arrow

Kolya (1996)

Kolya
Trailer
7,4
3.106
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Franka Louka es un concertista de violoncelo y profesor de renombre en la Checoslovaquia ocupada por los soviéticos. Al perder su puesto en la orquesta, no le queda más remedio que tocar en los funerales para sobrevivir. Pero ha contraído muchas deudas y no puede saldarlas. Por eso, cuando el señor Broz, el enterrador, le sugiere que resuelva sus problemas económicos casándose con una joven rusa que quiere conseguir la nacionalidad checa, acepta. Ella se aprovecha de esta situación para emigrar con su amante a Alemania Occidental, dejando a su hijo de cinco años con su abuela. Pero cuando la abuela muere, Kolya deberá vivir con su padrastro. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ República Checa República Checa
Título original:
Kolja (Kolya)
Duración
110 min.
Guion
Zdenek Sverák
Música
Ondrej Soukup
Fotografía
Vladimir Smutny
Productora
Coproducción República Checa-GB
Género
Comedia Drama Música Infancia Melodrama Comedia dramática
"Pintoresca, emotiva, delicada, divertida"
[Cinemanía]
"Maravilloso filme (...) Impresionante la interpretación del veterano Sverák"
[Diario El País]
9
SOLTERO MADURO, SIN HIJOS, SE RECONCILIA CON LA VIDA POR ACOGER A UN NIÑO
Sentimental y encantadora complementación de dos personas que se necesitan: un hombre sin hijos y un niño sin padre. Pero con la sazón genial de que encima el pequeño es un foráneo extranjero en el país del adulto que le acoge, y para mayor inri ambos hablan idiomas diferentes.

Las sucesivas circunstancias por las que tienen que pasar estas dos personas hasta despertarse en el interior de ambos el afecto de uno hacia el otro, es de una naturalidad, belleza y comprensión aptas para cualquiera. Conmueve profundamente ver como ese hombre que no sabe tratar con niños, ha de aprender de repente y con la ternura, paciencia y pedagogía tan espontánea que lo hace. Luego el final, debido a su gran realismo (como suele ser la vida: sí, la vida que no se casa con nadie), completa un film muy bueno y con méritos de sobra para obtener todos los premios y reconocimientos que ha obtenido en el mundo.

Felisísima exposición del hombre maduro y soltero, independiente, liberal, que eligió la soledad y no el matrimonio como la manera menos complicada de vivir a gusto; que no obstante para mantenerse más o menos feliz se busca de vez en cuando el mejor antidepresivo que existe: una amante. Porque una amante a la que amar, acariciar, abrazar... es lo que más apasiona y nos hace sentir dichosos o equilibrados; porque una amante, con la que acostarse y disfrutar piel con piel, ocupa terapéuticamente nuestro pensamietno antes de acostarnos e incluso después de quedarnos dormidos, o también en buena parte del estar despiertos; porque una amante, mujer, es lo que más nos hace sentir la vida, la felicidad y el sentido universal.

Fej Delvahe
[Leer más +]
28 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Frantisek Louka
Cuarto largometraje del checo Jan Sverak, que consiguió el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa. El guión es de Zdenek Sverak, protagonista de la película y padre del director.

Frantisek Louka es un afamado violoncelista, de 55 años, soltero y donjuan, que ha sido excluído de la Orquesta de Praga por su desafección al régimen pro-soviético. Ha de ganarse la vida tocando el violoncelo en funerales y dando clases. Vive solo en una buardilla, donde cultiva con empeño su condición de donjuan. Gasta más de lo que gana y contrae deudas que le llevan a aceptar, por dinero, una propuesta de matrimonio de conveniencia con una joven rusa, madre de un niño de 5 años, que quiere obtener el permiso de residencia en Checoslovaquia para pasar, de inmediato, a Alemania Occidental, donde reside su amante. Deja al hijo, Kolya (Nicolás), en Praga al cuidado de la abuela. Cuando ésta cae enferma y muere, los funcionarios gubernamentales entregan el niño a Frantisek. Pese a la resistencia inicial de éste y a las dificultades derivadas del hecho que el niño sólo habla ruso, nace entre ambos una relación de afecto que les une fuertemente y que llena el vacío afectivo y emocional de Frantisek.

La narración se desarrolla con gracia, ironía y ternura, mientras el espectador es testigo de la antipatía que los checos sienten por los rusos, de la ostentosa presencia militar rusa en las calles de Praga y de las acciones de protesta que se suceden hasta la caída del régimen en 1990. La interpretación del niño rebosa simpatía y una naturalidad entrañable. La bonita historia que cuenta la película se complementa con la visión de una Praga monumental y espléndida, rodeada de paisajes idílicos. A ello se añade una banda sonora magnífica que recoge numerosos fragmentos de Dvorak, uno de Mendelshonn y reserva para el final una pieza de Smetana. A destacar la secuencia en la que el niño se pierde en el metro, mientras Frantisek lo busca con desesperación.
[Leer más +]
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil