arrow

Lluvia de albóndigas (2009)

Lluvia de albóndigas
Trailer
6,1
15.385
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación del libro homónimo de Judi Barrett, una parodia animada de los films de catástrofes, como Armageddon, Twister o Independence Day. El protagonista es Flint, un joven científico que sueña con inventar algo que le mejore la vida a todos sus vecinos. Tras muchos intentos consigue crear algo que realmente funciona: una máquina que hace caer comida del cielo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Cloudy with a Chance of Meatballs
Duración
89 min.
Estreno
4 de diciembre de 2009
Guion
Phil Lord, Christopher Miller (Libro: Judi Barrett)
Música
Mark Mothersbaugh
Fotografía
Animation
Productora
Sony Pictures Animation
Género
Animación Ciencia ficción Infantil Catástrofes 3-D
Grupos  Novedad
Lluvia de albóndigas
8
"Lluvia de Albóndigas", una película hecha por mucha gente
Hoy cenamos "spaghettis a la ingeniosa". O si lo prefieren también entra en el menú unos sabrosos "espárragos trigueros en salsa de cinéfilo" y "brocheta sazonada con humor aromático".
El caso es que "Cloudy with a Chance of Meatballs" tiene un menú rico en ideas y temas sugerentes, con un humor sano y una animación novedosa y cumplidora que contentará incluso a los paladares más exigentes.
Que el chef del plato decida humildemente poner "hecha por mucha gente" (A film by... a lot of people) al inicio de la película nos prepara para degustar el fresco espíritu y el amor al trabajo que se respira desde la butaca del cine.
Es reconfortante ver como un gran equipo disfruta y hace con mimo y esmero un trabajo y eso se palpa en cada fotograma, en su sabio humor, en sus múltiples temas tratatos con sutileza y en su surrealista propuesta que oculta pequeñas y alocadas genialidades.

Dentro de los inventos fracasados de Flint (el protagonista) está un televisor con pies que se acerca al usuario para que lo pueda encender o cambiar de canal a su gusto, sin falta de mandos a distancia. El invento fracasa cuando éste se escapa por la puerta y se va a ver mundo. Más adelante, cuando una albóndiga u otro alimento rompe una vitrina de un comercio, un avispado ciudadano aprovecha para robar un televisor de la tienda, y seguidamente aparece el televisor con patas y se lleva un cliente de la misma tienda.
En un momento dado, un niño sufre un "coma alimenticio" después de un empacho de golosinas, y el doctor/piloto/ayudante de cámara/miles de cosas más Manolo lo reanima con apio.
Éste es un ejemplo del tipo de humor que se gastan sus creadores, con el cual he conectado al instante y me ha hecho partícipe en todo momento. Como dato anecdótico, me hubiera gustado verla en V.O.S, con voces tan curiosas como las de Mr. T, Bruce Campbell o Neil Patrick Harris.

Aparte, tan cercana en el estreno al cine apocalíptico y catastrófico del señor Emmerich, "Lluvia de Albóndigas" hace una gala de una curiosa desvastación más lograda, más "veraz" (desde lo que se cuenta), más ingeniosa y con mucha más sustancia. Vamos, que le da mil patadas a 2012 sólo fijándonos en su mundo apocalíptico. Ya como película es incomparable...
Los personajes son cercanos y están muy logrados, algunos como el policía, el alcalde o 'Baby' Brent se hacen enseguida con el público y crean grandes momentos.

(Continúa en el spoiler por falta de espacio, no desvelo ningún ingrediente secreto...)
[Leer más +]
53 de 66 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Lluvia a la carta
Dentro de una cartelera plagada de títulos de animación, y una inmensa mayoría apoyados en la tecnología 3D, es difícil decantarse entre uno y otro a la hora de pagar una entrada de cine. Entre tanto pixel, si hay algo que diferencia a "Lluvia de Albóndigas" es su alarde de originalidad (algo que adivinamos con sólo leer el fantasioso título de la cinta) y el espectáculo visual que consigue crear gracias a la fusión en pantalla de cientos de alimentos.

El científico Doc consiguió viajar en el tiempo, el profesor Szalinski agrandó y redujo objetos a su antojo, el millonario John Hammond resucitó a los dinosaurios.... todos ellos atesoraban un invento perfecto, pero que finalmente escapó de su control. Flint, el protagonista de "Lluvia de albóndigas", no es más que otro científico incomprendido y de chifladas ideas, cuyo invento pudo ser la panacea hasta que llegó la catástrofe... y es que esto sí que son hamburguesas XXL y no las del Burguer King!!

Así, la cinta adquiere sus escenas más impactantes cuando Flint pone a funcionar su invento
y del cielo descienden toda clase de alimentos de lo más apetecibles (desde luego, no es nada recomendable verla con el estómago vacío); y, especialmente, cuando se convierte en una auténtica peli de catástrofes con cientos de personajes escapando con gran ingenio de comestibles tornados, meteoritos de carne o enormes avalanchas de comida.

El mensaje, para el que quiera leerlo, no es otro que el ascendente, innecesario y desproporcionado consumismo que bien podría acabar devorando el mundo. Apetitosa propuesta que incluso reserva calidad para sus créditos finales.

Lo mejor: logra sorprender.
Lo peor: no llega a ser una película animada de referencia.
[Leer más +]
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil