arrow

El pistolero (Fiebre de sangre) (1950)

7,5
1.553
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jimmie Ringo, un legendario pistolero, se siente tan viejo y cansado que está decidido a retirarse y llevar una vida más tranquila como granjero. Sin embargo, sus propósitos tropiezan con la incomprensión y la intolerancia de la sociedad. Aunque ya no será perseguido por la ley, la región está llena de jóvenes pistoleros que desean demostrar que son más rápidos que él para ocupar su lugar y heredar su fama. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Gunfighter
Duración
84 min.
Guion
William Bowers, William Sellers (Historia: William Bowers, André De Toth)
Música
Alfred Newman
Fotografía
Arthur Miller (B&W)
Productora
20th Century Fox
Género
Western
8
Singular western psicológico, de desolación, decepción y fracaso de uno de los más grandes pistoleros
Dirigida por Henry King, se basa en un argumento de William Bowers y André de Toth. Rodada en los estudios de la Fox, en B/N, fue producida por Nunnally Johnson ("Las tres caras de Eva", 1957). Obtuvo una nominación a los Oscar (argumento) y otra a los WGA (guión).

La acción tiene lugar en la década de 1880/89, a lo largo de 12 horas (de 10 pm a 10 am) en una pequeña localidad próxima a Santa Fe, en Cayenne y en el camino entre ambas. Narra la historia de Jimmy Ringo (Gregory Peck), de 35 años, el pistolero más rápido y certero del Oeste, cansado, desilusionado y perseguido por su fama, desea reunirse con la esposa, Peggy Walsh (Helen Wescott), y el hijo de ambos, Jimmie (B.G. Norman), de 8 años y medio, a los que abandonó 8 años atrás, movido por la ambición de notoriedad y fortuna.

La película opta por un relato dramático, que enfrenta al mejor pistolero del Oeste con su propio destino. Famoso, reconocido y respetado, la leyenda que rodea su figura y que exagera sus gestas, se convierte en un lastre mortal, proque muchos jóvenes pistoleros desean matarle para ocupar su lugar y heredar su fama. Los propósitos de abandonar la vida de forajido y los deseos de retirarse como granjero pacífico topan con la incomprensión de la sociedad y la intolerancia de muchos que quieren verle "muerto como un perro", pese a que no existen cargos contra él en Cayenne ni constan órdenes de búsqueda y captura en su contra. La ayuda que recibe del sheriff, antiguo compañero de fechorías, se limita a un plazo de 2 horas para visitar a la esposa y conocer al hijo, porque no puede garantizarle ni la vida ni la integridad física. La presencia de Ringo en el pueblo levanta una expectación inusitada, que llena las calles de curiosos, envidiosos y de personajes ávidos de venganza. Además, le persiguen tres pristoleros de otra localidad. La exclusión social de que es objeto, las dificultades para reunir a la familia y la desolación que siente por su pasado, le sumen en la desesperación.

La música, de Alfred Newman y Dimitri Tiomkin, introduce y cierra el film con composiciones de metal y percusión, de tono solemne, aires épicos y resonancias dramáticas. La fotografía reproduce espacios cerrados y opresivos, reforzados por el B/N. El guión da gran importancia a los diálogos, especialmente a los que evocan los recuerdos del protagonista, sus ambiciones, desilusiones y miserias. Son destacables el que Jimmy mantiene con su hijo Jimmie; con Tommy, que ha levantado una próspera granja; con Mark Strett, sheriff de Cayenne; con Peggy, la esposa que abandonó y otros. La interpretación de Gregory Peck es magnífica y profunda. La dirección construye un "western" psicológico con elementos de thriller.

Película del Oeste clásica, de gran sobriedad, sugestiva profundidad y gran dramatismo. Los encuadres de relojes (péndulo y bolsillo) en el plazo de las 2 últimas horas introducen un eficaz elemento de tensión, que Zinnemann recoge y amplía en "Solo ante el peligro" (1952).
[Leer más +]
40 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Atrapado por su pasado
Un espléndido y apenas conocido western, uno de los mejores que he visto y, en mi modesta opinión, muy por encima de otro con el que presenta algunos paralelismos: el archiconocido “Solo ante el peligro”. Ésta es anterior. De acuerdo que Peck no es Cooper, ni la belleza de Grace Kelly se puede comparar a la de Hellen Westcott. Pero King firma una película redonda, breve, concisa, demoledora. E incluye al impagable personaje encarnado por Millard Mitchell, ese gran secundario. Tampoco la fina ironía está ausente, en la línea de los mejores westerns de Ford. Una obra trágica pero al tiempo optimista, y de lo más didáctico. Apenas se disparan cuatro tiros, pero son todos certeros. Mortales. Estaba escrito.

Una pequeña obra maestra por recuperar.
[Leer más +]
25 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil