arrow

Rompiendo las olas (1996)

Rompiendo las olas
Trailer
7,5
22.432
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
A principios de los años 70, Bess (Watson), una ingenua joven de un pueblo costero de Escocia, se enamora de Jan (Stellan Skarsgård), un hombre mundano que trabaja en una plataforma petrolífera. A pesar de la oposición de la rígida comunidad puritana a la que pertenece, Bess y Jan se casan. Tras la boda, él vuelve a su trabajo, y ella cuenta los días esperando su vuelta. Bess, una creyente devota, cree que su amor está bendecido por el cielo; pero un día sucede un terrible accidente. Primera película de la trilogía "Corazón dorado" de Lars Von Trier.(FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Dinamarca Dinamarca
Título original:
Breaking the Waves
Duración
159 min.
Guion
Lars von Trier
Música
Joachim Holbek
Fotografía
Robby Müller
Productora
Trust Film Svenka / Liberator Production
Género
Drama Romance Discapacidad Religión Vida rural Drama romántico Película de culto
Grupos  Novedad
Trilogía Corazón dorado
"Magistral (...) estremecedora"
[Diario El Mundo]
"Imprescindible; para redimirse no hace falta creer más milagros que la propia existencia y extraña efectividad de esta película"
[Fotogramas]
9
Dicen las malas lenguas...
Dicen las malas lenguas que eres pedante, Lars. Tus más enconados enemigos te tachan -por si fuera poco- de artificioso, desmesurado, manipulador, delirante, contradictorio, histriónico, patético, grotesco, fundamentalista, tramposo, austero, lento y tedioso... entre otras lindezas.

Con semejante ramillete de halagos cualquiera se atrevería a meterse entre pecho y espalda los más de 150 minutos de una peli cuyo título parece augurar un descomunal tostón tipo National Geographic acerca de olas batiendo indefinidamente contra los abruptos acantilados de las Scottish Highlands. Sin embargo, arriesgándome a ser tildado de “gafapasta” para siempre jamás de los jamases procedí a visionar “Rompiendo las olas”. Fue mi primera vez contigo, Lars... Sí, ya lo sé, parezco una nenaza pero es que... ¡fue tan emocionante!

Edificaste un melodrama mayúsculo, desorbitado, abrumador... como sólo tu sabes hacerlo, cabrón. Como mandan los cánones. Como a Sirk le hubiera gustado hacerlo. Sin recato, sin pudor, sin inhibiciones... Manejaste los dogmas a tu antojo... te pasaste esos diez mandamientos por el forro de los cojones. Pisoteaste los sagrados principios del pathos según tu propia conveniencia. Eres un mezquino ególatra, Lars. No has jugado limpio. Nos engañaste vilmente a todos..., hiciste trampas. Centrifugaste nuestro corazón, nuestra conciencia sin pedirnos permiso. Apelaste nuestro espíritu religioso embistiendo cualquier atisbo litúrgico sin consultarnos siquiera. Eres detestable, Lars... eres un puto genio sin escrúpulos.
[Leer más +]
197 de 261 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Incomodísima
¿Amor o enfermedad? ¿Deseo o estupidez? Veo que lo teneis muy claro. Yo no. Cuernos que hacen milagros... dios en todas las cosas... beatos hipócritas... y moribundos que andan, más un final... ejem... un final...
Rompiendo las olas no me disgusta en absoluto, me parece una buena película con las pretensiones de siempre que tanto obcecan a Trier. Pero que no se nos vaya demasiado la olla escribiendo garabatos que luego pasa lo que pasa, es decir, que parecen una estupidez.

Destaco, cómo no, la exquisita interpretación de la amante esposa Emily Watson. Tambien a Katrin Cartlidge como amiga, mentora, enfermera y sicoanalista de su amiga. Las dos mujeres llenan de brio y garra el dramón del loco danés. La película es tramposa como pocas y ese hecho me ha decepcionado un poco. Observar al tullido con muletas después de tanta zarandana... pues me jode bastante. ¿Los motivos? Desde luego ni dios ni ella. Entonces? Pues que me jode bastante.

Excesivo como siempre, Lars Von Trier nos regala una buena historia que leo con asombro e indignación, que dicen que es de amor. Bueno, éso dicen...
[Leer más +]
89 de 128 usuarios han encontrado esta crítica útil