arrow

Manchester frente al mar (2016)

Manchester frente al mar
Trailer
7,1
24.321
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Lee Chandler (Casey Affleck) es un solitario encargado de mantenimiento de edificios de Boston que se ve obligado a regresar a su pequeño pueblo natal tras enterarse de que su hermano Joe ha fallecido. Allí se encuentra con su sobrino de 16 años, del que tendrá que hacerse cargo. De pronto, Lee se verá obligado a enfrentarse a un pasado trágico que le llevó a separarse de su esposa Randi (Michelle Williams) y de la comunidad en la que nació y creció. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Manchester by the Sea
Duración
135 min.
Estreno
3 de febrero de 2017
Guion
Kenneth Lonergan
Música
Lesley Barber
Fotografía
Jody Lee Lipes
Productora
Amazon Studios / K Period Media / B Story / CMP / Pearl Street Films
Género
Drama Familia Cine independiente USA
Premios 20
Ver más
8
El Nadie que quiso ser Alguien
Los márgenes suelen ser lugares cómodos en los que establecerse: solitarios, tranquilos, anónimos.
Nadie puede saber de tu vida si no quieres.
Nadie tiene que recordar tu cara si no le das motivos.
Cuando alguien elige establecerse al margen de la vida, primero es por necesidad, aunque más tarde el olvido siempre sea un gustoso antídoto contra las decepciones.

Sin embargo, también es difícil mantenerse en esos márgenes.
La familia, los amigos, la pareja, los hijos siempre "pasan", por así decirlo. Dejan una huella que va más allá de una soledad autoimpuesta.
Y esa huella no tiene por qué ser buena o mala... simplemente es, existe, nos recuerda quién somos.

Lee Chandler rehuye todo tipo de vida social, tanto positiva como negativa: no hace caso a intentos de ligoteo, no le afecta ser gritado por un cliente.
Pasa por la vida como un fantasma, con el único objetivo de cumplir en lo suyo, no hacer demasiado ruido, y quizá lo más inquietante de su comportamiento sea esa sensación de que no le importa, de que podría almacenar toda la basura de Boston hasta ahogarse en ella.
Desde ese cómodo margen, le llega una llamada. Y empezamos a conocer esa huella suya llamada Manchester.

Su hermano ha muerto, dejando atrás a un hijo, y los lamentos de amigos o doctores que no sabían que lo suyo era algo anunciado.
Lee no llora, solo asiente y pregunta, aceptando la responsabilidad de ejercer de padre temporal para el adolescente, con una naturalidad para dejarse fuera de la ecuación que asusta.
En su cabeza se alternan recuerdos de épocas más felices, fragmentos de una vida pasada que apenas parece existir, confundiendo la presente, sacando a la luz sus dolorosas cicatrices.

Lo que el espectador no sabe, hasta determinado momento, es que Lee hace tiempo que aceptó su papel de sustituto.
Su vida como persona fuera de los márgenes acabó una noche muy concreta, bañada por la culpa, en la que vemos como intentó quedarse en segundo plano de un accidente que ojalá le estuviera sucediendo a otro. Cada maldito segundo pasó por encima de él, pero él ya no estaba: se convirtió en otra persona, en alguien que huyó de los demás para no verse reflejado en ellos.
Así se lo hace saber al abogado que le designa tutor de su sobrino Patrick: "esto no debería estar pasando... yo solo era un sustituto".
Claro que la vida hace sus planes, como siempre.

'Manchester frente al Mar' es la difícil curación de una herida que nunca parece cerrarse.
Las noches solitarias frente al televisor y la comida recalentada al microondas son los particulares símbolos de un silencio contra el que Lee y Patrick no saben cómo comportarse, estallando por tonterías, buscando el consuelo en otros lugares que no sean el hogar que de repente se han visto obligados a compartir.
Ambos entierran el dolor de la mejor manera que pueden, pero muchas veces es imposible quitarle esa importancia, ese halo con el que parece flotar encima de cada cosa, haciendo que nada vuelva a ser lo de antes: ahora hay que encajar la vida que se fue en la que se queda, por muy difícil que pueda ser.
Lee y Patrick apenas hablan entre ellos, se observan, no se soportan, se echan responsabilidades a la cara... y al final, es imposible no ver que ambos pagan su desconcierto con el otro, quizá por lo mucho que se ven reflejados, y lo poco que les gusta eso.

Quizás Lee, en otro tiempo, en otra vida, hubiera podido ser como su sobrino, sin preocuparse por tener que madurar cuando apenas estaba preparado para ello.
Quizás Patrick, en otro tiempo, en otra vida, no tendría que sufrir el recordatorio constante de que las cosas ya no serán iguales para ninguno de los dos.
Cada cual lidia con la culpa como puede, y pocas veces es hablando: es más fácil callar, más cómodo dejarse llevar, caer en el margen que tan fríamente suele acoger.

Patrick no va a ser el primero que tienda el puente. Pero Lee ya se ha pasado demasiado tiempo en el margen como para saber que no quiere lo mismo para su sobrino.
Probablemente será la única vez que Lee se atreva a no ser un sustituto, sino un padre de verdad. Y vale la pena acompañarle en su tragedia, aunque solo sea por ver cómo es capaz de juntar todo lo bueno que tiene, para que nadie tenga que sufrir lo malo.

Hay veces que un corazón siempre estará roto, y es humano no poder aguantarlo.
Aunque compartirlo pueda ser un correcto camino para curarlo.
[Leer más +]
234 de 274 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Pequeña decepción personal
Personalmente este Manchester by the sea me ha supuesto una pequeña decepción, no por las expectativas que tuviese, procuro tener las menos posibles para disfrutar de la película tal cual es, sino por todas los caminos que abre la película abandonando enseguida siguiendo simplemente aquel planteado en origen.

Y es que el mayor pero que tengo que ponerle es que se me hizo larga, nunca aburrida pero si larga, redundante, centrada en el personaje de Affleck una y otra vez nos narra su psicología, muerto en vida, persona que ha decidido no volver a sentir, la reiteración, los silencios sin que haya nada en ellos que nos proporcione algo más sobre la psicología de este personaje, una vez que el público lo comprende no tiene que volver a ello una y otra vez. Por cierto que Affleck me recordó demasiado a su personaje en El demonio bajo la piel, personajes distintos que interpreta de forma demasiado parecida.

Otro pero, es su frialdad constante, la frialdad en la película es algo necesario, el protagonista tiene el alma helada, así todo su alrededor está helado, ese invierno es fabuloso, la fotografía magnífica, el ritmo de la película ayuda a reforzar esa imagen, todo ello resulta estupendo, salvo porque la película está llena de flashbacks y estos remiten a un pasado en el que el protagonista sentía, lo bueno es que en estos el mundo no está helado, sin embargo la forma de narrar, el ritmo e incluso la actuación nos sigue haciendo sentir el frío. Máxime en la secuencia más dramática ha de hacer trampas y poner como música el Adagio de Albinoni (entero), una composición de tal belleza que irremediablemente nos hace sentir tristeza, aquí la usa para reforzar (o para suplir la carencia) el dramatismo pues por si solo no acaba de conseguirlo, e incluso así la secuencia no es todo lo dramática que debiera y me pareció demasiado grandilocuente para el perfil de la película.

No todo es negativo en ella e incluso es recomendable verla, pues es interesante y contiene momentos estupendos, incluso alguno magnífico, Michelle Williams se hace con la película y protagoniza un momento magistral. Pero desde luego no es recomendable para todos, es una película de ritmo lento llena de silencios, los que no puedan con este tipo de cine que se mantengan alejados. Como ya he dicho, de los múltiples caminos mostrados hubiese preferido más incidencia en alguno, más riesgo, más arrojo y adentrarse en él, personalmente me ha parecido que lo fácil era lo que hace, mostrarlo y dejarlo de lado, aunque si se adentrase tal vez estuviera quejándome de que flojea en dicho término, y es que no es fácil adentrarse en según que vericuetos y salir de ellos con éxito. Pero a otros les parecerá que ha seguido el camino correcto, como ya digo ha sido una pequeña decepción personal.
[Leer más +]
155 de 185 usuarios han encontrado esta crítica útil