arrow

Lejos del cielo (2002)

Lejos del cielo
Trailer
7,0
8.741
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Años cincuenta. Una acomodada y modélica ama de casa de Connecticut lleva una vida aparentemente equilibrada, satisfactoria y programada según los cánones de la familia burguesa americana. Sin embargo, de manera inesperada, tiene que enfrentarse a una gravísima crisis matrimonial y a un mundo exterior que impone límites a las emociones. Un mundo en el que domina el racismo y la intolerancia sexual. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Far from Heaven
Duración
107 min.
Guion
Todd Haynes
Música
Elmer Bernstein
Fotografía
Edward Lachman
Productora
Focus Features / Vulcan Productions / Killer Films / John Wells / Section Eight / USA Films
Género
Drama Melodrama Años 50 Familia Homosexualidad Racismo Cine independiente USA
"Magnífica imitación de lo inimitable -los suntuosos melodramas de Douglas Sirk- (...) Aunque sea discutible como conjunto, logra choques visuales y dramáticos fascinadores, y escenas en el borde de lo sublime, pues son territorios de despegue de vuelo de Julianne Moore, una genial actriz que aquí alcanza el milagro de la transformación."
[Diario El País]
10
Explosión de color para una vida que hace aguas
¿Qué te queda por delante cuando has construido una vida compartida con alguien, un hogar, unos hijos, y de repente todo se desmorona? ¿Qué se siente cuando descubres la traición, la negra oscuridad que acecha tras la apariencia agradable? ¿Cómo es ese abismo que se abre ante tus pies y que amenaza con tragarte?
Todd Haynes construye como un maestro de la elegancia un drama impecable con agridulce sabor a clásico. Un magnífico tributo al buen cine de antaño, a ese technicolor que marcó una era con la pátina de colores vivos y contrastados que infundía a la imagen. Y también un rescate de aquellas bandas sonoras cuyas orquestas evocan un estilo, unas tendencias, una época de vestidos con falda de vuelo, de sombreros muy coquetos, de cabellos ondulados rubio platino a lo Jean Harlow o Marilyn, coches grandes de líneas alargadas y atrevidas con neumáticos blancos... Elmer Berstein, compositor desconocido para mí hasta ahora, se ha hecho notar con sus partituras sobresalientes que dotan a la película de un alma atemporal.
Todd Haynes, desde el principio al final de su drama, brillante en la forma y en el fondo, ha filmado un deleite de rojos y verdes en acusado contraste: la naturaleza exuberante y caducifolia de Hartford , las ropas femeninas, el rojo de labios, el cabello de la hija de Cathy, los coches que parecen gritar descaradamente a los cuatro vientos la prosperidad de sus dueños, la decoración de interiores... Y, bajo tan llamativo y sumamente agradable envoltorio estético, una trama doliente, plena de emociones condensadas que a veces afloran en un estallido contenido. Julianne Moore, que embruja con su dulzura, contiene en su rostro todos los matices de las emociones que teme dejar al descubierto. Su sosegada vida cotidiana de ama de casa eficiente, de esposa entregada, se viene abajo, pero ella opone a las dificultades la luminosidad de su espíritu sincero que se ve en entredicho, sometido a las presiones de la sociedad provinciana de Hartford. La maledicencia y los fuertes prejuicios raciales la acechan cuando ella halla una amistad inesperada que la ayuda a pasar el mal trago que está soportando.
Que tu vida intachable se desmorone cuando vives en una ciudad de provincias puede ser muy duro.
Sutileza, dolor a flor de piel, amores culpables, racismo, doble moral, hipocresía, maledicencia, presiones sociales... Todo hilvanado con una delicadeza que me habla elocuentemente acerca de la sensibilidad del director y su capacidad para tocar temas universales que nunca dejan, por desgracia, de estar en el candelero.
[Leer más +]
58 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La grandeza del drama otoñal!!!!!!!!!
Uno de los mejores trabajos de Todd Haynes(Velvet goldmine), cineasta tan atrevido como interesante, fue un intento(logrado) de volver a la esencia del cine melodramático, ese que se hacía tanto y tan bien en los años 50, ese que muchos llaman clásico, ese que Douglas Sirk realizó con tanto brio y fascinación en películas como Escrito sobre el viento o Solo el cielo lo sabe, ese cine que ya no se ve, el que se agarra al corazón y lo encoge en un puño, el cine de toda la vida.

Lejos del cielo puede y será tachada por muchos como un mero ejercício de estilo(que haberlo hailo y de que manera) y por otros como una copia mimética de los esquemas clásicos hollywoodienses, pero para un servidor la excelente y compacta composición que el señor Haynes lleva a cabo en el "filme" es digna del mayor de mis respetos, reconstruye el sueño americano, para poco después dilapidarlo en una bajada directa a los infiernos, consigue dar una LECCIÓN DE CINE y arrancar sentimientos enterrados, fabrica un PRODUCTO DE LUJO de una fascinación visual y sonora sorprendentes, hace gala de un dominio del encuadre, de puesta en escena para quitarse el sombrero, borda la narrativa como un maestro y no solo homenajea a los clásicos sino que supone un refuerzo tan necesario como urgente.

La película fluye con exquisita sobriedad, se sustenta en un mecanismo de relojería perfecto, la dureza del film contrasta con la fragilidad plástica y es que tratar temas tan grandes como xenofobia, homosexualidad, adulterio, machismo, rechazo, libertad, amor, odio, etc... no es tarea facil, pero si se cuenta con un trabajo tan equilibrado de ese portento llamado Julianne Moore el empeño puede ser mucho más llevadero y es que la actriz logra una de esas actuaciones memorables, de las mejores vistas en los últimos tiempos, un gesto, una mirada y está todo dicho.

Es por esto por lo que Lejos del cielo representa con dignidad lo mejor del cine contemporáneo, y demuestra como si se quiere se pueden hacer películas(casi) tan buenas como las de antes, obras imperecederas, dramas inmortales que emocionan hoy igual que hace décadas, grandes historias contadas con el arte y el poder de la imagen, CREACIÓN por encima de todo.

LO MEJOR: Hay tanto donde esconder que me pierdo, los actores, la esplendorosa partitura de Elmer Berstein, la fotografía de Ed Lachman, la escena del pañuelo, su final en la estación de trenes, que hermoso...todo!!!

LO PEOR: Nada, aunque el riesgo de que desgraciadamente su repercusión hoy día no sea la merecida, por tanto es necesario su reivindicación yo desde aqui lo puedo decir más alto pero..
[Leer más +]
37 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil