arrow

Alfred Hitchcock presenta: Cordero para la cena (TV) (1958)

7,2
353
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una fiel esposa y ama de casa recibe con ira la noticia de que su marido, el jefe de la policía, se ha enamorado de otra mujer y que quiere el divorcio. En un arrebato, golpea al hombre con una pata de cordero congelada y le provoca la muerte. En busca de la coartada perfecta, dice a la policía que en el momento del crimen ella no estaba en casa, que había ido a la tienda. El problema consiste en cómo hacer desaparecer el arma homicida. Episodio 3x28 de la serie "Alfred Hitchcock presenta". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Alfred Hitchcock Presents: Lamb to the Slaughter (TV)
Duración
26 min.
Guion
Roald Dahl
Fotografía
John L. Russell (B&W)
Productora
Shamley Productions / Columbia Broadcasting System (CBS)
Género
Intriga Crimen Serie [Alfred Hitchcock presenta]
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Roald Dahl
7
Preparando la cena
Alfred Hitchcock presenta: Lamb to the Slaughter (Cordero para la cena), temporada 3, episodio 28, dirigido por Alfred Hitchcock en 1958. Serio, callado y algo compungido, Hitch acepta sin rechistar la consecuencia de su situación; nuestro anfitrión ha sido apercibido por su descuidada actitud en un lugar donde la autoridad es muy severa al respecto, tras lo cual, por deferencia a los responsables del lugar y, antes de dar paso al episodio de hoy, Hitch accede a una petición.

Mary Maloney (Barbara Bel Geddes) es una mujer feliz, ocupada en sus quehaceres cotidianos, ordenando aquí, reubicando allá, deseando el feliz momento del reencuentro diario con Patrick Maloney (Allan Lane) su querido esposo, una acción que no por repetida no deja de proporcionarle plena satisfacción emocional. En esta ocasión parece que algún tipo de novedad viene acompañando el preocupado gesto del señor Maloney por un problema que no pierde tiempo en plantearle a su esposa. La sorprendente reacción de la señora Maloney sin perder la calma en ningún momento es determinante, lo que no le impide desatender las explicaciones de la situación mientras se encuentra preparando la cena de todos los días, comprobando que le falta algún complemento para su sabroso cocinado.

Algo terrible ha sucedido en el hogar de los Maloney para que el teniente Jack Nooman (Harold J. Stone), sea el encargado en la investigación del sorprendente hallazgo caótico al que se enfrenta la señora Maloney tras haber regresado de la compra. El médico Forense (Robert C. Ross), en sus primeras conclusiones sobre el terreno, avanza algunas hipótesis sobre cómo y con qué tipo de herramienta se pudo poner fin a la vida del difunto Patrick Maloney que, junto a las pesquisas del teniente Nooman, parecen encontrar respuesta a los hechos que provocaron la defunción, devolviendo así la calma y la suficiente estabilidad emocional a la señora Maloney para seguir... adelante.

Con cierta resignación por lo presenciado, Hitch aclara cómo, posteriormente, la justicia y la casualidad arrojaron luz en el caso de los Maloney. Interrumpido por insoportables ruidos, nuestro epiloguista se despide de la audiencia con la premura necesaria, no vaya a ser que la autoridad se vuelva a fijar en él por su distraída precaución, recordándonos a toda prisa que tenemos pendiente un próximo encuentro.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Cordero poco cocinado.
Siendo como soy un admirador de Hitch, este episodio de la magistral serie de cortos es, sin embargo, de los "menos buenos" o más decepcionantes, no por la calidad del mismo, que tiene, sino porque uno espera mucho más del Maestro de suspense.

Reconozco que este episodio es de los que tiene más humor. No en vano el guión es del escritor Roald Dahl, autor de cuentos para niños llevados a la gran pantalla como "Matilda" y el super famoso "Charlie y la fábrica de chocolate" y creador de la figura de "Gremlins", además de autor de relatos para adultos con tintes picantes como "Switch bitch". Por eso para disfurtar más de este corto hay que renunciar al suspense y verlo con sentido de humor. El propio Hitchcock renuncia a la sopresa final con el título tan explícito de este corto..
[Leer más +]
3 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil