arrow

Alfred Hitchcock presenta: Una bala para Baldwin (TV) (1956)

6,1
56
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Stepp, un hombre que ha trabajado toda su vida para el señor Baldwin como contable y que una noche de sábado tras ser injustamente despedido, Stepp lo asesina de un balazo. Cuando esta esperando la noticia del asesinato y se toma la siesta en su cama, la señora de la casa le comenta que le llaman por teléfono, y ¿quién sera?, la mujer de la oficina le llama pidiéndolo que vaya a trabajar y que tiene a su jefe muy cabreado. ¿Que habrá pasado con el asesinato? ¿Lo habrá soñado o la memoria le habrá cogido alguna mala pasada? Lo que esta claro es que en la empresa se juega un contrato que supondría la vida o quiebra de esta...¿Que hay de real en todo esto? (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Alfred Hitchcock Presents: A Bullet for Baldwin (TV)
Duración
30 min.
Guion
Eustace Cockrell, Francis M. Cockrell (Historia: Joseph Ruscoll)
Fotografía
Reggie Lanning (B&W)
Productora
Shamley Productions / Columbia Broadcasting System (CBS)
Género
Thriller Drama Crimen Serie [Alfred Hitchcock presenta]
7
Perplejidad
Alfred Hitchcock presenta: A Bullet for Baldwin (Una bala para Baldwin), temporada 1, episodio 14, dirigido por Jus Addiss en 1956. Nuestro respetuoso Hitch se presenta pidiendo disculpas por estar impasiblemente ensimismado en un asunto que le tiene ocupado, presentando el remedio con aplicador incluido para curar algunas molestias entre las cuales el insomnio, alegando su fácil manejo, de hecho "hasta un idiota puede usarlo” (afirma), confirmando así la importancia que en el episodio de hoy tiene el desconocido artefacto.

El realizador, mediante la acertada fotografía de Reggie Lanning, nos introduce en la historia rodeado de un ambiente en semipenumbra, donde el señor Stepp (John Qualen) fiel empleado, finaliza su jornada laboral con un informe que ha de entregar al señor Nathaniel Baldwin (Sebastian Cabot) su jefe, quien después de reprocharle con argumentaciones poco sostenibles algunos desaciertos le comunica sin ambages su despido. Confundido, y no entendiendo la situación, revierte su desesperada reacción inicial hacia el señor Baldwin, para a continuación marchar a casa y esperar de acontecimientos.

Mediante una breve elipsis el realizador, nos sitúa en el apartamento de nuestro protagonista donde la Arrendadora (Kate Drain Lawson) interrumpe el liviano descanso del señor Stepp para comunicarle una llamada telefónica. Extrañado, y confuso, esperando acontecimientos que no llegan, se inquieta por el desconocido interlocutor que le reclama al otro lado del auricular; pero, como la sorpresa casi siempre se presenta sin avisar, recibe noticias que desbaratan por completo sus inquietantes preocupaciones iniciales. Lo que acontece a continuación desbarata toda lógica desde la más completa perplejidad del amable señor Stepp.

Para Hitch fue una historia entretenida. El lado moralista y pedagógico que nuestro anfitrión tanto tiene en cuenta, nos deja aclarado el objetivo del episodio de hoy: nos habla sobre la ‘moraleja’ citándonos a continuación unas cuantas que podrían ser un reflejo con la narración que nos ocupa. Respecto a la virtud, nos recuerda que siempre es recompensada… ¡dependiendo de la historia claro!, alegando finalmente sus dudas sobre el mensaje de la narración que nos dejó su protagonista, invitando a la audiencia, con su acostumbrada amabilidad, a tratar de encontrar respuestas concluyentes a la enredada trama que nos planteó el guión de Eustace Cockrell y Francis M. Cockrell basado en una historia de Joseph Ruscoll.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil