arrow

Una bala en la cabeza (1990)

Una bala en la cabeza
Trailer
6,5
940
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Año 1967. Ben, Frank y Paul crecieron juntos en los suburbios de Hong Kong. Su amistad se ve amenazada cuando un día, tras un violento enfrentamienro con Ringo, un camorrista malcarado, éste muere y los amigos se ven obligados a huir a Vietnam, un país en plena guerra entre el norte y el sur. Allí sus planes para empezar una nueva vida pronto se frustran... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Hong Kong Hong Kong
Título original:
Die xue jie tou
Duración
136 min.
Guion
Janet Chun, Patrick Leung, John Woo
Música
James Wong, Romeo Díaz
Fotografía
Wilson Chan, Ardy Lam, Chai Kittikum Som, Wing-Hung Wong
Productora
John Woo Film Production / Golden Princess Film Production Limited
Género
Acción Thriller Bélico Guerra de Vietnam Años 60
7
RECOMENDADA PARA TODOS AQUELLOS QUE SE ENCUENTREN PRIVADOS DE LIBERTAD EN JAULAS DE BAMBÚ Y PASAN EL TIEMPO TRENZANDOSE LA BARBA MIENTRAS ESPERAN QUE CHUCK NORRIS LOS LIBERE.
Tal vez el exagerado prestigio que adquirió en occidente John Woo, cuando su cine no llegaba a los espectadores occidentales, y directores como Quentin Tarantino proclamaban a los cuatro vientos sus excelencias, haya finalmente jugado en su contra. Por un lado su carrera emigró a Hollywood donde sus películas perdieron garra y parte de las señas de identidad que las caracterizaban. Por otro lado, sus películas hongkonesas empezaron a llegar en tromba editándose en Dvd con muchos años de retraso, y muchos se sintieron decepcionados por una filmografía que delataba a un director bastante discreto aunque con una innegable pericia a la hora de rodar escenas violentas, sobre todo a la hora de utilizar el escenario como otro elemento integrante de la acción. En la actualidad, el espectador occidental avezado en el cine trash oriental, el Chambara japonés, el género yakuza, el Wuxia chino o el thriller de Hong Kong, ya está más que preparado para poder valorar en su justa medida el cine de este director. En primer lugar, es un cine que no interesara nada a los cinéfilos prejuiciosos que consideren que el cine sólo puede y debe ser un espejo de realidades sociales, una manifestación artística de primer nivel que manufacture únicamente cine de autor, o cine de prestigio artístico. Aquellos espectadores que acuden a las salas de cine con frac únicamente dispuestos a ver clásicos imperecederos u obras de arte, menospreciaran este tipo de cine.
Yo particularmente no he entendido jamás esta postura, puedo disfrutar tanto de una película de Ingmar Bergman, Rosellini, Bresson, Bela Tarr como de una película de John Woo, Dario Argento o Lucio Fulci. Todo depende del momento y del estado de ánimo particular que tenga en ese instante. Lógicamente no exijo las mismas cosas al cine de unos y al cine de los otros.
Para mí, la carrera de John Woo en Hong Kong, está llena de autenticas bazofias, de películas reguleras y de al menos cuatro estupendos y muy disfrutables thrillers descabellados y carnavalescos: A better tomorrow (1986), The killer (1989), Una bala en la cabeza (1990), Hard Boiled (1992).
Estas cuatro películas recogen prácticamente todos los temas, clichés y manías personales del autor, además de contar con la colaboración de su habitual Chow Yun-Fat, actor al que no conocía ni Cristo en su momento, y que empezó a ser conocido a partir de su salto a Hollywood junto a John Woo hacia mediados de los noventa del siglo pasado.
En Hollywood perdió el desparpajo y la frescura sus mejores películas de Hong Kong, frente a las producciones no pobres pero algo desaliñadas que realizo en China, en Hollywood realizó películas mucho mejores técnicamente pero bastantes más aburridas. Sus películas perdieron su sentido del humor, y las secuencias ralentizadas o los planos secuencias memorablemente violentos y llenos de coreografías imposibles dejaron de funcionar en Hollywood. El ritmo de producción acelerado del cine de acción de Hong Kong, resultaba bastante incompatible con las producciones americanas de acción del aquel entonces, mas aseadas en la fotografía y en los efectos especiales, pero menos abiertas a la improvisación y al jolgorio coreográfico de sus escenas de acción. John Woo estaba acostumbrado a encargarse el mismo de la producción, la dirección, el guión, intervenía en pequeños papeles y sospecho que incluso supervisaba personalmente el catering, ya puestos. En Hollywood esto no era posible.
La capacidad ilimitada de los cargadores de las armas que se disparan, las piruetas circenses de los protagonistas, los montajes combinando planos secuencias elaboradísimos y rápidos junto a pequeños intervalos de escenas ralentizadas se hicieron plomizas y aburridísimas en sus películas americanas. Realizo auténticos bodrios como Broken Arrow, Blanco humano, Mision Imposible 2, Windtalkers…
Desde mi punto de vista solo consiguió acercarse a esos thrillers chinos descabellados, demenciales, pero llenos de ritmo frenético y de personajes absurdos pero al mismo tiempo carismáticos y graciosos por sus neurosis y traumas personales en “Cara a Cara” de 1997. Antológicos John Travolta y Nicolas Cage, intercambiando sus roles y ámbitos familiares de criminal y policía, sobreactuando de manera exageradísima para dar vida a unos personajes totalmente frustrados y oligofrénicos, que daban rienda suelta a sus desengaños, fiascos, delirios de grandeza y particulares sentidos del honor , en un enfrentamiento “face to face” violento, brutal y tragicómico.
Tuvo que volver a Hong Kong en 2009, para realizar una película digna, involucrándose en un Wuxia épico titulado Acantilado Rojo.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Ayer los mejores amigos, hoy los peores enemigos
He de comenzar diciendo que la gente que lea críticas de películas de John Woo estará hasta las narices de mí, porque he metido comentarios en la mayoría, pero es que su cine de Hong Kong es el que me resulta más interesante de la filmografí de este director, porque detrás de los disparos hay personajes de carne y hueso.

Y en esta película más.

Esta es la historia de tres amigos que viven en Hong Kong. No tienen dinero ni futuro.

Como la vida en China no les depara ningún futuro y los camorristas se la tienen jurada deciden irse a Vietnam para hacerse ricos. Saben que allí tendrán una oportunidad única de ganar dinero fácil con el tráfico de armas. Así que se van con lo único que tienen: su amistad.

Salvando las distancias (que son muchas) me recuerda a la obra maestra de Cimino, El Cazador. Porque son 3 amigos fuera de su entorno y realizando un viaje en el que ninguno de ellos volverá a ser el mismo.

La película más dramática de John Woo hasta la fecha.
[Leer más +]
5 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil