arrow

No te preocupes, no llegará lejos a pie (2018)

No te preocupes, no llegará lejos a pie
Trailer
Añadir a listas
Sinopsis
En los años 70, John Callahan (Joaquin Phoenix) sufrió un accidente de coche a la edad de 21 años. Fruto de aquel suceso quedó paralítico, lo que le llevó a dibujar como parte de su terapia. "Don't Worry, He Won't Get Far on Foot" cuenta su historia, tomando como base su libro autobiográfico. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Don't Worry, He Won't Get Far on Foot
Duración
114 min.
Estreno
6 de julio de 2018
Guion
John Callahan, Gus Van Sant (Memorias: John Callahan)
Música
Danny Elfman
Fotografía
Christopher Blauvelt
Productora
Anonymous Content / Iconoclast / Big Indie Pictures. Distribuida por Amazon Video
Género
Drama Basado en hechos reales Discapacidad Años 70 Pintura
5
Crítica de No te preocupes, no llegará lejos a pie por Cinemagavia
El veterano cineasta norteamericano Gus Van Sant, vuelve a dirigir a Joaquin Phoenix después de veintitrés años –la última vez fue en 1995 en “Todo por un sueño”-, para dar forma y personalidad a su nuevo trabajo: No te preocupes, no llegará lejos a pie. La película llegará a nuestras pantallas tras su paso por la sección oficial del Festival de Sundance y participar en la sección oficial a competición de la Berlinale 2018.

Las casi dos horas de duración de la cinta se soportan, como si de una columna vertebral se tratara, en la magistral actuación de Joaquin Phoenix, quien sabe conducir su interpretación hacia aquello que requiere el guion en todo momento. La contención en los momentos más dramáticos, sobretodo en las escenas del hospital después del accidente, supera en muchos aspectos otras de sus grandes actuaciones que incluso le valieron nominaciones a los Óscar (recordemos que fue nominado por “Gladiator” (2000), “Walk the line” (2005) y “The Master “(2012)).

En el otro extremo se encuentra Rooney Mara (Annu en el film), que desempeña un papel muy anecdótico, aunque su poco peso se justifique con la intención de focalizar toda la cinta en la historia de superación de Callahan y dejar de lado su romance con el personaje encarnado por Mara.

Este relato de superación se juega a tres bandas en toda la trama. La más transversal, la lucha del protagonista contra el alcohol. La segunda sería la lucha contra los impedimentos que provocan su invalidez. Y la tercera, contra un cierto grado de autoinculpación por la situación que padece, dónde se incluyen unos intentos de encontrar a su madre-quien según él no le quería- y una animadversión respecto a su entorno y consigo mismo. Todos estos temas se entrelazan a la perfección gracias al guion de Gus Van Sant, que sabe relacionarlos y convertirlos, al fin y al cabo, en una misma lucha que sólo puede uno ganar perdonándose a sí mismo.

Igual que el personaje de Mara, también queda en algo muy residual la afición de Callahan por el dibujo, solo explotándolo en el tramo final del film de una forma bastante superficial y aburrida. Estos mismos dibujos van apareciendo de manera animada en toda la película en unos extraños paréntesis que quedan colgados sin mostrar su verdadera función.

Es por eso que aunque el guion está a la altura en casi todos los sentidos del film, este parece desequilibrado por momentos, al apartar otros temas a los que se les da importancia, a un plano más secundario y residual. También afecta a esa percepción el hecho de que, tras una primera mitad interesante y entretenida, Van Sant se adentre a tratar otros aspectos de una forma más superficial e irregular.

Por lo tanto, la mayor conclusión que se puede extraer es que no veríamos funcionar este mismo trabajo con una interpretación que no estuviera al nivel de la de Phoenix, y aunque Van Sant haya elaborado un guion acertado en algunos aspectos, este parece cojear en otros, evitando así que podamos estar delante de un film completo que cumple con sus pretensiones.

Crítica de Ferran Calvet González
https://cinemagavia.es/no-te-preocupes-gus-van-sant-pelicula/
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
No te preocupes, no llegará lejos a pie – Redención sobre ruedas
El mes de Junio en el caluroso Madrid ha sido un mes en el que, desde diferentes instituciones culturales de la ciudad, se han rendido diversos tipos de homenaje a la obra del realizador Gus Van Sant, director de extrema relevancia en los primeros 90 debido a su cine libre de convencionalismos y portavoz de culturas marginales y del nuevo cine queer. La totalidad de su filmografía se está proyectando en la Filmoteca, y una exposición de sus dibujos y diseños se está llevando a cabo en La Casa encendida. Y es aquí donde Diamond Films tuvo a bien organizar un pase de prensa de su última película: No te preocupes, no llegará lejos a pie, biopic de John Callahan que se estrenó en la última Berlinale. No estoy muy familiarizado con su obra, y lo poco que he visto no me ha hecho perder la compostura, pero sí que es un realizador interesante al que estoy dispuesto a darle más oportunidades con la mente abierta. Las críticas no eran entusiastas en ninguno de los dos sentidos, pero el tema guardaba interés, y las propuestas de índole más cómica siempre son muy agradecidas para desengrasar honduras dramáticas. Por ello, acepté de inmediato al pase, dispuesta a descubrir una sala diferente con una película que se sale de los registros más habituales que consumimos en esta web. Y el filme deparó una experiencia, a grandes rasgos, satisfactoria. No hablamos de una gran película, pero hablamos de una harto lograda. Un biopic más que logrado, con muy buena intención. Un relato narrado con muchas convenciones en su desarrollo y acomodado en el plano tonal y emocional, pero filmado con gusto y soluciones, e interpretado con mucho acierto. Una película que te atrapa y logra que tan sólo nos la cuestionamos tras el visionado, no durante.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil