arrow

I Am Your Father (2015)

I Am Your Father
Trailer
6,5
811
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Homenaje a David Prowse, el hombre que encarnó a Darth Vader, el villano más memorable de la historia del cine, de forma anónima y sin mostrar nunca su cara. Ni siquiera en El Retorno del Jedi, hecho que le hirió profundamente y le marcó para siempre. Es hora de desvelar el porqué de esta decisión y las consecuencias que tuvo en la persona que interpretó en el anonimato al malo de una lejana galaxia. A sus 80 años, David vive en el anonimato en las afueras de Londres. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
I Am Your Father
Duración
82 min.
Estreno
20 de noviembre de 2015
Guion
Toni Bestard, Marcos Cabotá
Música
Tolo Prats
Fotografía
Nicolás Pinzón, Daniel Torrelló
Productora
Coproducción España-Reino Unido; Nova Televisió / Singular Audiovisual / Strange Friends
Género
Documental Documental sobre cine Star Wars
8
Bravo Marc! Bravo Toni!
Bravo Marc! Bravo Toni! El documental sobre el verdadero padre de Darth Vader, David Prowse, es una joya del cine de este país que todo fan de saga deberia ver. En 81 minutos (una lastima que no dure mas) los directores Marc Cabotá y Toni Bestard no solo consiguen mostrarnos y contarnos la verdadera historia del histórico desprecio y desplante de Lucas Arts a la figura de Prowse sino que también le sobra tiempo y magia para tocar la fibra sensible tanto del actor británico como la de los espectadores con un final conmovedor e histórico. Un proyecto que ha tardado 3 años en vez la luz y del cual sus propios directores se sienten orgullosos con el resultado final. El documental sigue los pasos de Cabotá en la búsqueda de Prowse para una entrevista personal y así poder aclarar lo ocurrido con George Lucas tras el estreno de la primera parte de 'Star Wars'. A través de su viaje descubriremos los porques de toda la polémica suscitada, los lugares recorridos para llegar hasta Prowse (rodados de forma impecable) y la sorpresa final, algo que ningún fan de la saga y del cine en general puede llegar a imaginar siquiera. Todo un chispazo final lleno de ternura, de complicidad, de amor al cine y de respeto a quien, en la sombra, no solo fue capaz de estar silencio sin exigir nada sino que sin el, seguramente, Darh Vader, jamas hubiera existido.

No quisiera desvelar nada para no estropear su visionado, son 81 minutos de puro cine, de pura historia pero...si quiero recalcar esta frase de James Earl Jones: 'Yo no soy Darh Vader, yo solo soy un efecto especial'. Para quienes no lo sepan, Jones fue el actor elegido para poner su voz a la versión original de Darth Vader...hubiera quien hubiera bajo la mascara negra. Esta pequeña joya de documental debería salir del festival de Sitges con la nominación o la casi segura nominación para los Goya del próximo año, el trabajo realizado durante los 3 años se ve condesado en poco mas de hora y cuarto de una manera detallada y concreta, uno se siente parte del viaje de Cabotá a tierras inglesas para encontrarse con el grandullón de David, un tipo de mirada tierna, melancolica y con unas ganas inmensas de sentirse reconocido, de sentir el calor de un publico que --a pesar de las diferencias que el británico tiene o tenia con Lucas Arts, nunca ha dejado de reconocerle su trabajo-- desea ansiosamente poder ver a David en las convenciones trianuales de 'Star Wars' en las que esta vetado. Si, vetado. Hasta ese punto llego el señor George Lucas con su culo en la silla bajo el porche de su rancho texano o donde quiera que viva y se este gastando el dineral que le proporciona el merchandising. Una lastima, y no quiero seguir, que me caliento y se me escapan los spoilers. Gran banda sonora de Tolo Prats ('El cadaver de Anna Fritz') y poco mas que añadir, en resumidas cuentas, para lo poco que dura y lo buena historia que cuenta, creo que estamos ante un documental cuanto menos, interesante y si ya eres fan de la saga...preparate para emocionarte con la mirada de un tipo de casi 2 metros, autor del villano mas conocido de la historia del cine y el culpable, directa o indirectamente, del desarrollo final de la primera trilogía. La respuesta a esto, en el documental. No dejéis de verlo.

Critica completa en BLOODSTAB: http://bloodstab.blogspot.com.es/2015/10/i-am-your-father.html
[Leer más +]
14 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Él nunca dijo "Lucke"
Está claro que Toni Bestard y Marcos Cabotá ven a su protagonista como una leyenda, un ser místico casi digno de idolatría. Pero ello no les impide desarrollar la película de una forma desenfadada y simpática, casi inocente si tenemos en cuenta el verdadero objetivo de la misma: devolver la gloria a David Prowse, el actor (casi) desconocido que esconde el oscuro traje de Darth Vader en la primera trilogía de la mítica franquicia. Para lograrlo ambos cineastas se proponen encontrar al personaje y recrear con él la escena en que el casco del famoso villano es retirado de su cabeza, descubriendo su verdadero rostro (escena que por motivos poco claros –volveremos a ello más adelante- fue rodada con otro actor). De este modo Bestard y Cabotá dotan su trabajo de una premisa jugosa que les sirve de gancho, más allá de la mera voluntad de reivindicar una figura injustamente olvidada. Y la verdad es que el truco no les sale del todo mal.

El carácter modesto que hace de I Am Your Father una pequeña delicia cinematográfica se da sobre todo gracias a su insistencia en no convertir Lucasfilm (ni al propio Lucas) en el malo de la película… o al menos no de una forma pretendida. Porque los hechos están ahí: el secretismo con que se llevó la intención de prescindir de David Prowse en el desenlace de la franquicia; el habérsele ocultado que la voz de Darth Vader sería finalmente doblada; las convenciones de Star Wars de las que Prowse ni siquiera es informado… Todas ellas pruebas inconfundibles del maltrato al que Prowse fue (y es) sometido por el equipo, pero tratadas por los directores con objetividad y una clara voluntad de conocer todas las versiones de los hechos. Así se descubre, por ejemplo, que en el caso del mencionado intercambio de actores existen distintas explicaciones sobre dicha decisión: cierta persona lo entiende como una necesidad del guión mientras que otra lo ve, sencillamente, como una venganza personal…

Dicho lo cual, casi no hace falta señalar que la película no contiene más trascendencia que la que contiene el tema en sí, esto es, un hecho que casi podría catalogarse de cotilleo (siempre mostrando el merecido respeto hacia la injusticia experimentado por Prowse). Lo bueno es que Bestard y Cabotá son conscientes de ello y lo respetan en todo momento, lejos de intentar vender humo a los espectadores. De ahí el carácter casi cómico de la película, propio de quien sabe que, en el fondo (y más allá del carácter altruista que pueda reconocérsele al trabajo), lo que se busca no es otra cosa que un ajuste de cuentas con cierto episodio de la infancia. Por otra parte, el entusiasmo con que los dos directores emprenden esta suerte de “acto de justicia” es tan sincero que uno acaba por dejarse contagiar del entusiasmo. En todo caso, nos queda un ejercicio de merecido reconocimiento hacia David Prowse que se traduce en un pasatiempo de casi hora y media ligero y divertido.
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1