arrow

El desafío de las águilas (1968)

El desafío de las águilas
Trailer
7,0
6.385
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En plena Segunda Guera Mundial (1939-1945), John Smith (Richard Burton) es el jefe de un grupo de élite cuya misión es infiltrarse en las líneas enemigas alemanas para rescatar a un general americano, prisionero de los nazis, antes de que lo obliguen a hablar del plan de invasión de Normandía. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Where Eagles Dare
Duración
158 min.
Guion
Alistair MacLean (Novela: Alistair MacLean)
Música
Ron Goodwin
Fotografía
Arthur Ibbetson
Productora
Coproducción USA-Reino Unido; Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) / Elliott Kastner Productions / Winkast Film Productions
Género
Bélico Aventuras Acción II Guerra Mundial Espionaje
7
El mejor escenario posible para una buena película de comandos
El productor Elliott Kastner había quedado muy contento con el resultado de “La espalda contra el muro” que un año antes había dirigido Brian G. Hutton por lo que fue de nuevo elegido para que adaptara otro de los grandes éxitos del escocés Alistair MacLean que por aquel entonces estaba en pleno auge tras dos éxitos como “Los cañones de Navarone” y “Estación Polar Zebra”.

En este caso con un importante presupuesto y dos estrellas de primer nivel como Richard Burton y Clint Eastwood podemos decir que el objetivo se cumplió con creces y aunque fuera marginada como casi siempre por los eruditos y expertos del cine al público le gustó bastante (en Estados Unidos y Reino Unido sigue siendo una película muy valorada).

Y coincido con otros usuarios que afirman que existen demasiadas fantasmadas. Por eso me quedo con la primera hora y media hasta después de la tertulia en el salón del castillo, a partir de ahí viene un desenfreno apasionante pero que es abusivo y termina por cansar un tanto. A Hutton se le fue el gatillo obviamente y nadie en su sano juicio podrá negarlo.

Además es curioso que a pesar de que dure dos horas y media la película no consigue profundizar en los personajes apenas nada por lo que su metraje a todas luces es excesivo.

Tampoco está nuestro querido Clint Eastwood muy bien la verdad (mil veces peor que un año después en “Los violentos de Kelly” del propio Hutton.) Eso sí Richard Burton está de cine y se come a Eastwood crudo. Algunos muy buenos secundarios pero desaprovechados.

Pero si por algo nos encanta esta película es desde luego por toda la puesta en escena; ver esos uniformes alpinos, paisajes nevados, aviones de camuflaje, castillos inexpugnables, teleféricos imposibles, dobles agentes, helicópteros nazis... Maravilloso el despliegue de detalles que impulsó para que unos informáticos enamorados de esta película realizaran el más famoso vídeo juego español: “Comandos”.

Y que decir de esa fantástica música del compositor británico Ron Goodwin que no tiene desperdicio. Soberbia.

Una de las grandes películas de acción de todos los tiempos muy influida por la década Bond de los años sesenta y que como este tipo de películas es ya imposible que podamos encontrarlas dentro de nuestras carteleras debemos reivindicar más que nada porque el cine de entretenimiento con calidad parece que es una utopía por lo que al menos siempre nos quedará el DVD.

Nota: 7,4.
[Leer más +]
58 de 69 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El entretenimiento desafía a la verosimilitud (6.85)
Confieso que soy aficionado al cine bélico. Me parece uno de los géneros más cinematográficos.
Esta película mezcla dos subgéneros: el de espionaje y el de los comandos. Por lo tanto, sigue a rajatabla las normas establecidas: paisaje desafiante –si es nevado o desértico, mejor que mejor–, traiciones y fuegos artificiales.
Problemas: un guión interesante pero servido en bruto, sin pulir; y también se pasan con la pólvora. La primera parte está muy bien: nos introducen con buen ritmo, hay una mujer misteriosa que al principio parece que está metida con calzador pero que luego tiene su justificación, el guión tiene giros sorpresivos... Pero a partir de la escena en el salón del castillo, en la que ya se empieza a trasroscar la tuerca, la dinamita empieza a fluir sin control, las balas sólo alcanzan a los nazis –incluso cuando Eastwood empuña dos ametralladoras a la vez, desequilibrado y con los ojos cerrados– y la planificación de la huida es tan impecable que mosquea. A pesar de todo, el ritmo de las persecuciones es bueno y hay tres o cuatro vuelcos de coches realmente espectaculares.

Conclusión: un buen entretenimiento para una tarde ociosa de domingo, pero se podría haber mejorado mucho simplemente acortando metraje, dosificando las explosiones y depurando el guión. Aunque si no has visto "Los cañones de Navarone", yo te la recomendaría como preferible opción.

Una curiosidad: tuvieron que pagarle un plus a Eastwood para que aceptara salir por detrás de Richard Burton en los créditos.
[Leer más +]
40 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil