arrow

Pisa a fondo (1986)

Pisa a fondo
Trailer
5,2
540
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En una ciudad de Pennsylvania, el cierre de la la fábrica de automóviles deja a la mayoría de la población sin trabajo. Un capataz (Michael Keaton) consigue convencer a una empresa japonesa para que vuelva a abrir la fábrica local. Al principio, todos lo consideran un héroe, pero las cosas cambian radicalmente cuando, obedeciendo a sus jefes, se ve obligado a supervisar con un rigor excesivo el sistema de trabajo de los obreros. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Gung Ho
Duración
112 min.
Guion
Lowell Ganz, Babaloo Mandel (Argumento: Edwin Blum, Lowell Ganz, Babaloo Mandel)
Música
Thomas Newman
Fotografía
Don Peterman
Productora
Paramount Pictures
Género
Comedia Drama Trabajo/empleo Coches / Automovilismo
4
Trabajando como chinos.
Keaton intenta de convencer para que la fábrica de coches que sustenta a toda una población no se cierre. En la historia puede ser que lo consiga, pero tras la pantalla no convence del todo y la película se vuelve tediosa y algo aburrida. Este film es uno de aquellos que fue seleccionado por el día del cumpleaños de mi hermano, de pequeño siempre le llevaba al cine como regalo. Recuerdo que en esta ocasión fue también una prima nuestra y que salimos los tres bufando del cine, ya desde entonces Pisa a fondo no era gran cosa, le pongo un cuatro por el sentimentalismo que me produce, al formar parte de una historia onomástica celebrada con cine, que veinte y tres años después aún perdura.
[Leer más +]
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Born in the...
U.S.A! U.S.A! Es lo que puedo decir nada más terminar. Película de exaltación de los valores americanos en contraposición con los japoneses. En algún momento intenta ser abierta y simpática con la forma de ser japonesa, pero todo para extraer como conclusión que son unos adictos al trabajo, anti-familiares y no tienen amigos, y los americanos gente trabajadora y decente, y que si los japoneses quieren ser buena gente tienen que ser como los americanos. Una productora japonesa jamás pondría un duro para hacer esta película, y es esperpéntico el bailecito con música ochentera de fondo que se marca uno de los jefes japos de la compañía. Lo único memorable de esta película (si es que hay algo) son los discursos de orador de Keaton, realmente lo hace bien.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil