arrow

La flor del mal (2002)

Sinopsis
Astrid es una adolescente que vive en California con su madre, Ingrid, una bella mujer que se dedica al arte. Llevan una vida perfecta hasta que aparece en sus vidas Barry, del que Ingrid se enamora locamente. Pero un día Ingrid es acusada del asesinato de a Barry y condenada a cadena perpetua, por lo cual Astrid se ve obligada a ir a casas de acogida. Durante años Astrid vive relaciones apasionadas, y se apoya en la religión y el cariño de un hogar. A pesar de todo, la chica mantiene el contacto con su madre. (FILMAFFINITY)
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
White Oleander
Duración
109 min.
Guion
Mary Agnes Donoghue (Novela: Janet Fitch)
Música
Thomas Newman
Fotografía
Elliot Davis
Productora
Warner Bros. Pictures / John Wells Productions
Género
Drama
Drama que dividió a la crítica en Estados Unidos, aunque todos coincidieron en alabar las actuaciones de su estupendo reparto femenino.
[FILMAFFINITY]
"Aunque está muy lejos de ser una obra redonda, entrega un relato filmado de manera solvente en el que se acentúa una reflexión melodramática sobre la naturaleza del mal y las relaciones maternofiliales."
[Diario El País]
6
Madre sí hay más que una.
Flores blancas metidas en leche, actrices rubias y pálidas, decorados claros..... "La Flor del Mal" es la historia dramática de una muchacha cuya madre ingresa en prisión, y que deberá pasar por distintos hogares y por un centro de adolescentes, donde encontrará lo adversa que es la vida y le resultará difícil sobrevivir, sintiéndose demasiado sola.

La película podría estructurarse en varios capítulos, conducidos por excelentes actrices: la primera madre de reemplazo es Robin Wright, una persona que vive de manera frenética y excesiva y que se preocupa bastante poco por sus hijos; el contrapunto será Renee Zellweger que interpreta a una actriz adinerada, sosegada, y dispuesta a ofrecer todo su amor maternal a la adolescente. Además encontramos como la jóven descubre el amor en el centro de acogida y muchas otras de sus vivencias.

El nexo de unión de la trama es Michelle Pfeiffer, que hace todo lo posible para no romper el vínculo entre madre e hija, a pesar, de que llega a perjudicar a la menor. Su constante presencia en la mente de su hija y sus consejos, le dificultarán bastante la existencia.

En resumen, si por algo destaca este film es por su alto nivel interpretativo (ideal para ver en V.O.), con un reparto soberbio. Además, debo añadir que este drama se vió perjudicado por la campaña de publicidad que la vendía como "thriller", decepcionando a más de uno en las salas. Como drama, es una efectiva e interesante muestra de relación materno-filial, que progresa de forma correcta, pero que tampoco levantará pasiones.

Lo mejor: el alto nivel interpretativo del reparto feménino.
Lo peor: le sobran algunos minutos.
[Leer más +]
29 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Gran actriz principal para una película que se deja ver
Un dramón que se mueve dentro de los canones del cine independiente americano con cuatro actrices muy guapas y muy rubias en los papeles principales para una película que se deja ver aunque con algún que otro momento algo aburrido. Así la película de Peter Kosminsky pese a tener momentos de indudable interés, también tiene otros de tedio y de repetitivos (especialmente en las visitas de Lohman a su madre interpretada por Pfeiffer). Al director le falta experiencia, le falta sacar más jugo de las situaciones, no exagerar tanto algunas situaciones (la parte con Robin Wright) y, en ocasiones, no recurrir a la lágrima fácil (aunque por suerte, y con la de dramones que hay, "La flor del mal" no abusa demasiado).

Cabe destacar la genial interpretación de una excelente y guapísima Alison Lohman que sabe expresar sus sentimientos sin que parezca falsa en ningún momento y que tenía sus 23 años en la película y aparenta muchos menos de 18. Algo similar ocurría en "Los impostores" que hizó con 24 años y aparentaba 15 o 16. Esa es la cruz de todos los actores españoles que hacen series de instituto y que no los aparentan.
No podemos destacar igualmente a las actrices secundarias. La esplendida y talentosa señora de Sean Penn resulta un personaje desaprovechado, que acaba cayendo en tópicos y de manera exagerada. Su religiosa borracha me repele por momentos y eso que es ella es una actriz que me apasiona. La, para mí, sobrevalorada Renée Zellweger está simplemente correcta. Me esperaba una interpretación odiosa por su parte pero no lo es, aunque tampoco es magnífica. El personaje de Pfeiffer se antoja por momentos demasiado manipulador aunque es un buen contrapunto para el de Lohman. El reparto masculino no destaca mucho. Billy Connolly y Noah Wyle apenás salen mientras que Cole Hauser (novio de Robin Wright en la peli) no me ha disgustado. El más importante del reparto masculino, Patrick Fugit tampoco me ha gustado en exceso.

Así, el guión de Mary Agnes Donoghue adaptando la novela se trata por partes en la que la protagonista tiene que lidiar con el problema de vivir cada vez en un nuevo sitio. El guión que contiene un final bueno, también alarga unas cuantas escenas y aburre por momentos. Pero te mantiene hasta el final de la película para ver lo que pasa con ese personaje interpretado por Lohman que no es poco. Pero desde luego, es un guión muy mejorable.

Así la gran labor de su actriz principal y un par de cosas más hacen de esta una película que pese a que no sea ninguna maravilla, se puede ver y que por lo menos no abusa demasiado de las sensiblerias, aunque como ya he mencionado tiene un par de recursos fáciles que la hacen flaquear.
[Leer más +]
21 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil