arrow

El show de Michael J. Fox (Serie de TV) (2013)

5,0
275
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2013-2014). 1 temporada. 22 episodios. Uno de los más queridos presentadores de noticias de Nueva York, Mike Henry, (Michael J. Fox), puso su carrera en espera con el objetivo de pasar más tiempo con su familia -compuesta por su esposa Annie (Betsy Brandt) y tres alocados hijos- y concentrarse en mejorar su salud, tras haber sido diagnosticado de Párkinson. Pero ahora, cinco años más tarde, con los niños ya crecidos y ocupados en sus vidas, el antiguo reportero Mike comienza a tener inquietudes que sólo podrá resolver de una manera: volviendo a trabajar. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Michael J. Fox Show (TV Series)
Duración
22 min.
Guion
Will Gluck, Sam Laybourne, Dan Rubin, Amy Aniobi, Lon Zimmet, Stephen Basilone, Maggie Bandur, Paul Mather, Annie Mebane, Alex Reid, Ben Wexler, Leila Strachan, Laura Kittrell, Emily Cutler, Kristen Lange
Música
Jeff Cardoni
Fotografía
John Inwood, Michael Grady
Productora
Sony Pictures Television / Olive Bridge Entertainment
Género
Serie de TV Comedia Sitcom Enfermedad Televisión Familia
5
Parkinson y otras enfermedades
La nostalgia de los regresos televisivos tuvo su batalla particular la noche del jueves 26 de septiembre con el estreno de “The Crazy Ones” y “The Michael J. Fox Show”. Ambas marcaron unos buenos datos dependiendo de cómo se mire el asunto. El lead-in del comienzo de la séptima temporada de “The Big Bang Theory” garantizó que unos cuantos (y pocos) millones de los 19 que seguían las aventuras de Sheldon Cooper cambiaran de canal para ver el regreso de Michael J. Fox. A EEUU le pone cachondos estos retornos de sus estrellas, sobre todo en el caso de una superación personal como es el caso de un enfermo de Parkinson. Me los imagino delante de sus televisores, preparados con una toallita y lubricante, dispuestos a utilizar las palmas de sus manos hasta hacerse visibles moratones. Me excita mucho dicha excitación, valga la redundancia… pero no me excita en absoluto la nueva comedia de la NBC, pese a poder tener la fórmula de la reconciliación con su audiencia en sus virginales manos. El evidente tono metaficcional y los chistes a costa de la propia enfermedad —permitidos por el propio Fox— desea que el actor busque un hueco en la imposible noche de los jueves. El infierno y el diablo son Sheldon, Penny, Leonard y compañía. Que se lo digan a “Parks and Recreation” que se comió los mocos tras ofrecer un más que notable y londinense season 6 premiere.

Todo lo anterior no exonera que tengamos una sitcom familiar con una escritura trillada y mil veces vista. Poco nos puede sorprender que la familia entera pase por el dormitorio de sus padres mientras éstos tratan de hacer el amor, por ejemplo. En tiempos de “Modern Family” todas las miradas se dirigen hacia la todo-poderosa comedia pero “The Michael J. Fox Show” coge elementos de la sitcom tradicional e incluso algún paralelismo con la parrilla de humor de NBC. ¿Algo de “30 Rock” y parecidos razonables entre el personaje de Eva (Juliette Goglia) y Annie Edison (Alison Brie) de “Community”? La serie muchas veces resulta completamente artificial y bastante pobre y trata de sobrevivir bajo el formato de falso documental y es ahí donde se muestran sus muchas debilidades de la otra enfermedad de la que está afectada: la hija adolescente es reprendida por su profesor por mostrar un vídeo manipulado y moralmente reprochable sobre la enfermedad de su padre. Omitiendo su vertiente autorreferencial, ¿no resulta “The Michael J. Fox Show” ciertamente condescendiente con la condición de su protagonista y conducida para buscar la complicidad del público con un maquiavélico fin? En este punto resulta complicado valorar una serie que no creo que recibiera los mismos aplausos y golpecitos en el hombro si su actor principal no tuviera la misma enfermedad del personaje que interpreta. ¿Se trata de ‘dar pena’ o que el público ovacione la valentía del actor por encima de un libreto que sería abucheado en condiciones ‘normales’? La serie no es divertida, ni hilarante… ni siquiera demasiado cómica pero su tono conmovedor garantiza un público fijo y fiel que aplauda el retorno, ya que se encuentra psicológica y anímicamente conectado al actor. Sería como ver actuar (en televisión) a un ser querido: ¿qué persona maligna y bastarda se atrevería a decirle a la cara lo pésimo del asunto por encima del tremendo esfuerzo realizado?

Otros criticarán todo lo expuesto arriba y ratificarán que la serie que protagoniza Fox es todo un ejercicio de honestidad y una serie necesaria para que el gran público conozca el lado frustrante —endulzado por el formato y género de la propuesta— de una enfermedad relativamente invisible en la ficción norteamericana. Aquí podemos pararnos y ver una y otra vez ‘Larry vs. Michael J. Fox’ (8x10) de “Curb Your Enthusiasm” o conformarnos con los altibajos emocionales y que realmente el fin justifica los medios. ¿Debemos valorar, por lo tanto, a “The Michael J. Fox Show” más por sus intenciones que por sus resultados? Marty McFly conoce el asunto y perfectamente los males de su enfermedad y va a defender un material bastante mediocre con ayuda de Betsy Brandt (Marie en “Breaking Bad”) y Wendell Pierce (William ‘Bunk’ Moreland en “The Wire”). McFly cuenta con todo mi bastardo apoyo moral pero que no me pida que vuelva a sintonizar su serie tras sus dos primeros capítulos… aunque si el fallo es únicamente el mediocre material debería tener arreglo la otra enfermedad a la que está sometida la sitcom, ¿no? Si se cura esta serie, avísenme para que coja mis toallitas, lubricante y no pare de usar mis manos hasta reventarlas.
[Leer más +]
11 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Michael J. Fox mal acompañado
Al igual que los famosos comediantes televisivos clásicos, Michael J. Fox se da el lujo de titular su serie con su propio nombre, algo que sólo pueden hacer, valga la redundancia, quienes han logrado hacerse un nombre. Aunque es mayormente recordado por su protagónico en la saga Volver al Futuro, Fox fue un pionero de las sit-com con la seminal "Lazos Familiares” (1982–1989). Por eso, esta vuelta a sus raíces merecía haber sido más cuidada. Por mucho carisma que tenga el ex McFly, no hay nada que pueda hacer cuando no es acompañado por un buen elenco de secundarios, y sobre todo por un grupo de guionistas que destaquen en su trabajo.

No es esta la primera vez en que una personalidad exorciza sus demonios personales creando un personaje con el que se satiriza en la pantalla. Michael representa en esta comedia, a una figura que se le parece mucho: una celebridad que debió abandonar su trabajo por una grave enfermedad, y que años más tarde y en un poco mejor estado de salud, se decide por regresar. Fox en otro momento debió abandonar la sit-com “Spin City”, por la misma razón que el prota de este show. Cambie "conductor de noticiero" por "actor", y tenemos la misma historia.

El problema es la falta de contenido que observé en este primer piloto. Entiendo que, por razones obvias, el problema del parkinson que sufre el actor no puede ser ignorado y debe ser incorporado a los argumentos humorísticos, pero si de cada dos chistes, uno es sobre ese tema, esta sit-com se vuelve monotemática y repetitiva.

Tal vez mejore con el tiempo, pero hay mucho para ver y ante el flojo comienzo, yo la dejo de momento.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil