arrow

Origen USA (1966)

Origen USA
Trailer
6,3
654
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Paula Nelson deberá investigar en Atlantic City (Francia) la muerte de su amante, investigación que se presentará peligrosa debido a la atención que ésta consigue despertar entre los mafiosos de la ciudad. Inspirada en el cine negro americano, Godard realiza un ejercicio de intriga de deliberada incoherencia narrativa. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Made in U.S.A. (Made in USA)
Duración
90 min.
Guion
Jean-Luc Godard (Novela: Donald E. Westlake)
Música
Ludwig van Beethoven, Robert Schumann
Fotografía
Raoul Coutard
Productora
Anouchka Films / Rome Paris Films / S.E.P.I.C
Género
Intriga Comedia Cine negro Crimen Cine experimental Sátira Nouvelle vague
4
Sea 'Made in U.S.A.' o made in Matalascañas, échenle a él la culpa.
Cuando leí la sinopsis sobre esta peli en Filmaffiniti, tuve el impulso de verla rápidamente por eso de "un ejercicio de intriga de deliberada incoherencia narrativa", despertó curiosidad en mi, me cautivó el punto de vista que nos quería ofrecer el maestro, sin embargo, antes de poder hallarla, me tope con algunas joyas del cine más erótico-festivo... ¡gay!... ¡y sadomaso!, que es lo que tiene cuando uno intenta buscar una peli cuyas referencias son escasas. Puto Godard.

Una vez en mis manos, empecé a visionarla, atendiendo bien a lo que sucedía en pantalla, pues ya se sabe, cuando los personajes de Jean-Luc hablan, y nos muestran hábiles críticas a la sociedad mediante su verborrea, los demás callamos. Y si, además, una del colectivo feminista descontenta con su marido, le balea en riguroso directo, lo que mola ya ni os lo cuento... mola tanto como decir "Puto Godard", claro está.

Entre tontería y tontería, los progres de la peli jugaban a ser gente normal, como si la gente normal no tuviese suficiente con sus problemas y demás, como para tener que aguantar a unos tipos con gabardinas, peste a nicotina y repeinados cursis imitándoles. Puto Godard.

Los numeritos y letras no cesaban de aparecer en pantalla, a modo de mensajes subliminales, como si a uno no le llegase ya con ver a unos panolis hablar sobre Sartre, realizar elucubraciones sobre una clase media inexistente y dar la lata tras ese blanco y negro que tan cool queda. Puto Godard.

Los tipos seguían cagándose en el imperialismo estadounidense, mientras sus chorbas hablaban de comprar coches multimillonarios y servidor se aburría, así que me largué a la cocina, metí una pizza en el horno y volví. Al volver, oí una frase estúpida sobre topos mientras resonaban unos disparos. ¿Se habría liado alguna en mi ghetto? ¡Ah no! todo provenía de la pantalla. Puto Godard.

El prota, que más tarde haría de muchacho humilde, aquí se lanzaba pitillos a la boca como si de un malabarista se tratase, y bebía zumos de grosella en su tiempo libre. Seguro que Jean-Luc le obligó a ello para parecer más moderno. Puto Godard.

El montaje es tan incoherente que logró dejarme sopa. Al despertarme, olí a churruscado y pensé "¡¡Mierda, mi pizza!!!" Ahora si que sí:

0000¨0¨¨0¨000¨0000¨¨¨¨0000¨0000¨000¨¨¨0¨¨00¨¨000
0¨¨0¨0¨¨0¨¨0¨¨0¨¨0¨¨¨¨0¨¨¨¨0¨¨0¨0¨¨0¨0¨0¨0¨0¨0¨¨0
0000¨0¨¨0¨¨0¨¨0¨¨0¨¨¨¨0¨00¨0¨¨0¨0¨¨0¨000¨00¨¨0¨¨0
0¨¨¨¨0¨¨0¨¨0¨¨0¨¨0¨¨¨¨0¨¨0¨0¨¨0¨0¨¨0¨0¨0¨0¨0¨0¨¨0
0¨¨¨¨0000¨¨0¨¨0000¨¨¨¨0000¨0000¨000¨¨0¨0¨0¨0¨000


PD: Esta crítica va dedicada al blog Puto Godard y a todos aquellos que hayan sufrido las consecuencias de su hipnótico y soberbio cine.
[Leer más +]
31 de 59 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Día de Godard
Ayer fui a ver Made in USA (Jean-Luc Godard, 1966) y me pareció un prodigio del ritmo narrativo. Te atrapa desde el primer momento, los diálogos no tienen desperdicio, cada frase es un chiste, la sala entera explotaba en carcajadas cada pocos segundos. En varias escenas casi muero atragantado pr las palomitas. Por no hablar del duelo interpretativo entre Anna Karina y Jean-Pierre Léaud. Es difícil recordar alguna película en la que den más de sí. Los efectos especiales, otra delicia. Y el doblaje, impecable. Pero lo más importante es el mensaje de paz y amor y armonía que se desprende de cada uno de los fotogramas. No se lo digan ustedes a nadie, pero cuando se encendieron las luces y mis amigotes y yo nos pusimos de pie a aplaudir hasta que nos dolieron las palmas de las manos, yo tenía los ojos llenos de lágrimas. Por la pena de que terminase y por la emoción del momento. Creo que no vivía una experiencia tan intensa desde El club de los poetas muertos. Me compré otra macrocaja de palomitas, me escondí en el baño y salí luego para volverla a ver de cabo a rabo.
[Leer más +]
25 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil