arrow

La Madonna de las siete lunas (1945)

6,1
35
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una mujer vive marcada por un trauma de su infancia, en la que fue salvajemente atacada y violada. Esto la trastornará hasta el punto de llevar una doble vida en la que unas veces es una dama de la alta sociedad y otras una harapienta gitana. La película obtuvo un gran éxito entre el público inglés de la época, aunque su estreno en España fue muy posterior. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Madonna of the Seven Moons
Duración
110 min.
Guion
Roland Pertwee (Novela: Margery Lawrence)
Música
Hans May
Fotografía
Jack E. Cox (B&W)
Productora
Gainsborough Pictures
Género
Drama
7
“Yo solo cuento las horas de alegría”
Llamado antiguamente Trastorno de doble personalidad o de personalidad múltiple, el ahora llamado Trastorno de identidad disociativo, ha sido bastante discutido y cuestionado, pero continúa descrito en el DSM IV como “la existencia de dos o más identidades o personalidades en un individuo, cada una con su propio patrón de percibir y actuar con el ambiente. Al menos dos de estas personalidades deben tomar control del individuo de forma rutinaria y están asociadas con un grado de pérdida de memoria que va más allá de la falta de memoria normal. Los síntomas deben ocurrir independientemente del abuso de sustancias o de una inducción médica”.

Personalmente, no he conocido ningún caso y de su real ocurrencia solo dan fe algunas historias llevadas a la literatura y/o al cine, ya sea como registro de hechos reales como el que cuentan Margery Lawrence en “LA MADONNA DE LAS SIETE LUNAS”, Corbett Thigpen y Hervey M. Cleckley en “Las tres caras de Eva” o Flora Rheta Schreiber en “Sybil”, y también historias de ficción como las de “Psicosis” o “Vestida para matar”. Mejor explicación de lo que comúnmente ocurre en la realidad, puede encontrarse en una película como “Las dos caras de la verdad” donde, Aaron el joven procesado por asesinato, nos da unas clasecitas de brillante manipulación.

Sin embargo, el abuso sexual en niñas o adolescentes (como es el caso de Maddalena la protagonista de “LA MADONNA…”), suele inducir conflictos psicológicos como neurosis, sociopatías y hasta podría causar un cierto trastorno de identidad disociativo, al querer huir inconscientemente del maltrato sufrido o de la imagen personal que provocó aquel incidente.

El caso que nos cuenta Margery Lawrence en su famoso libro y que, el inglés Arthur Crabtree, ha llevado al cine con innegable atractivo y emocionalidad, nos habla de una chica de Florencia, Italia quien, tras ser violada en su adolescencia, entra en un convento, es reclamada en matrimonio por un hombre de la alta sociedad, y tras tener a su hija, la lleva a estudiar a Inglaterra, y se va a vivir a Roma, donde espera poder olvidarse de su pasado. Pero el trauma parece haber dividido su mente y cuando la realidad se le vuelve inmanejable, Maddalena oye una voz que la llama, huye y enseguida regresa a Florencia, donde se transforma en la gitana Rosanna y se reencuentra con su gran amado, el truhán Nino.

Se evidencia un profundo afán por huir del sufrimiento y como dice en aquella extraña brújula en el jardín, pareciera que Maddalena (Phyllis Calvert) solo quiere contar con las horas de alegría que la vida pueda proporcionarle. En su vida intervendrán entonces, su adorable y comprometida hija Angela (la bellísima Patricia Roc) y Sandro Barucci, el oportunista gitano que pareciera un mal pronóstico en sus vidas, eficazmente representado por el futuro brillante director, Peter Glenville, en sus tiempos de actuación.

“LA MADONNA DE LAS SIETE LUNAS” es un drama que consigue atraparnos y que demostrará las profundas y extrañas experiencias que podríamos llegar a tener en nuestra vida.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil