arrow

Tarzán y su compañera (1934)

Tarzán y su compañera
Trailer
6,3
1.347
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Harry Holt, un antiguo novio de Jane, se encuentra en África formando parte de una expedición que busca marfil en el mítico cementerio de los elefantes. El y su amigo Marlin Arlington esperan convencer a Jane para que vuelva con ellos a Londres. Pero Tarzán desaprueba su proyecto de saquear el cementerio. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Tarzan and His Mate
Duración
104 min.
Guion
Leon Gordon, Howard Emmet Rogers, James Kevin McGuinness (Personajes: Edgar Rice Burroughs)
Música
William Axt
Fotografía
Clyde De Vinna, Charles G. Clarke (B&W)
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer
Género
Aventuras Secuela
Grupos  Novedad
Tarzán
7
MODELITOS DE LA LÍNEA: "MÍNIMA EXPRESIÓN"
Ha sido reconocida unánimemente como la mejor película de la serie Tarzán por lo que, no habiendo visto toda la saga, como es mi caso, parece prudente prestar oídos a las críticas especializadas. Y lo hago con sumo gusto, debo reconocerlo, porque esta segunda aparición, de cinco, de Maureen O´Sullivan como Jane Parker es un absoluto lujazo.

Y es que, siendo importantes las dotes interpretativas, en películas como esta, llenas de exhuberancias tropicales, tales dotes quedan supeditadas a las naturales. Estoy por asegurar que en las Actor,s Escuelas de aquellos años no se preparaba a los alumnos para luchas con leones, panteras, rinocerontes y otros seres del Arca de Noé. Por tanto, buscando realismos y naturalidades, los interpretes debían acreditar en su curriculum vitae argumentos digamos diferentes. Las dotes culturistas y atléticas de Weissmuller significaban una buena credencial. En cuanto a Maureen resultaba conveniente un físico capaz de lanzarse en plongeon desde selváticas alturas hasta los brazos de aquel hombre simio "tan blanco como nosotros". Y ella, aunque sin salirse de la normalidad (no estamos hablando de Pamela Anderson ni de Ursula Andrews) lo acreditó suficientemente.

Y ahí reside uno de los créditos del film: La creíble naturalidad de Jane. Año 1934. La censura en horas bajas y Maureen O´Sullivan luciendo modelitos de la línea "mínima expresión". El director y los productores se dieron cuenta de que Tarzan, Jane y por supuesto Chita (en su primera aparición estelar) estaban en el África tropical (ya saben, la del negrito), que en el África tropical hace calor, y que además, salvo inoportunas interrupciones de Reyes Magos trayendo vestidos de Paris, medias de seda y perfumes (no flores), estaban solos, y que las únicas miradas "inoportunas" probablemente serían las de la mona inteligente, algún colibrí de bajos vuelos o un cocodrilo madrugador.

Y es que ese desperezador baño matinal tipo limones del Zambeeze o similar, con la star fresquita y al natural, es una agradable y delicadísima sorpresa y la visión de los juegos bajo el agua tipo Sirenita, un regalo, lindo y sobre todo limpio para nuestros ojos. Por lo averiguado, se hicieron tres tomas, aumentando en las otras dos, las dosis de recato, para que la película pudiera exhibirse en Estados con censuras más agresivas.

Como en la primera parte, el argumento retoma esa especie de mito de El Dorado que supone el cementerio de los elefantes. Tema aventurero por excelencia, que capta nuestro interés y que contribuye a aumentar nuestra valoración, a pesar de algunas evidentes imperfecciones, especialmente en lo que se refiere a las superposiciones de imágenes en las luchas con las fieras, al descuadre entre número de buanaminos iniciales y finales y a las revoluciones de algunas carreras de los protagonistas.

Pero se pasa bien. Y esas pequeñas cosas... pues las perdonamos.
[Leer más +]
25 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
JANE, LA PALABRA FAVORITA DE TARZÁN DE LOS MONOS
Dulzona segunda parte del conjunto de películas sobre Tarzán iniciado por el nadador olímpico Weissmuller, iniciada por "Tarzán de los monos". Y es que Tarzán ha habido muchos en el cine y también Janes pero la esencia siempre es la misma: El hombre-mono y Jane, el amor de su vida. Maureen O´Sullivan fue una de las primeras, y la que más marcada quedó en la retina del público. Una vez pasada la estrechez incial de la primera película ya Jane y Tarzán son una pareja estable en la selva y vienen dos hombres a visitarles con intenciones no muy serias. Distinta a la primera parte, no sólo es atrevida por los modelitos de ropa de los protagonistas en una época recatada sino por las escenas tan atrevidas que se insinúan, que incluso a mí me han llamado la atención, para ser de los años 30. Jane es lo que en Tarzán significa la civilización, la que le enseña modales y le da su razón de ser, es la mitad de él. Recientemente he visto otra película de Tarzán "Tarzán en Manhattan" y sale una Jane de taxista en la que los dos también se quedan como pareja, y lo más importante es que estén juntos estos dos personajes, Tarzán y Jane. En esta película que nos ocupa Tarzán y su mítico grito se sucede en la película con muchas escenas de animales y selva tropical, que es más dinámica y recogida que la primera y que va pidiendo a gritos una tercera. Maureen O Sullivan se iba haciendo mayor y Weissmuller también, no sólo como hombre-mono sino también como hombre-pez. Gran cinta.
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil