arrow

Verano del 42 (1971)

Verano del 42
Trailer
7,1
3.292
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Hermie (Gary Grimes), Oscy (Jerry Houser) y Benji (Oliver Conant) son tres amigos adolescentes que ahora pasan sus vacaciones de verano en una isla de Nueva Inglaterra. Hermie es un chico apuesto pero muy tímido, Oscy es más aguerrido y aventajado con las chicas y Benji es... bueno, mejor conocerlo. Su amistad, sus travesuras, sus experiencias con las chicas van a tener aquí lugar, y una experiencia inolvidable quizás ocurra cuando a la isla llegue Dorothy (Jennifer O'Neill), una hermosa muchacha cuyo marido se ha enrolado en el ejército... y creo que nadie podrá olvidar aquel verano del '42. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Summer of '42
Duración
102 min.
Guion
Herman Raucher
Música
Michael Legrand
Fotografía
Robert Surtees
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Romance Drama Drama romántico Años 40 Amistad Adolescencia
10
INOLVIDABLE: LA ADOLESCENCIA, EL PRIMER AMOR, EL VERANO JUNTO AL MAR
Esta es de esas películas que más recuerdos me suscitan, sobre todo de aquel tiempo vivido que fue la adolescencia. Todo el film es delicadeza, sensibilidad, enamoramiento, encantación, tal y como suele ocurrirnos a los muchachos en la etapa de la vida donde solemos enamorarnos de una prima, una amiga, una maestra o una vecina, casi siempre unos años mayor, bien formada y que nos atrae la naturaleza sexual masculina que ya empieza a despuntar en los jóvenes hombres; es decir, esa etapa de la vida donde pasamos de niños a adolescentes y cuando en el cuerpo empiezan a emerger unas pulsiones, unas necesidades y unas ganas de hembras que antes no habíamos sentido. Todo esto y más, está finamente rodado y contado por Robert Mulligan y estupendamente interpretado por los actores Jennifer O'Neil y Gary Grimes; con una banda sonora que obtuvo el oscar de aquel año con todo merecimiento, pues es una música mágica que se graba de imediato en la mente y nos transporta con profunda añoranza, a un tiempo sensacional de recuerdos, entre los que destacan el descubrir de la sexualidad, los cuales forman parte de lo que fuimos y ya no volveremos a ser, por suerte o por desgracia, ¡¡¡cualquiera sabe!!!

Película de enorme hermosura, nostalgia y melancolía. Arte cinematográfico de la mejor calidad.

Fej Delvahe
[Leer más +]
40 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Adiós a la inocencia
Han pasado muchos años desde que Hernie pasó sus vacaciones junto a Oscy y Benji en una isla frente a la costa de los Estados Unidos, durante la Segunda Guerra Mundial pero en un ambiente de tranquilidad. Mientras sus dos compañeros se interesan por las chicas de su edad y por jugar, Hermie se enamora de una mujer joven, Dorothy, casada con un piloto militar. Cuando el piloto vuelve a la guerra después de un permiso, Hermie le brinda a Dorothy su amistad. Más tarde, cuando su marido resulte muerto en combate, sólo Henrie sabrá darle a Dorothy el consuelo que necesita.
Robert Mulligan fue uno de esos directores que ha dado al cine verdaderas obras maestras como Matar a un ruiseñor (una de mis películas favoritas), o esta maravillosa Verano del 42, pero que luego no se suelen recordar. La historia es bien simple, pero ahí reside su encanto: Un hombre recuerda un verano maravilloso, el del 42. Las aventuras en la playa con sus dos amigos, sus ligues con adolescentes no muy agraciadas, las sesiones de cine, los libros de adultos... Pero todo se desvanece cuando la ve a ella, la misteriosa y bella mujer cuyo marido parte hacia el frente.
Una película sobre la pérdida de la inocencia, del primera amor, de la nostalgia, que sigue la estética de la época, por lo que a veces recuerda a La última película (Peter Bogdanovich, 1971). Mientras que actualmente el tema del descubrimiento del sexo y el amor en el grupo de amigos da como resultado American Pie y similares, aquí destaca la curiosa combinación de la ingenuidad que muestran los muchachos con su sentido común, con esos comentarios (por ejemplo, la conversación que tiene lugar cuando Oscy y Hermie quieren copiar el libro de los padres de Benji) que, siendo tan inocentes, esconden una sabiduría muy poco común. La secuencia de la farmacia, aunque excesivamente larga, es uno de los momentos más divertidos de la película: simplemente memorable y encantadora.
La última recta del filme es de una belleza incontenible, subrayada por una Jennifer O´Neill de la que la mitad de los espectadores se enamoraron, y de la oscarizada música de Michel Legrand, una dulzona y pegadiza melodía que inmortalizó el recuerdo del protagonista.
Verano del 42 es una película sencilla, de una previsibilidad que nunca ha sido tan acertada, directa a las emociones, con dulzura pero sin sensiblería barata, melancólica, sobre el paso a la madurez y la pérdida de la inocencia.
[Leer más +]
28 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1