arrow

Milagro en Milán (1951)

Milagro en Milán
Trailer
7,8
3.851
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Totó es un bondadoso huérfano que vive, igual que otros muchos desharrapados, en un mísero barrio de chabolas en las afueras de Milán. Cuando en los terrenos donde viven se descubre petróleo, Totó, tan ingenuo como bienintencionado, decide enfrentarse al poderoso señor Mobbi, el dueño del suelo. Aunque contiene elementos fantásticos, constituye con "Ladrón de bicicletas" y "Umberto D." la gran trilogía neorrealista de De Sica. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Miracolo a Milano
Duración
92 min.
Guion
Cesare Zavattini, Vittorio De Sica, Suso Cecchi D'Amico, Mario Chiari, Adolfo Franci
Música
Alessandro Cicognini
Fotografía
G. R. Aldo
Productora
Produzioni De Sica (PDS) / Ente Nazionale Industrie Cinematografiche (ENIC)
Género
Comedia Drama Pobreza Neorrealismo
9
EL NEORREALISMO CON ADJETIVOS
Se hace necesario acuñar una definición para este género cinematográfico. Lo de neorrealismo italiano se le queda pequeño. El neorrealismo retrata realidades y en los años de postguerra estas realidades eran duras y en países como Italia o la misma España, la dureza llovía sobre un mojado histórico. Definir como neorrealista un film como Milagro en Milán es válido pero insuficiente. Hay que adjetivarlo. Me ha gustado lo de neorrealismo mágico por lo que supone de vuelta a la infancia y de recuperación de la capacidad de soñar.

No en vano De Sica inicia su película con ese “Había una vez” tan propio de esos cuentos que nos adormecían de niños y que, al llegar a adultos hemos redescubierto en sus significados eternos y profundos. No en vano, también, la concluye con la esperanza de un lugar donde tener un buen día signifique ni más ni menos que eso, tener un buen día. Y en medio, un film donde la pobreza se viste de honradez y la riqueza de fariseísmo y donde aquel niño nacido como en los cuentos domésticos de una col se convierte en líder entre espiritual y mágicamente pragmático de una sociedad de indigentes. ¿Connotaciones cristianas? Probablemente. Pero sobre todo un retrato donde las acideces neorrealistas se camuflan entre canciones, risas, organillos, milagros, seres celestiales, fuerzas antidisturbios en traje de camuflaje y cantando ópera. Donde al final de la escapada vía escobas voladoras se halla, o al menos nos queda la esperanza, la antítesis de un mundo donde se han atrincherado el recelo, la codicia y la ley del dinero, entre otros residentes similares.

Un cuento de magia e ilusión, repleto de bondad y de optimismo, con sus personajes buenos y sus bellacos redomados que han de acabar perdiendo porque si no, no sería cuento. Nuestro yo infantil, ese que conservamos en nuestro interior y nos mantiene a flote en los mayores naufragios, verá hadas, príncipes y enanitos gruñones pero entrañables. Nuestro yo maduro, con sus descosidos y sus remiendos, verá la dureza de la supervivencia y la injusticia de un mundo que no precisa que te descuides para pisarte y encima retorcer el zapato.
[Leer más +]
38 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Milagro de ternura.
Emblemática película del brillante Vittorio de Sica. Es mi preferida de todas las del genial director italiano por que transmite una esperanza y una candidez adorables. Totó el niño, es el catalizador para mostrar un optimísmo pocas veces visto en de Sica, tiene mágia, pureza y unos efectos especiales de una precariedad que hacen aún más tierno el film. Lejos del pesimísmo y el dolor lascerante de Ladrón de bicicletas, acá todo es pobreza y miseria propia de la post guerra, pero con un mensaje tan lleno de esperanza y alegría que el corazón agradece. Una de las grandes películas del cine y la mejor de ése mago talentoso e irrepetíble que fué Vittorio de Sica. Joya absoluta. Para emocionarse y disfrutar.
[Leer más +]
33 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil