arrow

El mito de Bourne (2004)

El mito de Bourne
Trailer
7,1
65.847
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Jason Bourne pensaba que había dejado atrás su pasado dos años antes. Durante ese tiempo, atormentado por un pasado que no consigue recordar, Bourne y Marie se trasladan de una ciudad a otra, viviendo de manera anónima y clandestina. Tratan de huir de una amenaza que creen percibir en la mirada de cualquier extraño, en cada llamada telefónica "equivocada". Cuando un agente aparece por la tranquila villa en la que se alojan, la pareja huye precipitadamente. Pero el juego del ratón y el gato ha vuelto a comenzar, obligando a entrar en acción a Bourne para enfrentarse a un grupo de implacables asesinos profesionales. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Bourne Supremacy
Duración
108 min.
Guion
Tony Gilroy (Novela: Robert Ludlum)
Música
John Powell
Fotografía
Oliver Wood
Productora
Universal Pictures
Género
Acción Thriller Intriga Secuela Espionaje
Grupos  Novedad
Saga Bourne
7
Here comes the story of a Hurricane... parte II
Si fuera un pedante citaría a Ray Loriga, y este individuo, que sí es un pedante, probablemente citaría a Bob Dylan, cosa que siempre hace. Y probablemente citaría la canción Hurricane, y aquello de Here comes the story of a Hurricane, que básicamente es lo que hace Jason Bourne en El mito de Bourne, una película que es un puro huracán. Cual Michael Corleone en la tercera parte de El Padrino, una vez que todo parecía acabado, a la fuerza, y sin que él tenga nada que ver, vuelven a involucrarle en el meollo, y del que parece difícil salir, porque le atacan de varios bandos. La ventaja que tiene esta cinta con respecto a la anterior es que no hay que presentar personajes, todo está hecho de la anterior, y puede pasar directamente a la acción. Ah, la otra ventaja es Paul Greengrass, que parece empeñado en demostrar, al igual que otros directores más o menos jóvenes, como Fincher, que van para grandes de esto.

Un punto a favor de esta segunda parte es que cuenta con un guión mucho más limado, personajes secundarios muchísimo más trabajados, y un ritmo trepidante durante toda la película, desde el idílico comienzo hasta el final, donde, bajo mi punto de vista, es donde radica el fallo. La última media hora se hace lenta a pesar del enorme ritmo que le pone Greengrass, y que hacen que la calidad de la película baje. Tanta escena de acción cansa, a mí particularmente, aunque ello no quita para que todo esté rodado de una forma brillante. Nuevamente, el guión es confuso por momentos, y como haría Hitch, desvela la trama por partes, dejando trozos de información para que el espectador vaya desvelando la historia por su cuenta. Una de las virtudes por las que se alaba a esta trilogía es porque Bourne es un hombre que siente y padece, y es algo digno de mención. Cuando se va a la cama, sueña y tiene remordimientos por aquellas personas que ha matado, no es un replicante que tenga unos recuerdos que poder borrar con sólo pulsar un botón.

Uno de los peros en los secundarios es el personaje de Karl Urban. Podría haber dado mucho juego, siendo una especie de némesis de Bourne, y sin embargo se le deja muy aislado, siendo desaprovechado, y sólo se le saca en plan artillería pesada para que suene la traca final. Técnicamente, la película es brillante, con una fotografía que nunca sale de los tonos fríos propios de la zona geográfica donde se desarrolla. Matt Damon vuelve a estar realmente bien, estando a la altura del resto del reparto, especialmente Joan Allen y Brian Cox. Unos combates y una escenas de acción magistralmente ejecutadas, amén de la ya nombrada dirección de Greengrass, que supera el ya de por sí notable trabajo de Liman en la primera entrega. Uno de los mejores thrillers, sobre todo por la dirección, pero aún así le falta algo para ser una obra modélica. Y ahora me voy al cine a ver la tercera parte.
[Leer más +]
35 de 40 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La saga Bourne
A la espera de ver esta próxima semana "El ultimatum de Bourne", he querido revisar las dos anteriores películas de la saga esta "bourniana", de la que no tenía una mirada demasiado positiva, precisamente, y lo cierto es que han sido un redescubrimiento.

Al margen de detalles que no me suelen gustar en el cine como el enmarañamiento de tramas conspiratorias, políticas y detectivescas tan típicas del cine de espionaje, he disfrutado mucho más que la primera vez de dos cintas de acción entretenídisimas y muy bien planificadas y ejecutadas en todos los ámbitos de la producción, con un perfecto montaje y guiones muy efectivos aun con las típicas licencias que tienes que estar dispuesto a tragarte cuando ves productos de este género.

En cualquier caso, me quedo con la primera entrega, que me parece superior a la segunda, dirigida por Paul Greengrass, por que es más entretenida, al presentar al personaje e iniciar la historia, y porque la cámara en ocasiones excesivamente histérica de Greengrass es un tanto mareante, aunque haya que reconocer que las escenas de persecuciones callejero-automovilísticas por diversas ciudades europeas están a una gran altura.

Así que tras, como digo, redescubrir estas dos en ocasiones estupendas cintas de acción e intriga, me dispongo a ver con muchas mayores ganas de las que tenía hace unos días la tercera y al parecer última entrega de las aventuras y vicisitudes de la máquina perfectamente entrenada para matar que es Jason Bourne. Su problema es que también fue entrenado para no sentir, y al parecer eso no salió tan bien...
[Leer más +]
29 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil