arrow

El hombre que nunca estuvo allí (2001)

El hombre que nunca estuvo allí
Trailer
7,3
28.546
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Verano de 1949. Ed Crane (Billy Bob Thornton), un introvertido barbero de un pueblecito del norte de California, se siente insatisfecho de su rutinaria vida. Las infidelidades de su mujer (Frances McDormand) le brindan la oportunidad de ejercer un chantaje que podría ayudarle a cambiar su apática existencia. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Man Who Wasn't There
Duración
116 min.
Guion
Joel Coen, Ethan Coen
Música
Carter Burwell
Fotografía
Roger Deakins (B&W)
Productora
USA Films
Género
Drama Cine negro Comedia negra Años 40 Crimen Neo-noir
9
Nicotina con patas
Esto era un cigarro a un hombre pegado. Silenciosas fumaradas que adquieren todo tipo de formas, que se mezclan con el ambiente creando imaginarias volutas de humo, a conveniencia de quien las observa. Esta es la historia de un barbero florero, casi diríamos que simple adorno en el escenario de la vida, casi diríamos que insignificante sombra al servicio del protagonismo de otros.

Desconfiad de los silencios. Desconfiad del mudo. Desconfiad de las apariencias. Desconfiad de aquel a quien no veis, o de aquel a quien no queréis ver. Porque en esta historia el protagonista es ese peluquero. El humilde se erige en detonante de los acontecimientos, en eje del desarrollo y en la razón del desenlace. Un dócil marido que se deja llevar por las circunstancias, que no discute las cartas que la vida le ha brindado... pero que, sin rebelarse, tiene imaginación jugando.

Hablamos de una infidelidad que deriva en chantaje, de un crimen que se convierte en espectáculo judicial y de una negrísima posguerra cargada de desengaños e ilusiones. Giros en el guión que parecen calibradas piruetas de baile, por lo inesperadas pero también por lo naturales. Temores que se diluyen en incompetencias y tranquilidad perturbada por equivalentes ineptitudes. Un regalo a la intriga sin estridencias, al suspense sin sobresaltos.

Esta barbaridad a medio camino entre el homenaje al mejor cine de los cuarenta y el renacimiento del nuevo cine negro ha sido obra de los Coen, y ya está siendo señalada como su mejor obra, lo cual es encumbrarla en lo más alto del panorama actual. El nicótico rasurador en cuestión se encuentra a cargo del brillante Billy Bob Thornton, en una extraña paradoja de permanente ausencia y absoluto acaparamiento de todo el metraje. Su mujer es la imprescindible Frances McDormand, ajustadísima en su papel, para sorpresa de quienes no la conocieran. El resto del reparto incluye nombres como James Gandolfini, no demasiado aprovechado y conocido para el gran público por su papel de matón en la olvidable (pido disculpas a los fans de la Roberts o del Pitt) “The mexican” o a la joven Scarlet Johansson, que ya vimos en la maravillosa “Ghost World” y a quien habrá que seguir de cerca.

Pero ¡ojo!, es en blanco y negro. No hay fuegos artificiales, ni tiros, ni sonrosaditas escenas de pasión. Pero ya sabéis: desconfiad del silencioso, desconfiad del discreto... quizás sepa más que aquél que tanto tiempo pierde en llamar la atención.
[Leer más +]
122 de 145 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Un hombre que sin querer, deja huella.
Tengo que empezar por decir, que no todas las películas de los hermanos Coen me gustan, lo que no puedo negar es que son unos genios del séptimo arte.

Y lo demuestran en la cinta que estamos comentando, pues utilizan el blanco y negro con un nivel elevadísimo de acierto, así como unos claroscuros muy eficaces, lo mismo ocurre con la fotografía de Roger Deakins bellísima en todo momento y que le valió la nominación al Oscar. Un fenomenal guión, con el típico ritmo lento pero constante en cuanto al avance de la historia, para que el espectador no pierda ningún detalle de la historia, permitiendo que al final todas las piezas del puzzle vayan encajando.

Solamente faltaba encontrar un actor como Billy Bob Thornton, actor camaleónico donde los haya, en mi opinión uno de los actores, que sin tener tanto nombre como otros, siempre realiza a la perfección, el papel que le pongas por delante. En este caso, es un Ed Crane, hombre sumido en la rutina, callado, con su cigarro siempre en la boca, inexpresivo, su corazón casi no palpita, y cuyos pensamientos más recónditos (geniales) que desarrollan a modo de monólogo relatando en "off" los hechos sucedidos, hacen de dicho personaje nada menos que un filosofo urbano.

Un resto de actores perfecto, destacando como siempre en sus películas Frances McDormand, James Gandolfini, Scarlett Johansson, Jon Polito, Etc.

¿Cuántos seres habrá por el mundo, muy parecidos a Ed Crane?, yo personalmente creo que muchísimos, con una vida anodina, sin cambios ni alteraciones de ningún tipo, y sumidos en un vivir sin pensar, dejando transcurrir la vida lentamente hasta su final, de una forma monótona y aburrida, la suerte de muchos de ellos es que quizás no sen den cuenta de lo que sucede a su alrededor.
[Leer más +]
98 de 106 usuarios han encontrado esta crítica útil