arrow

O Som da Terra a Tremer (1990)

7,9
107
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Libremente basada en Gide ('Paludes') y Hawthorne ('Wakefield'), este es un film sobre un escritor que nunca escribió nada y que sopla al anochecer el hálito de las heladas. El poema de Carlos Queiroz al que pertenecen las frases anteriores no es citado en 'O som da Terra a Tremer', pero el ambiente es ese, entre cartas escritas jamás recibidas. Ficción dentro de ficción, historias dentro de historias, como esas cajas chinas en que siempre hay una dentro de otra. O los dos márgenes del mismo río, siendo siempre laterales. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Portugal Portugal
Título original:
O Som da Terra a Tremer
Duración
90 min.
Guion
Rita Azevedo Gomes (Textos: André Gide, Mário de Sá Carneiro, Leonardo da Vinci, Agustina Bessa Luís, Albert Beguin)
Música
Wolfgang Amadeus Mozart, Johann Sebastian Bach, Antonio Vivaldi, Henry Purcell, Carlos Gardel, Beniamino Gigli
Fotografía
Acácio de Almeida
Productora
Fundação Calouste Gulbenkian / Inforfilmes / Instituto Português de Cinema (IPC) / Radiotelevisão Portuguesa (RTP)
Género
Drama Aventuras Romance
10
Nacida de un sueño
Así se nos plantea esta compleja película que, como las olas del mar, va y viene, y muchas veces se retuerce sobre sí misma hasta hacer sentir al espectador que se pierde en la maraña del argumento, quedando solo, como todos los personajes del film.

Podríamos adivinar dos líneas narrativas principales: la que corresponde al escritor y la que pertenece al personaje que este «crea», el marinero. Al principio, estas dos vías rectas y firmes definen a los dos personajes, concediéndoles a ambos un ser al que amar. En el caso del escritor, Isabel, y en el caso del marinero, la chica de la que se enamora en el tren. A lo largo de todo el film, ambos sujetos reflexionan sobre la soledad, la existencia, la creación, la vida y el amor, mientras parece que intentan acercarse cada vez más al ser que aman.

Hacia la mitad de la película, cuando ambos personajes se encuentran cerca de consumar su objetivo, rompe la ola, cambiando entonces el curso de la historia, haciendo que esta se revele tal y como es. En este momento, el escritor –que nunca lo fue– deja de serlo y el marinero –que nunca existió– vive con más fuerza. Después de esto, el escritor se nos presenta como un hombre pobre, que vive en una pensión y que, como hombre que se siente solo, duerme y sueña con su amada y con lo que le diría si fuese otra vida y si ellos no fuesen ellos.

En este momento, el escritor asume el papel del marinero, introduciendo sus propias palabras, pensamientos y sentimientos en la vida del mismo. Tras esto, y con la ayuda del personaje del bar, nos damos cuenta de que el marinero y su historia de amor –y conquista– no era más que el sueño de Alberto –el no-escritor– que, como remedio a su soledad y hastío, y buscando huir de su propia vida, imagina una en la que él es un escritor que busca fugarse con Isabel, su rica amada.

Pero a pesar de todo esto, ni el sonido de la tierra al temblar puede despertarlo, pues a pesar de que su vida es solo una fantasía, igualmente se queda sin aliento al mirar por la calle a la mujer que ama.
[Leer más +]
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil