arrow

La huella de un recuerdo (1946)

6,8
326
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La vida sentimental de una bella mujer y la de los hombres que se enamoran de ella se ven condenadas al fracaso por culpa de un trauma que sufrió de pequeña: fue acusada de robar un relicario por una cruel y violenta mujer... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Locket
Duración
85 min.
Guion
Sheridan Gibney
Música
Roy Webb
Fotografía
Nicholas Musuraca (B&W)
Productora
RKO Radio Pictures
Género
Cine negro Drama
6
UN TRAUMA DE TRIPLE FLASHBACK
Primera película que veo de este director de origen alemán (nacido como Hans Brahm, en Hamburgo) y que, a pesar de algunos inconvenientes y debilidades, contiene aspectos interesantes, principalmente en lo concerniente al matiz psicológico de la historia, así como en la peculiar perspectiva que proporciona la figura de una protagonista manipuladora pero inconsciente.

Llama la atención la compleja estructura narrativa, consistente en tres flashbacks encadenados, de modo que el primero da pie al segundo y este al tercero, sirviendo esta inmersión en el pasado para conocer mejor la problemática de la protagonista, una aparentemente adorable Nancy que en realidad ha desarrollado, fruto de un trauma de la infancia, una personalidad manipuladora, gracias a la cual satisface sus deseos reprimidos, sirviéndose del poder que ejerce sobre los hombres. Así, el tradicional arquetipo de mujer fatal es transformado y atenuado por el componente psicoanalítico; Nancy no es verdaderamente malvada, sino una "enferma peligrosa", que inadvertidamente borra de su mente aquello que no le interesa recordar, sin importarle las consecuencias (aquí materializadas en la desesperación de sus sucesivos enamorados).

Bien interpretada por sus principales protagonistas y contando con una fotografía francamente buena, la película se resiente por lo artificioso del argumento y por las insuficiencias de un guión que sin ser malo tampoco aporta momentos demasiado brillantes. En cuanto a la dirección, y aparte de lo dicho acerca de los flashbacks, es correcta pero convencional, aunque el tramo final, cuando Nancy rememora su trauma, es más original y visualmente interesante (la música y los rostros del pasado se materializan ante ella).

Por todo ello, "The Locket" resulta recomendable, especialmente para conocer mejor la vertiente psicoanalítica que se incorporó al género negro en la posguerra (a destacar, dentro de esta línea, la espléndida "The dark mirror", de Siodmak) y que trataba demostrar, por caminos alternativos, que el mal está en el interior de cualquier individuo, sea este consciente de ello o no.
[Leer más +]
19 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La adorable Nancy.
En esta película se nos habla de una aparentemente adorable mujer, Nancy, aunque realmente es una cleptómana y mentirosa compulsiva, pues bien, resulta que cuando está a punto de casarse con un rico pretendiente, llega un desconocido, doctor en psicología para más señas, que quiere hablar con su futuro marido, le comunica que ella ya ha estado casada otras veces y que es la autora moral de la muerte de su anterior novio (un jovencísimo Robert Mitchum). Esta declaración nos abre la puerta a un torrente de flash-backs encadenados uno dentro del otro. En el primero vemos la historia con su anterior marido, en el segundo descubrimos el porqué del suicidio y en el tercero conocemos algunos episodios de su infancia.

Pese a que el argumento nos pueda anticipar una historia de cine negro con mujer fatal incluida, la realidad es que el enfoque de John Brahm no va tan encaminado a situaciones de suspense o peligro relacionadas con Nancy como a un estudio del personaje a partir de las diferentes historias. Nancy realmente no es una mujer fatal, sino una enferma que hace desgraciados a los hombres que entran en contacto con ella. Siguiendo una de las modas más típicas del cine hollywoodiense de la época, se recurre a la típica estructura del psicoanálisis, basándose en la idea de un trauma infantil que es la base de todos los problemas del protagonista y que acaba estallando al final.

En su época el film llamó poderosamente la atención por su compleja estructura de flashbacks que funciona al estilo de las muñecas rusas con un flashback dentro de otro hasta llegar a tres niveles. A día de hoy también tiene el aliciente extra de poder ver a Robert Mitchum en uno de sus primeros papeles importantes, aunque es de justicia decir que la actuación más destacada es la de la protagonista Laraine Day. Aunque no es una película del todo redonda creo que posee suficiente interés para justificar su visionado, la tensión narrativa se mantiene hasta el último fotograma y la puesta en escena es brillante.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil