arrow

Destellos de genio (2008)

Destellos de genio
Trailer
6,1
1.667
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cuando Robert Kearns (Greg Kinnear) se entera de que todos los coches vienen equipados con un sistema de limpieza que él inventó y patentó, pero que no consiguió vender, interpone una demanda contra la industria del automóvil por apropiación indebida. Los Kearns son la típica familia americana de los años sesenta que vive a su manera el sueño americano: Bob, profesor universitario, se casó con Phyllis (Lauren Graham) y tuvieron seis hijos antes de cumplir los cuarenta. Con el invento de Bob, los Kearns creyeron que podrían mejorar su situación económica, pero sus esperanzas se malograron. Cuando Bob emprendió una larga batalla legal contra los magnates del automóvil y empezó a recibir amenazas, se convirtió en un hombre dispuesto a demostrar que lo justo era que el trabajo de toda una vida fuera reconocido por quienes se benefician de él. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Flash of Genius
Duración
119 min.
Estreno
8 de mayo de 2009
Guion
Philip Railsback (Artículo: John Seabrook)
Música
Aaron Zigman
Fotografía
Dante Spinotti
Productora
Universal Pictures / Intermittent Productions
Género
Drama Basado en hechos reales
5
Retrato benévolo de un alma atormentada
Algo me chirría en la composición del personaje de Robert Kearns. En la ficción es un poco paranoico, un poco tenaz, bastante familiar, muy idealista y concienciado de que sus inventos deben ayudar a la humanidad. Un perfil que no me encaja con el de una persona que pasó 30 años de su vida litigando una y otra vez contra Ford, Chrysler, General Motors y Mercedes-Benz. Al leer sobre su figura, resulta que debía ser terriblemente paranoico, cabezón hasta el extremo, y con el sueño de convertirse en el único suministrador de limpiaparabrisas intermitentes, algo que le hubiera hecho inmensamente rico.

En vez de eso, se tuvo que conformar con 40 millones de dólares y el orgullo de preservar su dignidad como inventor. Pero su lucha en infinita desventaja con el despreciable sector automovilístico supuso un verdadero calvario para su familia, otro aspecto descrito con cierta benevolencia en la película.

Por eso acaba uno con la sensación de que le han birlado la foto completa y de que Greg Kinnear, que soporta admirablemente el peso de la película, es un tipo demasiado simpático para interpretar a alguien que probablemente estaba lleno de sombras.

Por otro lado el desarrollo de la narración es muy estándar, una mezcla de la muy infravalorada "Tucker, un hombre y su sueño" pero sin la arrolladora pasión de Coppola y de las adaptaciones de best-sellers de John Grisham de los 90, entre ellas "Legítima defensa", otra obra del maestro sin el reconocimiento que merece.
[Leer más +]
19 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
David armado con la razón, exigiendo justicia a un poderoso y sucio Goliat.
A un honesto y buen padre de familia profesor de ingeniería (Greg Kinnear), residente en la meca del motor de la época (Detroit, década de los 60), felizmente casado (Lauren Graham), y con 6 hijos, y con problemas de parpadeo en un ojo por un accidente con una botella de champan en su noche de bodas, un día de lluvia cuando regresaba en el coche a casa con la familia se le enciende la bombilla y asociando el tema del parpadeo con la incómoda velocidad uniforme de los parabrisas de la época ,desarrolla en el sótano de su casa ayudado por los hijos, un prototipo del sistema intermitente que conocemos hoy en día.
A través de un amigo (Dermot Mulroney), se pone en contacto con la Ford ofreciéndoles el modelo, quedando para una demostración ante la que los de Ford se quedan maravillados y acuerdan una reunión con los prebostes para decidir y ponerse de acuerdo en los pasos a seguir, en el transcurso de la cual y ante la petición de la corporación accede a dejarles un prototipo para la necesaria homologación, despidiéndose con un “estaremos en contacto”.
A partir de aquí, la Ford pasa de él y saca al mercado un sistema sospechosamente similar al prototipo de marras, iniciándose por parte del desengañado profesor una lucha desesperada por sacar a relucir la verdad, en la que nadie le apoya ante el poderoso enemigo con el que debían lidiar, lucha que le llega a afectar sus facultades mentales (la película comienza con un Greg Kinnear evidentemente desorientado en un autobús).
Hasta lo anteriormente descrito, ya nos va dando la impresión de que no estamos ante la típica tvmovie con este o parecido eje argumental, adquiriendo poco a poco entidad como el retrato, en clave de buen thriller dramático (con su necesario toque judicial), de la lucha de la verdad contra la suciedad del poder, de un David armado con la razón exigiendo justicia a un poderoso y cínico Goliat, lo que sumado a magnificas interpretaciones (Greg Kinnear esta inmenso), una eficiente dirección y una magnifica ambientación y fotografía da como lugar una notable y muy entretenida película.
Recomendable.
[Leer más +]
16 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil