arrow

La desaparición de Eleanor Rigby: Ellos (2014)

La desaparición de Eleanor Rigby: Ellos
Trailer
5,8
2.993
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Eleanor y Conor son un matrimonio neoyorquino al que, un día, un terrible golpe del destino en forma de tragedia hace añicos sus vidas y su relación. Ella desaparece de la vida de Conor y vuelve a casa de sus padres. Él quiere ponerse en contacto con ella, pero ésta se niega. Ambos tendrán entonces que esforzarse en sobrellevar la desgracia y, quizá sólo así, recuperar su amor. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Disappearance of Eleanor Rigby: Them
Duración
119 min.
Estreno
3 de octubre de 2014
Guion
Ned Benson
Música
Ryan Lott
Fotografía
Christopher Blauvelt
Productora
The Weinstein Company / Myriad Pictures
Género
Romance Drama Drama romántico
6
Por encima de la media, sin llegar a la excelencia
Es curiosa la trayectoria -por problemática- de un debutante como Ned Benson: consiguió financiación para hacer dos películas complementarias, que se enfocarían desde puntos de vista opuestos de una pareja para así mostrar un retrato fidenigno y sólido de esta unión, y tras filmarlos con dos nombres tan importantes como Jessica Chastain y James McAvoy consiguieron estrenarse el año pasado en el Festival de Toronto. Sin embargo, llegó cierto personaje llamado Harvey Weinstein y decidió que aquello no podía estrenarse, ordenando a Benson remontar la película en una sola. De 190 minutos -95 por cada película individual- pasamos a un largometraje de algo menos de dos horas. Y no sé si es porque conocemos la situación que hay detrás del proyecto, que es posible que ya -al menos en mi caso- impida aceptar cualquier otra opción, pero el resultado de lo que vemos en pantalla deja entrever esos cortes. El montaje, llamado 'Them' (Ellos), tiene fisuras.

"La desaparición de Eleanor Rigby" funciona no obstante porque su material es bueno, porque Benson sabe lo que hacer con una cámara y porque su materia prima en tema actoral es dinamita pura. Chastain, como siempre, está espectacular, y McAvoy demuestra que cuando le saben llevar puede dar mucho de sí, algo que ya hacía falta porque sus últimas elecciones en según qué películas habían debilitado considerablemente su imagen. El éxito del film es evitar los lugares comunes del 90% del cine romántico internacional, de esta forma, se toman atajos y apenas se cae en el sentimentalismo, funcionando un poco en la línea de "Boyhood" de Richard Linklater no tanto en la construcción de la vida a través del tiempo como en la selección de los momentos determinantes en una relación que nace, se rompe y reconstruye a medida que progresa el tiempo. Sabemos que hay un problema pero se va dejando entrever poco a poco y en realidad el tono es moderadamente tranquilo, sin grandes excesos. Hay un buen trabajo de contención por las partes implicadas, en definitiva.

Sin ser una gran película, eso por descontado, tengo claro que "La desaparición de Eleanor Rigby" ofrece suficientes estímulos como para recomendarla muy por encima del 95% del cine romántico norteamericano, independiente o comercial. Es una película de atajos, bien de forma forzada -ese montaje impuesto desde la producción- o buscada -elipsis bien construidas-, que explota el material que tiene entre manos y que podría evitarse según qué cosas; peor la perfección no existe. Y eso es algo que ni el rostro de Chastain puede hacernos olvidar mientras observamos una película como la presente, con un final -ya puestos- magnífico.
[Leer más +]
30 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La construcción del Them
"Eleanor Rigby" era un díptico subjetivo: His y Her. Hoy llega la versión Them.

Un montaje recortado y adaptado a los tiempos de Twitter. Más corto. Más fugaz. Más efímero. Más frágil y más mutilado. Confiemos dé más dinero, más fortuna y más gloria a quién obligó a Ned Benson a realizar tal estrategia comercial.

El caso, tras la amputación fílmica, nos encontramos con la construcción de la ruptura entre Eleanor y Conor. Lejos de ser una contradicción, aquí se construye con cenizas, con tacto y mucha paciencia. Aunque al principio existe un elemento trágico que se va haciendo evidente a medida que pasa la película, la cámara no se centra en ese detalle desencadenador y tremendamente insoportable. Sino que persigue la búsqueda de la joven pareja del nosotros-en-drama.

¿Cómo romper, de la mejor manera, siete años de relación?

En toda pareja que se ama existen ciertos códigos internos. Toda una gramática emocional basada en las cosa buenas y malas de la vida en común. Escribir encima de los buenos tiempos es lo que hacen, por lo general, las comedias románticas. Escribir encharcados en los peores tiempos es lo que hace Ned Benson en esta desaparición. La pregunta es ¿cómo separarse de alguien a quién amas? Lejos de ser una cuestión trivial y ligera, lo cierto es que oculta una constante emocional, ciertamente contradictoria, que palpita lenta y silenciosamente en el corazón de muchas relaciones. Ellos se lanzan al vacío y lo que vemos es la lenta afinación armónica de los instrumentos corporales del dúo. La construcción del them. En un momento de la película ella pregunta a su padre, ¿cuál es el secreto para mantener una relación con otra persona durante tanto tiempo? La respuesta nos la dirán con un final solvente.

La película se sustenta sobre el trabajo interpretativo de Jessica Chastain, primero, y de James McAvoy, después. Ella carga de luz y de oscuridad toda la cinta. Él responde y persigue a la pelirroja como puede. McAvoy consigue construir un chico transparente, contradictorio, algo lento, temperamental y sincero, pero Chastain no construye un personaje. Urbaniza una figura emocional. Es una bomba contenida durante toda la película. Elegante, alocada, firme, insegura, absorta, triste, fantasiosa o tímida según convenga. Salta de un registro a otro sin que se le escape el centro. Un trabajo que hacía tiempo no veía.
[Leer más +]
18 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil