arrow

La calle de la vergüenza (1956)

La calle de la vergüenza
Trailer
8,0
1.747
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
"El País de los sueños", un burdel situado en un barrio de Tokio, atraviesa una difícil situación, ya que el Parlamento está a punto de aprobar una ley que prohíbe la prostitución. Retrato de la vida cotidiana de diversas prostitutas: aquellas a las que las circunstancias obligaron a comerciar con su cuerpo, pero también aquellas otras que intentan abandonar ese medio de vida. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Akasen chitai (Street of Shame)
Duración
85 min.
Guion
Masashige Narusawa (Novela: Yoshiko Shibaki)
Música
Toshiro Mayuzumi
Fotografía
Kazuo Miyagawa (B&W)
Productora
Daiei Films
Género
Drama Prostitución
7
La puta calle
Mizoguchi se despide del cine con uno de sus temas predilectos: la prostitución. Comprime el espacio –la calle angosta es el único horizonte del burdel– sin recurrir a la fragmentación (‘Un condenado a muerte se ha escapado’, de Bresson; ‘La pasión de Juana de Arco’, de Dreyer). Abundan los planos cortos y cerrados. La ausencia de aire coincide con la ausencia de futuro.

Un espléndido catálogo nos muestra las edades de la mujer pública: desde la madura –finalizando ya su vida útil– hasta la principiante. Mizoguchi no se recrea en la decrepitud demente de la puta madura, ni en la iniciación, más allá de un gesto tímido, de la puta principiante.

El catálogo, ya digo, es excelente: la madre de familia (con bebé y marido enfermo), la puta descarada, la madre viuda (con hijo avergonzado), la que busca marido, la puta inteligente y sin escrúpulos… ¿Sin escrúpulos?

La única salida de ‘El País de los sueños’ es tomar conciencia de la realidad, el cálculo preciso y el ahorro. El recurso más fiable es el engaño. Si quieren comprarte y no comprar tu libertad de forma desinteresada, déjales que crean que te compran… y luego no te vendas.

– ¿Pero es que no comprendes que te quiero?
– Si de verdad me quisieras, mi felicidad sería suficiente para ti.

Y es que el amor no es posesión ni compraventa de favores.

Aunque una puta se comporte malvada y cínicamente, no es fácil condenarla por ello en un mundo en que las deudas con el proxeneta la mantienen atada a su negocio.

La música... no sé si es estridente o apropiada.

No vemos el cuerpo desnudo de las prostitutas, ni tampoco las vemos en acción. Pero sentimos que son putas en sus ademanes –tan distintos entre ellas– y en la manera de mirar y conversar.

La ausencia de escenas sexuales contrasta con la crudeza verbal de los encuentros: madre puta e hijo avergonzado; padre putero e hija prostituta; estafadora y estafado…

El discurso del dueño del burdel (¿Qué harán las pobres sin nosotros?) asquea por su desfachatez hipócrita y solemne. Lo pronuncia casi de un tirón y sin una sola arruga en la camisa.

===

La moraleja es obvia: las putas van y vienen… pero el puterío siempre continúa.
[Leer más +]
54 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
LA COTIDIANIDAD DE UNAS MUJERES DE PROSTÍBULO EN EL JAPÓN DE LA POSTGUERRA
Podríamos decir de esta película que refleja de manera objetiva lo que son las vidas de unas mujeres prostitutas asentadas en un local de prostitución y alterne, que ejercen su profesión por motivos distintos: una por sacar adelante a su familia, otra huyendo de un círculo familiar asfixiante o incluso alguna con el fin de ahorrar para poner un negocio propio que le aleje de esa dimensión y le permita independencia y libertad.

El filme recoge perfectamente las argucias, los modales, las tretas, las circunstancias y demás características generales que le son propias a estas mujeres en su forma de ganarse la vida, en concreto se fija en cuatro o cinco prostitutas que trabajan en una misma casa japonesa destinada a este fin, en la personalidad y el rosario existencial de cada una de ellas.

Película notable, en blanco y negro, hecha con mucha consideración y crítica también hacia ese fenómeno inextinguible en el mundo mientras haya mujeres necesitadas de vender su cuerpo para sobrevivir, hombres y pulsiones naturales ávidas de compenetrarse con sus complementos.

Fej Delvahe
[Leer más +]
26 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil