arrow

Samurái 3: Duelo en la isla Ganryu (1956)

7,3
635
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Takezo abandona su condición de samurai errante para vivir tranquila y humildemente con su amada Otsu, rechazando trabajar como maestro samurai para el líder del clan más poderoso del Japón. No obstante, Takezo accede a luchar con el joven y habilidoso guerrero Sasaki Kojiro. El combate final tendrá lugar en la isla Ganryu. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Miyamoto Musashi kanketsuhen: kettô Ganryûjima
Duración
105 min.
Guion
Tokuhei Wakao, Hiroshi Inagaki (Obra: Hideji Hôjô. Novela: Eiji Yoshikawa)
Música
Ikuma Dan
Fotografía
Kazuo Yamada
Productora
Toho
Género
Drama Aventuras Biográfico Histórico Japón feudal Siglo XVII Samuráis Secuela
7
Comuniaciones
NOTA: englobo aquí la trilogía completa

Hablando de la trilogía de Yamada, hablé de la red comunicante entre el western y el cine de samuráis. En la trilogía de Inagaki, voy a inventarme otra comunicación: James Stewart y Toshirô Mifune. Y no sólo diré que ambos crean vínculos comunicantes porque están entre los cinco mejores actores de la historia del cine, sino que diré que el personaje-héroe Takezo (Mifune) de la trilogía de Inagaki mantiene una estrecha similitud con el personaje-héroe (en singular) creado por James Stewart para Anthony Mann en cualquiera de sus cinco western-colaboraciones.

Son estos personajes, rudos y valientes, con pasados oscuros y loables intenciones. Personas que suelen anteponer su felicidad a ciertos valores y que nos muestran un héroe completamente diferente al héroe perfecto por antonomasia. Aquel que disfrute con Stewart en esos complejos papeles de dudosa moralidad, entenderá perfectamente al Takezo que nos muestra Inagaki. Un samurai hecho a sí mismo, lleno de aristas y demasiado complejo para saber ser feliz.

Mifune encandila la pantalla porque su naturalidad no conoce límites, y da lo mismo que tipo de papel desarrolle. Durante esta trilogía, en el largo caminar que trasforma al aldeano Takezo en el samurai Musashi Miyamoto podemos comprobar como su caracterización se trasforma, no sólo verbal o gestual, sino también percibimos un tratamiento diferente de la cámara de Inagaki con el personaje.

La complejidad de la saga estriba en que, si bien básicamente, cuenta la historia de la progresión de un samurai, Inagaki sabe trenzar de manera brillante otras subtramas en la historia que van enredando la vida de Takezo. La mujer, símbolo de la debilidad masculina en la sociedad feudal japonesa, ejerce en el alma de Takezo dolor y tormento. Es el contrapunto a la libertad que está experimentando pero al mismo tiempo (de ahí la complejidad de estos personajes-héroes) es en las escenas con su amada Otsu (Kabru Yachigusa) donde Takezo parece recuperar un equilibrio entre cuerpo y mente. Tanto en el brillante, hermoso y sobrecogedor cierre de la primera parte (la despedida del puente) en la segunda parte (al lado del río) como en el mar de la tercera parte, el “yin” Otsu completa el “yan” de Takezo. Y en las tres partes está el agua purificadora de por medio.

Lástima es que Inagaki no consiga mantener la tensión durante el metraje (algo que si hace Mann en sus westerns) y sobre todo, que su fotógrafo no sepa manejar algunas de las escenas más impactantes de la trilogía, como son las nocturnas. Durante la saga, apreciamos (o mejor dejamos de apreciar) nulidad a lo hora de firmar todo lo que acontece en horas de escasa luz solar. Incluso vemos una diferencia abismal entre las diferentes cámaras usadas por Inagaki a lo hora de filmar estas escenas, observando planos y contraplanos con diferente luminosidad.

(Abrónchense los cinturores porque esto continúa).
[Leer más +]
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La culminación perfecta
Se cierra la trilogía del samurai con el esperado duelo entre Takezo y Sasaki Kojiro. Un duelo para dirimir quien es el mejor samurai de la época, un duelo épico con el fondo de un amanecer en la playa de la isla Ganryu, un duelo memorable que pone el broche de oro a una de las más reconocidas sagas de cine Chambara.

En la tercera entrega Takezo deja de utilizar la fuerza bruta y decide irse a cultivar su propia tierra tras dejar atrás a su amada Otsu. Pero no será sólo Otsu la que vuelva a localizar a Takezo, la joven Akemi intentará nuevamente interponerse entre Takezo y Otsi. "Samurai 3" nos muestra el lado humano de Takezo quien por momentos deja de comportarse como un samurai. Pero en su destino está Sasaki Tojiro quien intentará ganar en combate a Takezo.

Se culmina brillantemente esta mítica trilogía de samuráis con el gran Toshirô Mifune al frente y dirigido con acierto por Hiroshi Inagaki. En toda la trilogía hay que destacar la excelente música de Ikuma Dan que lleva en volandas a Takezo por todo su recorrido en el que se convierte en el samurai más conocido y respetado de la época.
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1