arrow

Princesa (Han Gong-Ju) (2013)

Princesa (Han Gong-Ju)
Trailer
6,6
1.300
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Han Gong-ju (Chun Woo-hee) es una joven estudiante obligada a abandonar su escuela tras un misterioso incidente del que todo el mundo la responsabiliza. Con sus padres ilocalizables, es llevada a otra población, donde se queda a vivir con la madre de uno de sus profesores. Poco a poco irá acostumbrándose a su nueva vida y haciendo nuevos amigos, entre ellos Eun-hee, una animosa compañera de clase que la convencerá para unirse a su grupo de canto. Pero el pasado que Han Gong-ju ha dejado atrás pronto volverá para atormentarla. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Corea del Sur Corea del Sur
Título original:
Han Gong-Ju (Hang Gong-ju)
Duración
112 min.
Estreno
8 de mayo de 2015
Guion
Lee Su-jin
Música
Kim Tae-Sung
Fotografía
Hong Jae-Sik
Productora
Vill Lee Film
Género
Drama Colegios & Universidad Adolescencia Amistad Drama social
9
CUANDO LA VIDA ES FLOTAR
Hace pocos días, 'Princesa (Han Gong-Ju)' fue considerada como la Mejor Película Coreana de 2014 según los compañeros de CineAsia y no es para menos, ya que se trata de una de las mejores películas que tendremos la oportunidad de ver este año en nuestras pantallas. Por desgracia, pese a la avalancha de estrenos semanales, muchos de ellos mediocres, es una pena que una película como esta que nos reconcilia a los cinéfilos con el concepto del Séptimo Arte, quede relegada un número de salas testimonial que la hará pasar desapercibida para la mayoría de espectadores. Algo estamos haciendo mal, nos quejamos constantemente de la poca afluencia de público a las salas, pero joyas como ésta no se ponen en el escaparate para ser descubiertas. 'Princesa (Han Gong-Ju)' es una película dura, emotiva y también amarga, pero también es de esas excepciones que días después te siguen rondando en la cabeza, ese cine que deja poso y que te golpea el corazón.

'Princesa (Han Gong-Ju)' supone el prometedor debut tras las cámaras del surcoreano Lee Su-jin, un director que plasma su historia en imágenes con exquisita sensibilidad, extrayendo belleza del dolor y utilizando una cadencia narrativa que te empapa lentamente de sentimientos contradictorios, para plantear una terrible crítica sobre la culpabilización de las víctimas y el abandono al que son sometidas por el entorno social, familiar e institucional, en un mundo que se adapta con facilidad a la modernidad de los nuevos tiempos tecnológicos, pero que mantiene su arcaico punto de vista sobre la estigmatización de la mujer cuando se enfrenta a la supremacía machista (los personajes secundarios femeninos son claves para reafirmar esta teoría). La película avanza en forma de puzzle, utilizando la fragmentación temporal de los flashbacks para definir la situación con todas sus aristas, al principio resulta algo confusa, pero a medida que las piezas van encajando y los detalles diseminados a lo largo de su trama cobran sentido, la obra se vuelve más aterradora y trágica. La violencia física no se suele mostrar de forma explícita y la película se concentra más en la batalla psicológica por salir a flote (la metáfora del aprendizaje en la piscina se lleva hasta sus últimas consecuencias en ese desenlace abierto a distintas interpretaciones).

'Princesa (Han Gong-Ju)' es cine de verdad, cine con mayúsculas que nos descubre a un cineasta de estilo narrativo propio que se sirve de la magnífica fotografía de Hong Jae-Sik y de la delicada banda sonora de Kim Tae-Sung, culminada en esa secuencia donde la joven protagonista interpreta con una guitarra un tema inolvidable llamado 'Give me a Smile'. Mención a parte merece esa joven intérprete llamada Chun Woo-Hee, en su primer papel protagonista, que dota de toda la intensidad y profundidad necesaria a esa princesa rota, de belleza frágil y mirada afilada que se clava en nuestra conciencia humana. 'Princesa (Han Gong-Ju)' es una bella y dolorosa película sobre la pérdida de la inocencia, pero también sobre la supervivencia y la esperanza.

Crítica para www.universocinema.com
@danielfarriol
@Universo_Cinema
[Leer más +]
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Contra la soledad, la tristeza y el miedo
La cantera del cine surcoreano parece inagotable. Un director novel, Lee Su-Jin, brilla con luz propia en esta triste película que te golpea el corazón. Su labor de equipo con el magnífico Hong Jae-Sik - a la fotografía - y Kim Tae-Sung - en la banda sonora - culmina en una extraordinaria obra.
Han Gong-Ju (pletórica Chun Woo-Hee) es una adolescente que cambia de centro educativo por alguna causa de fuerza mayor. Solitaria, de carácter muy difícil, esconde una tragedia personal que ha roto su vida. A lo largo del film iremos comprendiendo todo.
Escenas a destacar:
* La inicial donde ante la indiferencia de todo un claustro de profesores dice "porque yo no he hecho nada malo" y seguidamente, cogerá su maleta que la acompañará durante toda la historia, hasta la escena final del puente.
* La comida entre su profesor y Han Gong-Ju donde aquel le dice."pronto todo volverá a la normalidad pero no hagas una tontería como Huang Ho -compañera que sufrió la violación múltiple y que se suicida embarazada-".
* La revisión médica ginecológica previa a su admisión en las clases de natación cuando pide ser atendida por una mujer y la atiende un médico, con ese primer plano plano de las manos agarrotadas por todo el dolor traumático que esconde.
* La patética incomprensión de los polícias en la comisaría culpando a las dos víctimas:"el pueblo entero avergonzado por dos guarras". Machismo a la enésima potencia.
* Su primer contacto con la piscina para aprender a nadar, símbolo de una esperanza de vida nueva.
* El desgarrador encuentro con su madre quien había abandonado su casa tres años atrás. "No me importa si te he decepcionado. No he tenido otra salida. Pero no puedo ayudarte".
* La caminata nocturna entre Han Gong-Ju y Huang Ho cuando ésta desesperada le comenta: "¿Qué puedo hacer? Yo no tengo la culpa".
* El mordisco en la barbilla al nuevo compañero de su madre dentro del establecimiento comercial.
* Cuando canta con su guitarra la canción "Give me a smile" de una belleza incontenible. "Ya que no te conozco/ dame una sonrisa/ deja que sonría yo. Qué guay."
* Los terroríficos minutos de la fiesta casera y de la violación múltiple donde te avergüenzas de ser hombre.
* La cena con su padre borrachín obligándola a firmar una demanda por dinero y que acarreará el final trágico de su hija.
* La invasión del aula por parte de los familiares de los violadores para encima acosar y agredir a Han Gong-Ju delante de todas sus compañeras.
* La final del puente y el río que pone el epílogo a una vida rota en plena juventud ("- Gong-Ju, ¿por qué nadas con tanta fuerza? - Por si quiero empezar de nuevo. Por si pudiera cambiar de opinión").

Y nos quedaremos con la sensación de que su caso puede ser el de muchas mujeres que han sufrido violencia machista. Pero lo más duro es que nadie hace nada, ni en Corea del Sur ni en el orbe entero. La soledad, la tristeza y el miedo de la víctima son terribles. La protagonista terminará huyendo con su maleta hacia la muerte. Su madre abandonó el hogar tres años antes de los hechos, su padre es un borrachín que vende la demanda interpuesta, las familias del grupo de violadores la acosan y agreden para que retire un papeleo que ni ella ha iniciado entre tantos intereses creados. Las pocas dosis de solidaridad vendrán de su antiguo profesor y de la madre de éste. Nuestra protagonista sólo es feliz con la música (fabuloso su solo con guitarra "Give me a smile", Dame una sonrisa).En el minuto uno llega a confesar:" con ella olvido la soledad, la tristeza y el miedo. Me ayuda mucho pero no en el mundo real".¿Nunca seremos capaces de cambiar el mundo real?
Al salir del cine estás con el corazón encogido, dolido, impotente. SALUD.
[Leer más +]
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil