suponen un desembolso mucho mayor, de verdad, solo precisan de implementar nuevas ideas y mecanismos humorísticos con cierta habilidad y desenfado. Algo que, por desgracia, jamás veremos en España.
[Leer más +]
23 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Lo hilarante que nos desternille desternillante será
“Fenómenos” está construida con todos los ingredientes necesarios para conseguir un gran éxito: cameos a cascoporro, guiones escritos a brochazos, actores histriónicos y humor de porrazo contra la puerta de cristal, de resbalón en cáscara de plátano, de picha y chocho, de otra época… ¡El primer episodio incluye un chiste sobre Leire Pajín! Y algún que otra chirigota política caducada: “Nos ha pasado como a los socialistas con las crisis: hemos estado negando la evidencia durante tanto tiempo…”. La nueva serie cuenta el día a día de un programa de radio sobre sucesos paranormales. Una excusa como cualquier otra para que la típica ristra de personajes rocambolescos (la patosa, la pija, el friki, la rubia, el becario, la chismosa…) viva la habitual sucesión de situaciones supuestamente humorísticas.

No me gusta el humor de “Fenómenos”, una nueva vuelta de tuerca al chiste de gran calibre de “Aída”. Pero eso no quiere decir nada: es la televisión que funciona. Televisión de éxito, de esa que arrasa en España porque las cadenas no están para cultivar al telespectador, sino para darle lo que pide. ¿Queréis bazofia? Pues tomad bazofia, dicen. Podríamos ofreceros auténticas delicatesen, tenemos el talento suficiente como para producir maravillas, pero no las entenderíais. Vosotros, el pueblo, no estáis preparados para la calidad. Tomad humor grueso, tropezones, escatología, berridos, tacos, chascarrillos chabacanos, famosetes haciendo pequeños papeles…

El resultado es la comedia de siempre. Esa comedia que actualiza el espíritu de “Los bingueros”, el Landismo, el humor de la Transición, las convulsas interpretaciones de Gracita Morales y Fernando Esteso…

Con todo esto quiero decirle que en esto del humor la risa va por barrios. Nunca me gustaron los payasos de la tele, personajes patéticos que jamás lograron hacerme sonreír, pero tras la muerte de Miliki parece que hayamos perdido a Charles Chaplin. Y pese a que nunca me enganchó Leblanc, un hombre que me recordaba la España gris de finales de los 60, ahora resulta que era una versión ibérica de Groucho Marx. ¿A dónde quiero llegar? A que no me gusta reírme por obligación…
[Leer más +]
14 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil