arrow

The Blacklist (Serie de TV) (2013)

The Blacklist (Serie de TV)
Trailer
6,4
4.665
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (2013-Actualidad). El criminal más buscado del mundo, Thomas Raymond Reddington (James Spader), se entrega misteriosamente y se ofrece a delatar a todos los que alguna vez han colaborado con él. Su única condición: sólo colaborará con Elisabeth Keen (Megan Boone), una nueva agente del FBI, con quien parece tener alguna conexión que ella desconoce. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Blacklist (TV Series)
Duración
42 min.
Guion
Jon Bokenkamp, Brandon Margolis, Brandon Sonnier, Amanda Kate Shuman, Lukas Reiter, Brian Studler, J.R. Orci, John Eisendrath, Daniel Knauf, Jason George, Daniel Cerone, Vincent Angell, Jim Campolongo, Dawn DeNoon, Dave Metzger, Kristen Reidel, Joe Carnahan, Patrick Massett, John Zinman, Adam Sussman, Michael Ostrowski, Jonathan Shapiro, Dave Thomas, Taylor Martin, Peter Noah, Chap Taylor, Marisa Tam, John C. Kelley, Wendy West, Elizabeth Benjamin, Richard D'Ovidio, Anthony Sparks, Daniel Voll, Nicole Phillips, Kim Newton, Noah Schechter
Música
Dave Porter, James S. Levine
Fotografía
Yasu Tanida
Productora
Emitida por NBC; Davis Entertainment / Sony Pictures Television
Género
Serie de TV Intriga Drama Crimen Espionaje
4
Serie con problemas
Esta serie es una mezcla extraña de acción y sensiblería que difícilmente satisface a los aficionados de ninguno de los dos estilos. La premisa es increíble, y el desarrollo de las situaciones exige gran cantidad de "supresión de la incredulidad" por parte del espectador, pero eso es así en muchas series de acción, se le podría perdonar. La repetición de los mismos esquemas en todos los episodios es un poco cansina. Siempre tienen que descubrir dónde se va a producir el ataque cinco minutos antes de que se produzca, y siempre parecen ignorar que hay algo llamado teléfono para llamar a la policía que esté más cerca. No, siempre llegan ellos al escenario de cada crimen, chirriando ruedas, normalmente minutos demasiado tarde. Y eso que la parte de "acción" es la parte buena. En ese apartado, James Spader se me hace creíble en su interpretación, lo que ya es mucho.

La que no se me hace creíble es la prota femenina, que tiene cara de magdalena, y aproximadamente la misma expresividad. No le ayuda un doblaje chirriante, pero probablemente nada podría ayudarle. No me la creo ni como agente del FBI, ni como tía dura, ni como investigadora, ni como nada que no sea madre amantísima arropando a un bebé. Cada vez que la serie se centra en ella para dar la paletada "emocional", hay que recurrir al avance rápido. Pero bueno, a lo mejor soy sólo yo. En cualquier caso la mezcolanza (acción y melodrama) no creo que me gustase ni con una actriz creíble en el papel. No me imagino mucho cuál es el público objetivo. Quizás quieran dar un poco de azúcar a las espectadoras, para que no protesten demasiado porque se ponga la serie.

En resumen, floja.
[Leer más +]
22 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Spader con la serie a cuestas
No se le puede hacer reproche alguno al bueno de Spader, ya que una serie con un -no corto- elenco, deja todo el peso sobre sus hombros. Tampoco se puede negar que su co-protagonista ha evolucionado, las cosas como son; pero voy a ir por temporadas.
La primera me sorprendió grátamente, pues no me gustan las series con temporadas largas y ésta consiguió engancharme y acabar en "Berlin: conclusion" con un: ¡Quiero más! De los 22 episodios pocos fueron a parar al saco de "flojos"; tenía una trama interesante y los "blacklister" eran originales.
La temporada 2 arrancó con fuerza, incluyendo personajes "esperados" y dando un giro curioso a la trama; pero se notó cómo los responsables se iban quedando sin ideas para los antagonistas. El Gran Misterio continuó a pesar de que ya aburría. La temporada acabó con un nuevo giro y la promesa de una tercera llena de acción y respuestas.
Y llegó la tres.... y los 10 primeros episodios no tienen reproche alguno; en pantalla prácticamente los 40 minutos, los dos protagonistas y sus aventuras a lo Bonnie & Clyde; los actores tienen química y, como en la primera temporada, supieron sacar partido de ello. Pero con el episodio 11 llegó la decadencia total y absoluta, el absurdo más grande y la tremenda decepción tanto en fans como en audiencia. A falta de ocho episodios, el señor Bokemcamp aun puede hacer algo para salvar su serie; pero sólo si aprieta un poco las tuercas al equipo que le rodea (sigo salvando a Spader que, como dije, no hay nada que reprochar)

Lo bueno: la química de sus protagonistas. Los dobles episodios (mitad y final de temporada) y que han empezado a dar, con cuentagotas, alguna respuesta.
Lo malo: el pesado de Tom Keen (sobreactuado y pedante como el solo e innecesario), secundarios aburridos y sin definir (lo siento por Klattenhoff pero ese papel de federal cliché lo haría mejor un ficus) y el hecho de que en la temporada 1 (así como varias veces a lo largo de la 2 y 3) ya se respondió a la archiconocida y machacante pregunta "¿Es su padre?" con resultado negativo, sigan con el tema (me sorprende que a día de hoy aun haya gente que piense que sí lo es, y más habida cuenta del descarado flirteo de Reddington hacia Elizabeth. Que si ven esas maneras como algo paternal, quizás deberían buscarse ayuda profesional; o legal si es que sus padres/madres actúan así con ellos)

Concluyo con que me quedo con las dos primeras temporadas, parte de la tercera y a la espera de que redirijan con sabiduría la trama y la ya anunciada temporada 4 (y la posible 5) me hagan recuperar la fe en la serie. Mientras tanto, seguiré disfrutando de las escenas de Spader, que son oro puro.
[Leer más +]
11 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1