arrow

A tiro limpio (1963)

A tiro limpio
Trailer
6,4
513
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Para crear una banda de atracadores, Martín y Antoine se ponen en contacto con Román para que les consiga armas y un cuarto hombre. Román convence a Picas, un antiguo atracador que ahora trabaja en una masía. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
A tiro limpio
Duración
86 min.
Guion
Miguel Cussó, Francisco Pérez-Dolz, José María Ricarte (Historia: José María Ricarte )
Música
Francisco Martínez Tudó
Fotografía
Francisco Marín (B&W)
Productora
Producciones Balcázar
Género
Cine negro Crimen Robos & Atracos
7
A tiros
Primer largometraje de Francisco Pérez-Dolz Riba (Madrid, 1922). El guión, de Miquel Cussó, José Mª Ricarte y Francisco Pérez-Dolz, desarrolla un argumento de José Mª. Ricarte, inspirado libremente en las actividades delictivas de Francisco Sabater Llopart (1913-60) y Josep Lluís Facerías (1920-57), anarquistas y luchadores antifranquistas. Se rueda en escenarios (interiores y exteriores) de Barcelona y en los estudios Buch-Sanjuán (Barcelona). Producido por Francisco Balcázar para Balcázar P. C., se estrena el 2-IX-1963 (Barcelona).

La acción dramática tiene lugar en Barcelona a lo largo de unas pocas semanas de enero de 1963. Martín (Peña) y Antoine (Novales) son dos comunistas que llegan a Barcelona procedentes de Toulouse (Francia) con el propósito de realizar acciones desestabilizadoras contrarias el Régimen y conseguir algunos fondos que les permitan salir de la pobreza en la que viven. Contactan con un antiguo camarada, Román Campos (Suárez), y éste pide la colaboración a su amigo Jordi Abad “el Picas” (Otero), que dispone de varias metralletas y pistolas. Martín, líder del grupo, es autoritario, intransigente, cruel, misógino y trata de dar salida a su sadismo a través de las actividades delictivas. Antoine es un delincuente aficionado a las emociones fuertes y es de personalidad infantil y dependiente. Román es un ex activista político que gestiona con su padre y su hermana un lavadero abierto al público. Desea escapar de la pobreza. José Abad, “el Picas”, tras cuatro años de prisión por atraco a una joyería, se ha retirado a la finca familiar, la massia “Can Picas”, donde vive con la madre y la mujer.

El film suma drama, crimen, cine negro, thriller y análisis social. Explora la realidad de la simbiosis que se da en la posguerra española entre el activismo político antifranquista y acciones delictivas planeadas y ejecutadas con el propósito de desestabilización política y obtención de recursos con los que aliviar la indigencia y la desesperación personal. El film se inspira en las figuras de dos anarquistas famosos en su momento, activos en Barcelona, que la cinta presenta como ex activistas comunistas relacionados con Toulouse y su escuela de formación de militantes (16, rue Lacordaire, Toulouse).

La película bebe en la tradición del cine negro americano clásico, en las experiencias de la ficción criminal (literatura y cine) de Barcelona en 1950-63 y en el cine renovador recién aportado por la “nouvelle vague” francesa. Del cine americano toma sin dogmatismos los parámetros del género (paranoia, afanes de venganza, fatalismo...) y sus personajes (mujer fatal, líder sanguinario...). Del cine francés toma el realismo y naturalismo de la historia, el rodaje en escenarios exteriores, la primacía del autor, etc. De la tradición barcelonesa toma el encaje del relato en la historia de la ciudad y del país (represión política, dirigismo cultural...).

(Sigue en el “spoiler” sin desvelar partes del argumento)
[Leer más +]
40 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La Barcelona a primeros de los sesenta
Mis comentarios se basan en haber visto la película 47 años después de haber sido producida. En su visión de hoy me han impresionado los lavaderos públicos, los parkings, la estación de tren, las casas abandonadas, el ambiente de las calles y bares de Barcelona, los grises, las barcas mejilloneras, el escrutinio de quinielas y un largo etc. Si la hubiera visto en los años sesenta, probablemente ninguna de estas cosas que hoy me han impresionado, me hubiera llamado la atención.

Aparte de este aspecto subjetivo y emocional que produce el paso del tiempo, creo que la película estuvo ya concebida des de un principio como una especie de documental que buscaba precisamente captar el ambiente de la Barcelona de los sesenta, con algunos interesantísimos flashes de modernidad, impropios de la época, como la sutil relación - mutilada por la censura - entre dos atracadores, el machismo de otro, mostrado en forma peyorativa, y hasta creo que pretende mostrar o insinuar la depresión cultural de la época.

También es de alto interés la fotografía, con algunos enfoques eficaces e imaginativos: escalera de casa abandonada, aseos y depósito de water, ahorcado - imagen censurada -, bar del altillo de la estación, entre otras.

He salido satisfecho y la recomiendo.
[Leer más +]
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil