arrow

El ultimátum de Bourne (2007)

El ultimátum de Bourne
Trailer
7,2
79.323
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tercera entrega de las aventuras del agente Jason Bourne, que sigue investigando quién es y qué hay realmente detrás del programa secreto de la CIA llamado Treadstone. Un reportero británico de "The Guardian" le pone sobre una nueva pista facilitándole el nombre de Blackbriar. Bourne dará con él en Londres, en un intento de encajar las últimas piezas de ese pasado que él aún intenta recuperar. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Bourne Ultimatum
Duración
111 min.
Estreno
14 de agosto de 2007
Guion
Tony Gilroy, Scott Z. Burns, George Nolfi (Novela: Robert Ludlum)
Música
John Powell
Fotografía
Oliver Wood
Productora
Universal Pictures
Género
Acción Thriller Intriga Espionaje Secuela
Grupos  Novedad
Saga Bourne
8
Here comes the story of a Hurricane... parte III
Si Hitchcock decía que la premisa básica de su cine era que el espectador pudiera salir durante dos horas de su vida, y especialmente de todos sus problemas, y vivir la vida, probablemente más interesante, de otros, El ultimátum de Bourne lo ha conseguido de manera casi perfecta. Y, para resumir lo que viene a ser la saga de Bourne, y muy especialmente esta tercera parte, citaré al maestro de maestros, Homer Simpson: Uno no se mete en la cama con Max Powers, ¡¡¡Se abrocha el cinturón de seguridad y goza!!!. Sería imposible definir esta película de otro modo que no sea un torbellino de adrenalina. Una trilogía construída a modo de castillo de naipes, con una precisión milimétrica, conectando todo de forma asombrosa, para un apoteósico y catártico final.

El gran artífice de todo ello es el señor Greengrass, apoyado de forma soberbia por el guionista Tony Gilroy, y por un brillante Matt Damon, que parece haber trasladado al hombre sin nombre de Leone a pleno siglo XXI, con una forma de actuar calcada, basada en actuar primero, y hablar después, y esto hacerlo a base de latigazos. El guión bebe de constantes conexiones con la primera entrega, sacando momentos calcados para explicar de manera magistral los sentimientos del frío Bourne, con algunos retazos de la segunda parte, como el brillante momento cara a cara con el tirador tras la persecución, amén de servir como conexiones geniales para la historia, a modo de un brillante rompecabezas construido de forma concienzuda. Los secundarios por fin han sido trabajados, y algunos, como el personaje de Strathairn, dan una lección interpretativa, aunque quizás el punto a destacar es el sentimiento empático de Joan Allen hacia Bourne, y el por fin desarrollo del personaje de Julia Stiles, que ha ido ganando en importancia con cada película.

Punto y aparte merece hablar de la tarea del director. Si ya con Domingo sangriento apuntó un talento a seguir, especialmente en el manejo de la cámara, aquí lo termina de confirmar, elevando El ultimátum a la categoría de tesis doctoral sobre la puesta en escena y la planificación cinematográfica. En muchas de estas películas, uno se da cuenta de que el mayor defecto es la incapacidad del director para tirar para adelante con las escenas más espectaculares, dejándoselas siempre a la segunda unidad, que hacen un trabajo calcado a otros, de forma artesanal, más bien cutre. Greengrass no, él coge una persecución y, siguiendo la premisa básica de Indiana Jones de salir de un peligro para caer en otro mayor aún, hace de sus escenas de acción auténticas joyas. No veía una persecución a pie tan bien ejecutada desde aquella en que Carlito Brigante huía de unos mafiosos italianos al final de Carlito's way. La escena de la estación en Londres es una muestra de control total, de director superdotado para esto, de un dominio del lenguaje cinematográfico en todos sus ámbitos simplemente espectacular. Un thriller modélico.
[Leer más +]
91 de 107 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El recuerdo de Bourne
Magistral. Empezaré diciendo que nunca había visto una manera de filmar tan sumamente trepidante. La cámara no filma la acción, la cámara ES la acción. La filmación alcanza un nivel de realismo que roza el documental. No me puedo explicar como se han rodado algunas de las escenas, supongo que con una magnífica planificación y con un equipo super profesional. Las distintas localizaciones (entre las que se encuentra Madrid) están muy bien escogidas, se evita caer en cualquier tópico y se adopta una postura neutral y respetuosa, elemento muy típico en las películas de Paul Greengrass.

Hasta aquí una valoración técnica. En cuanto a la trama creo que El ultimátum de Bourne es la más "digerible" de entender de toda la trilogía. Conforme va avanzando la película vamos descubriendo con el protagonista numerosos secretos a través de flashbacks y la ayuda de algunos "cooperantes". Todo en la historia encaja a la perfección, se atan todos los cabos hasta el más mínimo detalle (ver el spoiler). La historia no es la típica historia de espías sino algo mucho más complejo donde los intereses de un país están por encima de la moral y la dignidad del individuo. Bourne no representa a un héroe sino más bien a todo lo contrario. Un tipo con dignidad incapaz de de hacer el mal por el mal (ver el spoiler) y que su único objetivo es descubrir su pasado para situarse en su presente. Entiendo ahora las declaraciones de Damon en las que calificaba a James Bond de asesino, y es que si ves la trilogía completa de Bourne entiendes perfectamente a que se refiere.

Con esta trilogía, no sólo se ha iniciado una nueva forma de entender un determinado tipo de cine sino que con ella se muestra ante nuestros ojos una profunda reflexión sobre el sistema en el que vivimos, donde ya han dejado de existir héroes y villanos y donde lo más importante es descubrir quienes somos verdaderamente y que queremos hacer con nuestra pequeña parcela de libertad.
[Leer más +]
52 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil