arrow

Frida (2002)

Sinopsis
Biopic sobre la famosa pintora mexicana Frida Kahlo, centrada en su tormentosa relación con Diego Rivera; desde su larga y complicada relación con su mentor y marido, hasta su controvertido e ilícito affaire con Leon Trotsky, pasando por sus provocativas aventuras amorosas con mujeres, Frida Kahlo fue una mujer radical y revolucionaria en todos los aspectos de la vida. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Frida
Duración
120 min.
Guion
Clancy Sigal, Diane Lake, Gregory Nava, Anna Thomas (Libro: Hayden Herrera)
Música
Elliot Goldenthal
Fotografía
Rodrigo Prieto
Productora
Miramax
Género
Drama Biográfico Discapacidad Pintura Homosexualidad
6
ALMA HAYEK
1) Nunca hubo pintora tan célebre como Frida Kalho. Se autorretrató sin pudor ni narcisismo: el rostro piloso y un cuerpo atormentado por dolencias crónicas. Funde el surrealismo popular de los exvotos con clásicos estudiados en la Preparatoria Nacional, buque insignia pedagógico de la Revolución Mexicana.
Sus favoritos eran Brueghel y El Bosco.

A los 18, un accidente le dejó lesiones permanentes en la columna. Con rica iconografía lo reflejó a lo largo de una obra iniciada en la convalecencia, gracias a un caballete preparado por el padre, fotógrafo húngaro.
Otro estímulo fue el muralista Diego Rivera, a quien Frida mostró sus primeros cuadros. El mujeriego Rivera captó talento y la animó decisivamente. Empezó entonces una tormentosa relación entre la desigual pareja. En los siguientes 25 años se casaron dos veces y se auparon como creadores, cada cual en su campo: Rivera el objetivo, dado a representar la Historia con realismo cubista, y Frida el juego de máscaras de su visionaria vida interior, conectada a raíces mexicanas.

2) La presencia de Rivera, el mejor de los amigos y el peor de los maridos, marca el tiempo biografiado, que arranca con el traslado en cama de Frida, en lo último de su corta vida. Inutilizada por los dolores, hinchada por la morfina, la llevan a la única exposición que celebró en su país.
Por el camino, un flashback la regresa a sus 15 años (1922), alegre colegiala que corre con los compañeros a espiar cómo el “barrigón” Rivera examina de cerca a una modelo al pie del mural que pinta en la Preparatoria.

La apasionada unión de ambos pintores, las tiranteces y desencuentros, el activismo comunista y las fiestas de intelectuales bohemios, el viaje a EEUU para unos encargos, la rivalidad con Siqueiros y Orozco, las infidelidades y los escarceos sáficos, la maternidad frustrada, las recaídas de “la tullida autosuficiente” (como ella se definía), la íntima amistad del refugiado Trotsky, la gangrena y la silla de ruedas… Y todo el tiempo la frenética autorrepresentación en numerosos cuadros pequeños, tan oníricos como exactos, hasta concluir flashback y película sobre quien, coherente, decía “esperar alegre la salida, deseando no volver jamás”.

3) Por la identificación con el personaje (véase la inspirada intensidad con que lo encarna) Hayek, alma total de la película, puso especial empeño en la producción, varios de cuyos aspectos están resueltos con gran calidad: el vestuario y la ambientación, con esos arqueológicos microbuses; la bella música de arpas, las rancheras y Chavela Vargas en persona…

La dirección de Julie Taymor demuestra en secuencias una inventiva brillante que rompe cierta monotonía del ritmo:
-Los dibujos animados de esqueletos, a lo Burton, en la conciencia que sale aturdida del coma.
-La postal de NY, original collage móvil, y la fantasía de Rivera como King Kong.
-Los lienzos dinámicos, fundiendo obra y vida en la recapitulación.

Reparos en el spoiler, sin revelar argumento:
[Leer más +]
46 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
¿Que es lo más importante para un buen matrimonio? Tener mala memoria
Aceptable película biográfica sobre la vida de la pintora surrealista Frida Kahlo.
La trama está bien elaborada y posee detalles sobresalientes como la fotografía y una preciosa banda sonora.
Las actuaciones son buenas especialmente las de los dos protagonistas principales, Frida por Salma Hayek y Diego Rivera por Alfred Molina.
Muestra las excentricidades de Frida, trata de mostrar su alma, aunque sólo llega a revelar sus miedos internos. Molina está soberbio, creíble y en el inpensado papel de galán del film.
Hay un hecho de la vida real que no se aprecia y es el que Frida fue la crítica más dura de la obra de Rivera, mientras que éste fue el más grande fanático de la pintura de ella, lo cual si se aprecia en el film.
Ahora, los ignorantes miembros de la Academia, entregaron el 2006 el premio Oscar al mejor maquillaje a esta película. Esto sólo demuestra que en su vida vieron una fotografía de la real Frida Kahlo, poseedora de una belleza extraña, tosca, pero muy disímil de la belleza natural de Salma. Pese a las buenas intenciones de Jackson y De Alba (los maquilladores ganadores) no lograron afear lo suficiente a Hayek a la que sólo unieron las cejas.
Charlize Theron logró esa fealdad en la película "Monster" gracias a sus maquilladores, así que no me vengan con el cuento de que lo hicieron bien, incluso hasta el colmo de habérseles regalado un Oscar.
Dr.Juventus
[Leer más +]
27 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil