arrow

El capitán Newman (1963)

Sinopsis
El capitán Josiah Newman (Gregory Peck) es el jefe de la unidad de psiquiatría de una base militar durante los últimos días de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Aunque vive entregado al cuidado de sus pacientes, hace todo lo posible para no volver al frente. Le preocupan especialmente tres pacientes que comparten un insuperable complejo de culpa por las muertes que han causado: el coronel Bliss (Eddie Albert), el cabo Tompkins (Bobby Darin), un hombre condecorado por su valor en la batalla, y el capitán Winston (Robert Duvall), que ha caído en estado catatónico, tras haber permanecido escondido durante más de un año en el sótano de un edificio en Alemania. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Captain Newman, M.D.
Duración
126 min.
Guion
Richard L. Breen, Henry Ephron, Phoebe Ephron (Novela: Leo Rosten)
Música
Frank Skinner
Fotografía
Russell Metty
Productora
Brentwood Productions / Universal Pictures
Género
Comedia Drama Bélico Ejército II Guerra Mundial
7
Capitán Peck
David Miller fue un director de segunda fila que tiene en su haber películas interesantes como ésta, "Un grito en la niebla", o su mejor, "Los valientes andan solos".

El capitán Newman es el jefe de psiquiatría de una base del ejército, allí se encargan de los soldados, capitanes, tenientes etc... que regresan de la guerra con ciertos traumas, una vez recuperados son devueltos otra vez al campo de batalla.

El resultado de esta película es el de una comedia dramática anti belicista, que posee un guión sólido pero que en ocasiones flojea, aunque se mantiene firme la mayor parte del metraje.

El reparto quizás sea lo más atractivo de la película, con un Gregory Peck que como sabemos la comedia no fue su fuerte pero que no obstante no lo hace nada mal. Tony Curtis siempre está muy bien en este tipo de papeles. Bobby Darin, de profesión cantante, realiza una curiosa interpretación por la cual fue nominada al oscar. El siempre correcto Robert Duvall que vuelve a trabajar con Peck despues de su papel emblemático en "Matar a un ruiseñor".

En resumen, una buena película, sin más.
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
SONRISA, CARCAJADA Y SENTIDO DEL HUMOR
El capitán Newman dirige el centro psiquiátrico de un enorme complejo militar hospitalario. Los altos mandos, aún sabiendo que es un gran profesional, le ponen trabas continuamente a su trabajo.
Sin duda una película muy interesante y muy entretenida pero también muy irregular en muchos aspectos. Miller ha sido valiente, ha querido ahondar en el complicado y difícil mundo de la psiquiatría y ha salido airoso a medias. A medias porque ha sabido reflejar en toda su crudeza el caso de algunos pacientes pero, a la media vuelta -digámoslo así- nos ha hecho soltar la carcajada. Si nos hubiera provocado una media sonrisa nos habría aliviado, pero el personaje de Tony Curtis nos hace reir a mandíbula batiente. Por lo tanto, el desequilibrio drama-comedia se impone a la profundidad y seriedad del tema tratado. Porque, -y aquí hay que quitarse el sombrero ante Gregory Peck (como casi siempre)- el capitán Newman conoce la gravedad del asunto; se rebela contra los altos mandos, se deshace por dentro, llora sin llorar y, sobre todo, como hombre inteligente que es, usa el sentido del humor para que todo sea más llevadero.
Dos miradas de Peck-Newman resumen el sentir del personaje y el que refleja la propia historia. Tras la tremenda sesión de "zumo de metralla" a uno de los pacientes, Newman abre las láminas de una cortina veneciana y mira al exterior, la cámara sólo filma sus ojos, el dolor que hay en ellos. Meses más tarde, en el aeródromo, el mismo paciente ya curado embarca de nuevo hacia la guerra. La cámara recoge el rostro de Newman despidiéndose. La mirada vuelve a ser triste. Todos sabemos por qué.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil