arrow

Alfred Hitchcock presenta: El metódico mundo del señor Appleby (TV) (1956)

6,5
54
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un coleccionista de antigüedades lleno de deudas mata a su mujer para hacerse con la prima del seguro. Como sale airoso del primer crimen lo intenta una segunda vez con una millonaria pero, ¿le saldrá igual de bien? (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Alfred Hitchcock Presents: The Orderly World of Mr. Appleby (TV)
Duración
30 min.
Guion
Victor Wolfson, Robert C. Dennis (Historia: Stanley Ellin)
Fotografía
Reggie Lanning (B&W)
Productora
Shamley Productions / Columbia Broadcasting System (CBS)
Género
Thriller Drama Crimen Serie [Alfred Hitchcock presenta]
6
La torpeza del anticuario
Alfred Hitchcock presenta: The orderly world of Mr. Appleby (El metódico mundo del señor Appleby), temporada 1, episodio 29, dirigido por James Neilson en 1956. De forma excepcional nuestro condescendiente anfitrión, convertido esporádicamente en consejero matrimonial, se dirige a la señora que le quiera escuchar, para cuestionarle la fiabilidad de ciertas conductas del cónyuge, aconsejando en estos casos la oportuna visita al hogar materno durante algún tiempo; consejo dado después de haber visto la historia que hoy nos presenta, y escuchado algunos consejos que sin duda ayudan a esclarecer la situación.

Entre Laurence Appleby (Robert H. Harris), y su tienda de antigüedades existe tal unión emocional que nada, después de la muerte de su difunta esposa Lena Appleby (Louise Larabee), lo podrá suplir si las deudas que acumula las elimina de su incómoda situación. El anticuario aplica especial celo con los clientes curiosos creándole situaciones de pánico frente a las delicadas antigüedades expuestas, conseguidas por diferentes conductos. La señorita Martha Sturgis (Meg Mundy) se interesa por algunas de ellas, vigilada por el receloso señor Appleby coincide con la visita de uno de sus proveedores, el señor Desar (Michael Ansara), con quien ha de solucionar unas cuentas pendientes bajo ciertas condiciones interrumpidas por un incidente.

En ocasiones el amor llega de múltiples maneras, incluso en forma de cheque bancario, despertando la curiosidad entre los implicados Appleby y Martha, una pareja a la que las antigüedades les ha unido en matrimonio. Lo sorprendente del caso es que repitiéndose una vez más la torpeza del anticuario y su mala gestión, ve en su nueva esposa la solución a su desacierto administrativo. La convivencia matrimonial, celebrada bajo la connivencia del abogado Sidney Gainsborough (Gage Clarke) bajo ciertas condiciones implica irremediablemente al anticuario, viéndose obligado a reconsiderar su estatus matrimonial. Con lo que jamás hubiese contado el señor Appleby es con los accidentados caprichos del destino.

Hitch, escéptico por el resultado de la narración, resume su contenido con la conocida frase “Cuanto más alto suben, más bajo caen”, señalando igualmente la importancia histórica de lo que se acaba de ver con algún ejemplo, pidiendo disculpas y comprensión por, en ocasiones, utilizar un inapropiado sentido del humor, tras lo cual su histrionismo actoral le lleva a confiar su aportación realizada al lenguaje ordinario, al mundo de la comedia moderna.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica