arrow

Hot Shots 2 (1993)

5,7
14.080
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Topper Harley es hallado trabajando de chapuzas en un monasterio budista. La CIA le necesita para encabezar una misión de rescate en Irak: rescatar a la misión de rescate que tenía que rescatar a unos cautivos de la operación tormenta del desierto. Tug Benson, el presidente de los EE.UU., tendrá un importante papel en todo el asunto. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Hot Shots! Part Deux
Duración
90 min.
Guion
Jim Abrahams, Pat Proft
Música
Basil Poledouris
Fotografía
John R. Leonetti
Productora
20th Century Fox
Género
Comedia Comedia absurda Parodia Secuela
"Disparatada comedia, parodia de Rambo. Sigue la febril escalada a las cumbres del caos. Entre la parodia y el frenesí... cualquier cosa"
[Diario El País]
8
Perdón si digo tonterías; me volaron los sesos en Vietnam. Estos que llevo son de un enfermo mental
Señores, señoras, e inmigrantes ilegales:
Me en-can-ta esta película. La saga Hot Shots, junto con la de Agárralo Como Puedas, es la culpable de mi eterno amor hacia el humor absurdo, ese que te arranca la carcajada de pura sorpresa. Querría haber usado como título el mejor gag de la película, pero Tarima me lo ha pisado.
Ese Toper Harley, ahora como deformada (o no) imagen de un Rambo que usa escalas, ganchos y cuerdas para superar un muro… de medio metro de altura. Esa Ramada que reaparece en su vida porque no le daba para vivir con la pasta de la primera parte – cosa que comenta en tono dramático al principio -, y el genial Lloyd… si, ya sabes… el que hace de general en la primera… ¿no?... el que hace de presidente… ¿tampoco?...¡el tío que tiene la lengua de perro machón! Ahora si te acuerdas, ¿eh?
Adoro a todos los personajes: el marido idiota de Ramada – en mi opinión, el mejor papel de Rowan Sebastian Atkinson, por aquello de lo breve-, los compañeros de batalla de Toper, el conejito de duracell, el chofer cotilla… y mención especial para el cabroncete de Sadam Husein, que está genial. Ya tuvo una breve aparición en la primera, pero ahora es mejor; sus siguientes trabajos, en South Park, también son la leche, pero su última aparición, colgado de un madero, no me hizo gracia. Culpa del productor ejecutivo, un auténtico bastardo.
Y, por supuesto, el personaje más dramático, que encarna la víctima circunstancial, atrapada en una situación sin salida, expulsada de su rutina y empujada a un protagonismo, que ni quiere ni desea, en el clímax de la mejor escena de acción:
La flecha-gallina.
[Leer más +]
35 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Sí a la guerra
Esta película es un clásico de ese subgénero dentro de la comedia inventado por los americanos que consiste en parodiar películas que se han convertido en populares en todo occidente, y eso es un mérito por lo de innovador que conlleva. Los chistes visuales son inolvidables desde la primera vez que la vi, destacando esas escenas de guerra o la escena de cama que son parodia de las millones de escenas de ese tipo de otras películas más serias. Charlie Sheen con su cara de despistado o de palo sirve para que la parodia obtenga mayor grado de ridiculez. Es un humor accesible para todas las personas de cualquier país con ganas de reír y de saber que podremos vencer al dictador de oriente, que por cierto ya ha sido ejecutado de una forma muy grotesca, y es que con esta película podemos llegar a comprender que la realidad también puede llegar a ser así de absurda. Le perdono a esta película los dos o tres gags que contiene de tipo escatológico, aunque en su época eso era algo novedoso, ya no, otras películas ya han abusado de eso.
[Leer más +]
26 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1