arrow

La pimpinela escarlata (TV) (1982)

La pimpinela escarlata (TV)
Trailer
5,6
125
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Revolución Francesa, 1795. Durante la Época del Terror, un misterioso noble inglés conocido como "La Pimpinela Escarlata" libera de la guillotina a aristócratas, campesinos y sacerdotes. En sociedad se presenta como el vanidoso y frívolo Sir Percy Blakeney. La atracción que Pimpinela siente por Margarita St Just, una actriz relacionada con Robespierre, le causará problemas a la hora de rescatar al Delfín, hijo de Luis XVI y María Antonieta y heredero del trono francés . (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Scarlet Pimpernel (TV)
Duración
142 min.
Guion
William Bast
Música
Nick Bicât
Fotografía
Dennis C. Lewiston
Productora
Edgar J. Scherick Associates / London Film Productions
Género
Drama Romance Acción Revolución Francesa Telefilm
7
El héroe de otros tiempos
La honorabilidad, el altruismo, el heroísmo en pos de los desfavorecidos y desafortunados concurren entre los numerosos valores de la Pimpinela, además de ser un simpático noble inglés, lo cual parece un oxímoron, por lo de simpático e inglés. Anthony Andrews le da juego a un papel difícil, de esos que si lo sobreinterpretas caes en lo paródico y ridículo. No es así, la simpatía que suscita contrarresta ciertos dejes de autoparodia. Ian McKellen fantástico. Jane Seymour magnífica y guapísima. En resumen, una nueva versión de la Pimpinela muy conseguida. Cine familiar de aventuras muy recomendable. Garantizado el entretenimiento.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Sobreactuada opereta
Cuando me enteré que había una versión de la Pimpinela Escarlata más interesante que la televisada en 1999 me mostré muy interesada. Pero el hecho de que trabajara Anthony Andrews me hizo tener pocas esperanzas antes de verla, por ciertos trailers.
Y el resultado ha sido el que me imaginaba: pretenden abarcar demasiado, hacer demasiada gracia, mostrarse a la vez románticos, valientes e imaginativos. Es una cinta pretenciosa por ello. El papel de Perçy siempre me ha parecido un reto para cualquier actor que se atreva a lidiar con él. Con cara de pocos amigos, su personaje se convierte en una especie de Dr. Jekyll & Mister Hyde la mayor parte del tiempo, mientras Jane Seymour pone morritos al espejo y no sabe lo que hacer con tanto pelucón. En resumen, actuaciones bajas, exageradas hasta la médula para mayor decepción de la cinta. Ian McKellen es un pobre payasito del que todos se ríen, el tono va cada vez más lento y el suspense no existe. La pimpinela ha cambiado mucho.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil