arrow

An Education (2009)

An Education
Trailer
6,6
22.818
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jenny, una atractiva y brillante estudiante de 16 años (Carey Mulligan) que vive en un tranquilo barrio londinense, sólo piensa en estudiar para poder ir a Oxford. Pero un día conoce a Brit (Peter Sarsgaard), un tipo seductor de 35 años, que la corteja con cenas elegantes, clubs y viajes con sus divertidos amigos Danny (Dominic Cooper) y Helen (Rosamund Pike). Así las cosas, las convicciones de Jenny se tambalean y se verá obligada a elegir entre seguir con Brit y su ajetreada vida o bien ir a la Universidad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
An Education
Duración
95 min.
Estreno
26 de febrero de 2010
Guion
Nick Hornby (Libro: Lynn Barber)
Música
Paul Englishby
Fotografía
John de Borman
Productora
BBC Films / Endgame Entertainment / Finola Dwyer Productions / Wildgaze Films
Género
Drama Romance Años 60 Enseñanza
5
Sentimientos contradictorios.
Al comenzar la cinta, los primero que me llamó la atención fue la naturalidad y las impresionantes actuaciones de la chica protagonista (Carey Mulligan) y de su padre (Alfred Molina). Cuando la cinta avanza algo más, sencillamente no me estaba creyendo la evolución de la relación entre este seductor y vividor treintañero con cara de Peter Sarsgaarg y la chica de dieciséis años, que ciertamente aparenta ser muy madura para su edad (es capaz de entablar conversaciones de música, de saber comportarse en sociedad y todo lo que conlleva la vida adulta). Todavía me creí menos la reacción de los padres ante esta relación. Y, desgraciadamente, para variar (¡viva el tópico!), es una relación que desemboca en lo que desemboca.
Mi sentimiento de extrañeza se vio aligerado cuando alguien más listo que yo me dijo que a su abuela la presionaron desde muy joven para casarse con alguien bastante, bastante mayor que ella ya que, aunque una educación básica era bien vista (por muy avanzada que fuese), que una mujer fuese a la universidad era una meta secundaria ante la perspectiva de que un marido te solucionase la vida.
Y esta es la parte que más me gusta de la película: ese dilema tan moderno ante el que una adolescente, asaltada por el glamour, la moda, la fiesta... lo divertido, debe optar entre eso o algo que va a ser mucho más aburrido, va a conllevar más esfuerzo y no tiene beneficios inmediatos: la cultura y la formación personal, precisamente, lo que más me gusta de esta inolvidable chica de 16 años, donde reside la mayor parte de su atractivo.
Ante ello, debe tomar una decisión. Siempre se ha de tomar una, y una detrás de otra, aceptando los errores, aprendiendo de ellos y no culpando a los demás de las elecciones propias (en esta parte casi final de película se comporta, sin duda, como una chica de 16... o menos). Habrá decepciones y alegrías, claro. Ríe o llora entonces, pero sigue adelante.
Y la chica aprende una de esas lecciones que no se enseñan en la escuela y que podía haber sido una de sentido contrario o de otros muchos sentidos.
Una película que merece la pena por la actuación de los personajes y varias partes de la historia, pero que dudo mucho que vuelva a visionar.
[Leer más +]
96 de 114 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Una sorpresa
Una joven enamorada de Francia y lo que representa, una perfecta y bella estudiante, en la flor de la vida, que además toca el chelo y se debe a una familia bastante rígida, conoce a un atractivo hombre de treintaitantos y surge la chispa. ¿Te suena, no? Pues olvídate de todo lo que has visto y prepárate para descubrir el cine de Lone Scherfig, la realizadora danesa que conquistó a gran parte de público con la fantástica "Italiano para principiantes". "Una educación" es la cinta independiente que cada año se cuela en los premios internacionales, el film no americano que consigue este honor, como el año pasado ya fuese la (tremendamente inferior) Happy Go-Lucky. Lo que sorprende es que los honores y premios, o al menos las menciones y nominaciones, por una vez sean merecidos y no atiendan únicamente al snobismo de los académicos sino a una calidad real, palpable.

Quizá no sea "Una educación" una película de guión, al menos no en un sentido estricto. Tenemos varios tics que se han visto en otras producciones, la relación principal no es novedosa, tampoco lo son los padres de la joven. Lo que sorprende desde el minuto uno son las colosales interpretaciones no sólo de la multinominada Carey Mulligan, sobresaliente en su papel de inocente lolita, sino de todo el resto del reparto. Peter Sarsgaard da la talla como ha venido haciendo desde hace un tiempo, presentando todo tipo de registros para darle a su personaje matices y un carisma sin igual, al igual que sucede con sus compañeros de correrías, un buen Dominic Cooper y la bellísima Rosamund Pike, que a pesar de ser una simple secundaria enamora a la cámara en cada aparición (con un look que recuerda a la Catherine Deneuve de Belle de Jour). Alfred Molina, gigantesco como padre de Carey (la escena en la que habla con la joven a través de la puerta es brillante), unas notables Olivia Williams y Emma Thompson como profesora y directora respectivamente, e incluso un delicioso cameo de Sally Hawkins (que cuanto menos habla mejor actúa) completan uno de los repartos más sólidos del pasado año, sin nada que envidiar a films de mayor envergadura como "Malditos bastardos".

Siendo un film de interpretaciones, con un guión donde más que a los propios hechos -que bien podrían calificarse de triviales, en la mayoría de los casos- se le da importancia a los personajes, buscando crear sentimientos y emociones, vínculos con el espectador. Y funciona. "Una educación" no es una comedia romántica, no es un dramón, tampoco es una cosa empalagosa como "El diario de Noa". Es un híbrido, que ofrece lo mejor de ambos mundos, que a pesar de ofrecer una moraleja y no distanciarse de ciertos tópicos, sobresale gracias a un trabajo interpretativo sobresaliente y unas labores técnicas (dirección, fotografía, música) realmente notables. Uno de los mejores films de 2009 que, eso sí, recomendaría ver en versión original para poder apreciar los matices de las interpretaciones. En este caso, más que nunca, merece la pena.
[Leer más +]
89 de 104 usuarios han encontrado esta crítica útil